APRENDER CON EL TELÉFONO MÓVIL

8 comments
Es evidente que el acceso a Internet desde el teléfono móvil (celular o smartphone) se ha incrementado de modo espectacular. Casi el 80% de los usuarios de Internet utiliza el teléfono móvil, además de otros dispositivos, para acceder a  la red. Ya son 4 de cada 5 usuarios los que utilizan todos los días, o varias veces al día, el móvil para acceder a Internet; ver última encuesta AIMC de marzo de 2013 a usuarios de Internet. Un futuro que también augura, si la crisis lo permite, el uso de tablets como herramienta cotidiana del alumno.

En la aulas vemos reflejada esta realidad. La imagen de alumnos conectados a sus móviles es ya una estampa habitual. Un uso del móvil que ya genera problemas en las aulas, pero que también podemos aprovechar como herramienta de aprendizaje. Es indispensable educar en su uso y aprovechar al máximo las oportunidades que nos ofrece. Recomiendo el artículo "Sobre la prohibición de uso de teléfonos móviles en escuelas e institutos".

Además de su uso en la aulas, para lo cual tenemos ya multitud de experiencias (como FPentumovil o en el blog de César Poyatos), los móviles son dispositivos que nos permiten el aprendizaje desde cualquier lugar.
El móvil es la herramienta de comunicación principal para muchos alumnos que no utilizan sus cuentas de correo electrónico y solamente se conectan a través de redes sociales o del Whatsapp. 

Como profesores debemos aprovechar este tipo de conexión a Internet para, al igual que hacemos en Twitter, fomentar el autoaprendizaje ubicuo:

  • Enviando archivos, documentos, enlaces que puedan ser consultados en los tiempos muertos de los alumnos dentro o fuera del aula.
  • Redactar y responder mensajes recordando actividades, tareas a realizar, pruebas o entregas.
  • Realizar consultas o correcciones sobre la materia del módulo, materia o asignatura.
  • Conectarse al grupo de clase, ya se a través del blog del aula, archivo compartido (Google Drive, Dropbox, Evernote...), un grupo en una red social (Facebook, Twitter, Edmodo, redAlumnos...) o cualquier comunidad (Whatsapp, Linkedin, creada ex profeso para el grupo de alumnos.
  • Establecer un vínculo más cercano entre el profesor y los alumnos.
El problema principal radica en qué tipo de aplicación o app podemos utilizar para llevar a cabo estas funciones. Necesitamos una aplicación, compatible con Android o iOs, que envíe avisos en el móvil del alumno. Una app gratuita que también pueda consultarse desde un ordenador o tablet. 
De momento hay profesores que ya utilizan Whatsapp, Twitter o Facebook, vía teléfono móvil,  con sus alumnos. Aún así, creo que está por llegar la aplicación perfecta que nos permita interactuar, de un modo fácil y no intrusivo con los alumnos. O si te atreves puedes crearla: "10 herramientas para crear tus propias apps".

photo credit: Thomas Hawk via photopin cc

8 comentarios:

  1. Creo que los dispositivos móviles ofrecen oportunidades increíbles en el aula, porque despiertan la motivación en los alumnos y por su potencial creativo.

    Sin embargo, dos reflexiones:
    - iPad es un sistema cerradísimo, lo opuesto al concepto hawdware/software libre que hace avanzar la sociedad. Y si no, solo hay que ver como cambió el panorama con Android: abaratamiento de los terminales, democratización en el acceso a ellos, galaxia de aplicaciones generadas por terceros que generan negocio y beneficio para todas las partes... Creo que ya es el momento de distinguir: dispositivos móviles en educación sí, pero con sw abierto

    - Es una pena que cada vez tengamos más recursos a nuestro alcance y los sigamos utilizando de la misma manera: consumir. Menos buscar la app más chula para deslumbrar haciendo lo mismo y más crear esa app que aporte algo: crear para emprender. Crear, generar, construir, inventar...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por comentar Ángeles!
      De acuerdo en tus reflexiones. Sobre todo en lo que respecta a las aplicaciones. Encuentro mucho más interesante que los alumnos investiguen y se busquen la vida para crear o resolver problemas. Que sean autónomos a través de la experiencia y la práctica continua.
      Respecto al iPad, está claro que funcionan casi a la perfección, pero tiene el problema del coste de sus aplicaciones.
      Lo que es evidente, es que hay que aprender, o mejor, aprender a aprender como se maneja cualquier tipo de dispositivo. La ambivalencia me parece muy importante.

      saludos y gracias de nuevo!

      Eliminar
  2. Comparto el criterio de Ángeles y esa fue la motivación de centrar FP en tu móvil para trabajar con Android por esos conceptos a los que hace referencia.

    Queda la tarea de desarrollar nuestras propias apps o de, al menos de momento, emplear aquellas existentes, gratuitas, eficaces para lo que pretendamos desarrollar con nuestro alumnado.
    Personalmente he hecho alguna cosa, pero hemos de ir acercando esfuerzos y compartiendo creatividad.

    Cada vez veo más la existencia de "claustros virtuales" y tal vez sea tiempo de buscar hueco, ponernos alrededor de la mesa y acercar ideas entre quienes creemos que otra educación es posible.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Bernat por dejarte caer por aquí!
      También estoy interesado, si el tiempo me lo permite, en crear nuevas aplicaciones y en seguir investigando en este ingente mundo de la movilidad.
      Cuenta conmigo para cualquier claustro virtual. También estoy convencido de que hay que cambiar la educación. Cada día que pasa observo mayor desfase entre lo que hacemos y lo que deberíamos hacer.

      Eliminar
  3. Comparto vuestra percepción sobre la utilidad de los dispositivos móviles en la enseñanza, y considero que el hecho de utilizar diferentes plataformas es positivo sobre todo para fomentar esa autonomía la que hace referencia Oscar. Esta claro que el coste de algunas tablets y APPs es una barrera importante, pero no se pueden poner barreras al mar. La tecnología se establecerá en las aulas igual que en su momento lo hicieron las pizarras; es cuestión de tiempo.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Dora por tus comentarios. También creo que, aún con mucho sudor, debemos ser capaces de utilizar dispositivos móviles para la enseñanza. Aunque la distracción está más que garantizada, hay que enseñar en el uso responsable y ser exigentes en su utilización provechosa.

    ResponderEliminar