domingo, 9 de marzo de 2014

COLEGIOS, DEBERES, EXÁMENES Y OTRAS PANDEMIAS

Supongo que hay que acostumbrarse a eso de que los cambios en educación van despacio. Supongo que es complicado cambiar la cultura de los centros educativos. Supongo que no podemos modificar de un día para otro las prácticas docentes heredadas. Supongo que las nuevas leyes educativas no van a cambiar ninguna de estas suposiciones.

Ahora que tengo hijos en edad escolar, me preocupa más este tema. Me adelanto a lo que ellos puedan "sufrir". Escucho demasiado ruido sobre chavales con exámenes diarios, jornadas escolares intensivas, una agenda con deberes repetitivos o clases donde la plástica, la música y el juego es algo anecdótico. Padres asfixiados con las tareas escolares o padres que aprietan para que aprieten a los suyos.

Al final parece todo una lotería. Tener la suerte de tropezar con uno de esos profes que trabajan de otro modo en el aula. Que disfrutan con sus alumnos y ellos con él. Que no se basan en un libro de texto. Que son afectuosos y accesibles. Que saben que no todo son las calificaciones. Que no entran en el juego de la competitividad, sino en la colaboración. Que tienen iniciativas por el bien común de la escuela. Que se forman y conocen las pedagogías modernas y contemporáneas. 

Creo en un cambio de forma horizontal. Donde los profesores se contagien mutuamente de sus buenas prácticas. Como docente soy paciente ante los cambios, como padre no lo soy tanto. El cambio también se debe promover de arriba a abajo, y viceversa. Sin miedo a la crítica y al debate. Somos profesionales de la enseñanza. Eso sí, poco acostumbrados a que se cuestione nuestro trabajo por otros profesionales. Por favor, aceleremos la marcha.

photo credit: jenni from the block via photopin cc

3 comentarios:

  1. Si como docentes no nos podemos de acuerdo, como padres tampoco. Como pasa en muchos temas educativos, si los padres exigieran ese cambio se haría más fácil, pero tampoco lo tienen claro porque la sociedad competitiva en la que estamos les empuja al "mi niño/a más" y a querer resultados, notas. ¿Y ahora llegas tu con una rúbrica y qué?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como y que??? Que acaso no se da cuenta que un buen profesor puede con la exigencia de este nuevo mundo competitivo pero a la vez puede con esta rubrica como usted lo llama.
      Las Personas flojas que no buscan mejorar, que miran por encima del hombro y que creen que el trabajo que realizan es muy bueno se equivocan, uno siempre puede ser mejor y puede buscar ese cambio; porque un docente no solo imparte conocimiento, sino es un guía, un amigo, un modelo y hasta aveces un padre, es por eso que si empieza a buscar excusas para no mejorar que clase de docente es usted???

      Eliminar
    2. Excusas o confort del profesor. Como bien dices, un profesor es bastante más que un transmisor de contenidos. Nos ha tocado vivir una época exigente, pero a su vez muy interesante si estamos dispuestos a cambiar nuestras prácticas en el aula. Nuestros alumnos se merecen el sobresfuerzo.

      Eliminar