CÓMO MEJORAR UNA CLASE (POCO) CORRIENTE

Deja un comentario
Es habitual que cada curso tengamos algún curso más problemático de lo habitual. Un curso del que solemos quejarnos en público y en privado. Un curso que por alguna razón es más disruptivo. Y, sobre todo, un curso que etiquetamos en negativo.

Recientemente, uno de estos cursos, protestaba porque los profesores sólo nos referimos a ellos en negativo. Que no hablamos en positivo del grupo ni mencionamos las virtudes individuales de cada alumno. Y, que en definitiva, están cansados de este lastre que les acompaña desde el curso pasado.

Reflexionando sobre ello, debo entonar el mea culpa. A menudo nos dejamos llevar por esa "manía" que llaman los alumnos o generalizamos la actitud de unos pocos en detrimento del grupo. Nuestra atención la focalizan esos pocos estudiantes más disruptivos, o, en su defecto, los más responsables y atentos. El grupo intermedio acaba pagando los platos con nuestra desatención o con comentarios negativos sobre todo el colectivo. Recomiendo este artículo de Alberto del Mazo para manejar comportamientos disruptivos.

Quizás sería adecuado tratar de motivar a todos los alumnos por igual. Individualizar nuestros comentarios y hablar más en positivo de las cualidades de cada alumno y del grupo en general. Podríamos ser más cuidadosos con nuestro lenguaje verbal y no verbal. Pese a que la paciencia nunca es infinita... estos sambenitos no ayudan en nada.

Haciendo propósito de enmienda les he preparado, a mis alumnos, una presentación (en formato pechakucha) donde incido en lo positivo que tienen como grupo y como personas. Qué podemos hacer, profesores y alumnos, para trabajar mejor en el aula. Qué cualidades debemos reforzar en nuestros alumnos y en qué podemos crecer como profesores.

Espero que os guste, pese a que mis alumnos dicen que he generalizado demasiado...

0 COMENTARIOS:

Publicar un comentario en la entrada