miércoles, 30 de abril de 2014

UNA FP MUY INFANTIL

Eso quisiera yo. Una Formación Profesional similar a la etapa de educación infantil. Una FP donde se aprenda y se enseñe del mismo modo que en un aula de infantil. Con espacios más diáfanos, con un disposición del mobiliario para el trabajo en grupo, con rincones lúdicos y de trabajo. Una FP con aulas acogedoras y personales. 

Una FP donde el libro, el estudio y la memorística no ocupe el tiempo principal del alumno. Una FP donde se aprenda todo haciendo. Donde la parte manual cobre más protagonismo que subrayar o hacer esquemas. Donde todo lo que se aprenda tenga relación con el entorno. Donde podamos trabajar por proyectos y coordinando unos módulos con otros.

Una FP como con los más pequeños. Donde se retomen las asambleas, debates y el afecto entre alumnos y profesores. Donde el recreo sea un espacio más. Donde las salidas o visitas en grupo sean una experiencia para todos. Una Formación Profesional que se disfrute; donde no se pierda la capacidad de sorpresa o admiración ante lo que se aprende. 

Una FP donde no se evalúe a través de calificaciones numéricas. Donde se atienda al progreso del alumno, a sus características personales y a sus intereses profesionales. Una FP con tiempo para cada alumno, sin exámenes finales. Donde importe el trabajo diario y la evolución del estudiante. Donde no haya competición sino una colaboración sana entre compañeros. 

Una FP técnica y específica pero también divertida y humana. 

photo credit: Len Radin via photopin cc

lunes, 28 de abril de 2014

CÓMO ELEGIR TU CENTRO DE FORMACIÓN PROFESIONAL

Si ya tienes claro que vas a estudiar un ciclo de Formación Profesional, ya sólo te queda elegir el centro donde cursarlo. La decisión previa ha sido seleccionar el título más adecuado a tus intereses y expectativas de empleo. Una decisión nada fácil dado el elevado número de titulaciones de grado medio y grado superior en FP: www.todofp.es
centros de FP
Hay razones más que suficientes para tomar la vía de la Formación Profesional (ver post al respecto). Ahora, el siguiente paso es dónde estudiar el ciclo elegido, ¿en qué basar nuestra elección? Según donde residas, tendrás una oferta académica más o menos amplia, e incluso diferenciada: búsqueda de centros de FP por Comunidades Autónomas.

Para ayudarte a tomar esta decisión sería interesante que tuvieras en cuenta los siguientes factores:

1. Visita física y personalmente todos los centros que oferten el título de FP de tu interés. Incluso sería conveniente que concertaras una visita con algún/a responsable del centro para conocer de primera mano su oferta formativa. Puede ser útil para tener una primera impresión del carácter del centro. Consulta además si existe alguna jornada de puertas abiertas donde conversar con profesores o ver sus instalaciones.

2. Pide referencias a tus profesores, tutores, orientadores, antiguos alumnos u otros familiares que conozcan esa escuela. Sus opiniones son un valor a tener muy en cuenta. Un exalumno es una excelente fuente de información, pero, contrasta su opinión con la de otros adultos o profesionales.

3. Busca por Internet información sobre cada centro: página web, blogs del centro, presencia en redes sociales (Facebook, Twitter...). Puedes hacerte una idea de qué tipo de escuela encontrarás. Incluso, en foros o redes sociales, podrías conocer la opinión de antiguos estudiantes. En este caso, recuerda que una sola opinión negativa no tiene porque ser significativa.

4. Investiga y compara los diferentes servicios que te ofrece cada escuela: años de experiencia del centro, horarios, forma de dar las clases, profesorado, actividades programadas, talleres y equipos informáticos, programas europeos o de idiomas, bolsa de trabajo efectiva, empresas donde realizar las prácticas (FCT), etc. 

5. Analiza al detalle los factores relativos al coste del curso: matrícula, mensualidades, becas o ayudas al estudio, libros u otros materiales, gastos en transporte propio o público. Las diferencias pueden ser muy significativas de unos centros a otros. Esta información te la pueden facilitar desde la secretaría o administración de cada escuela.

Con todos estos datos e información ya puedes tomar una decisión más acertada. No te dejes llevar sólo por el marketing y profundiza en el aspecto personal y profesional que te ofrece cada escuela. Estudia bien cada opción, en centros públicos o concertados, y no pierdas de vista los periodos para realizar las solicitudes y matrículas de cada Comunidad Autónoma: ver fechas.

photo credit: Victoria Nevland via photopin cc

martes, 15 de abril de 2014

PROFESOR: ¡HAZTE VISIBLE! POR FAVOR

"Compartir es vivir". Seguro que viviríamos mejor, los docentes, si una gran mayoría hiciera público y compartiera su trabajo en el aula. ¿Cuántos profesores hay en nuestro país o por el mundo que son excelentes educadores? Estoy seguro que muchísimos. Y la gran mayoría permanece ahí, en su pequeño mundo, sin hacer visible su tarea diaria.

Me conformaría con conocer algo mejor el trabajo de mis compañeros de escuela. Aún así, por suerte, en Twitter o en algunos blogs, podemos encontrar reflexiones o prácticas de otros colegas. De todos modos, me sigue sabiendo a poco. Pese a que cada semana me tropiezo con algún profe que despierta mi interés, sigo pensando en que hay eso que llaman ahora, una" mayoría silenciosa". Una mayoría que no se atreve o no sabe que su trabajo puede ser de ayuda a otros muchos docentes. 

Eso del trabajo en equipo es, a menudo, papel mojado en los centros educativos. Seguimos siendo reservados y cómodos a la hora de compartir experiencias. Trabajamos frecuentemente sin sosiego. Sin pararnos a pensar en lo bien que lo hacen muchos compañeros. O en su defecto, nos fijamos más en los errores o en lo que no nos gusta de los otros.

Porque siento envidida sana de esos profes que se hacen querer, que trabajan en proyectos memorables, que tienen siempre tiempo para sus alumnos. Quiero saber como lo hacen. Quiero mejorar. Quiero contagiarme de su buen hacer, conocer su truquillos, su experiencia, su manera de vivir las clases. Y, por ahí fuera, hay mucho buen profesor. No haría falta echar mano de la filmografía para conocer buenos ejemplos. Yo tengo una profe, de las buenas, en casa. Aún así, tampoco se hace visible... Compatibilizar el profesor 1.0 con el 2.0 es más fácil que nunca.

La educación debiera ser un sector intocable; donde estuviera prohibido competir, donde compartir saberes y experiencia fuera algo inherente a nuestra función docente. Más aún hoy en día, donde tan fácil tenemos hacernos visibles. Sólo falta un poco de atrevimiento. Sin vergüenza alguna. 

photo credit: Gabriel Figueiredo via photopin cc

viernes, 11 de abril de 2014

ESTUDIOS Y PROFESIONES DE PRIMERA

No es infrecuente escuchar comentarios acerca de la categoría de unos estudios frente a otros. Distinguir o (des)prestigiar ciertas profesiones. Unas apreciaciones, bastante subjetivas y con poco fundamento, que vienen de lejos. Opiniones un tanto clasistas que infravaloran determinadas titulaciones o profesionales.

Las tradicionales carreras universitarias de letras frente a las técnicas o de ciencias. Los universitarios y los de formación profesional. Los profesionales de prestigio frente a los auxiliares o sin cualificación aparente. El empresario o emprendedor, que suena muy bien, en oposición al mero trabajador por cuenta ajena o el simple funcionario. 

Algunos parecen no querer enterarse de lo necesario e imprescindibles que son muchos oficios considerados como inferiores. Lamentablemente, aún se sigue midiendo a las personas por su titulación. Una titulación que, hoy día, no es garantía de nada. Presumir de estudios dice poco del presuntuoso. No es difícil conocer excelentes profesionales con estudios reglados básicos, o talentosos trabajadores con una titulación no relacionada con la ocupación que desempeñan. 

Confundir titulación con cualificación es uno de los males que seguimos arrastrando en nuestro país. Nos movemos por un sistema donde priman los títulos para acceder a una entrevista de trabajo. Donde en una oposición tiene más valor la memoria que el saber hacer. Donde un currículum es un listado de cursos más o menos oficiales. Un sistema que categoriza a los empleados de forma simple y, además, algunos tratan de jerarquizar como si tratasemos con títulos nobiliarios.

La experiencia, las competencias personales o la actitud suelen ser más valiosas que los títulos que acumulamos. Personalmente, me decanto antes por un profesional con ganas, atento y diligente, que por el "experto" de turno. 

photo credit: HikingArtist.com via photopin cc

sábado, 5 de abril de 2014

ALTERNATIVAS AL EXAMEN MEMORÍSTICO O VOMITIVO

Definamos primero qué es un examen memorístico. O, por utilizar una analogía, un examen vomitivo. Entiendo que, todo examen donde el alumno puede aprobar con el uso de una chuleta, es un examen memorístico. Un examen donde el alumno almacena temporalmente unos conocimientos, los plasma en un papel y no los incorpora en su memoria a largo plazo. 

Parece mentira, pero, aún hoy en día, se sigue insistiendo en basar la evaluación del alumno en un examen donde sabemos que hay alumnos que copian de un modo u otro. Se sigue concediendo más importancia a una prueba final y no al proceso de aprendizaje.

Aún así, suponiendo que es inevitable la realización de una prueba final escrita. Suponiendo que hay una ley humana o divina que nos obliga a realizar exámenes. Aún en este caso, existen alternativas para sustituir los exámenes memorísticos por otro tipo de pruebas escritas. Considero más interesante realizar pruebas donde el alumno razone, donde sea necesario seleccionar entre varias alternativas, donde prime la comprensión y la expresión verbal. 

En Formación Profesional es aún más evidente que las pruebas memorísticas no se ajustan a la realidad del mundo del trabajo. Es cierto que ciertos conceptos deben ser aprendidos; pero, memorizándolos y vomitándolos en un examen, no garantizamos que permanezcan en la memoria del estudiante. Ser resolutivo, comprender unos procedimientos, visualizar las posibles alternativas, tener capacidad de adaptación o saber buscar recursos, es mucho más importante que "aprender" de memoria un manual, unos apuntes o un libro de texto. 

Es evidente que aprendemos más y memorizamos mejor la información significativa; además, la atención, la motivación y la implicación emocional son imprescindibles en este proceso. Leer artículo al respecto de Jesús C. Guillén: "La memoria: un recurso fundamental".

¿Por qué no insistir en otro tipo de pruebas? Exámenes relacionados con problemas de la vida real. Exámenes, con tiempo limitado, pero con la posibilidad de consultar materiales o navegar por Internet. Exámenes en grupo. Exámenes con un componente personal, emocional o de crítica. Exámenes con diferentes respuestas válidas. Exámenes, en definitiva, basados en el razonamiento y no en técnicas mnemotécnicas.

photo credit: Robin Hutton via photopin cc

miércoles, 2 de abril de 2014

10 RAZONES PARA ESTUDIAR FORMACIÓN PROFESIONAL

Sobran razones para cursar hoy día un ciclo de formación profesional. La FP ha dejado de ser una salida residual. Aún así, muchas familias prefieren que sus hijos cursen bachillerato y/o un grado universitario sin tener en cuenta los intereses, motivaciones y aptitudes de cada estudiante. 

Se acercan meses donde muchos alumnos deben decidir su futuro académico y/o laboral más inmediato. Os dejo aquí con diez razones por las que la Formación Profesional es una alternativa a tener muy en cuenta:

1. Amplia oferta formativa. Existen 26 familias profesionales y unos 140 ciclos formativos de grado medio o superior. Hay titulaciones para cualquier área profesional e interés personal: www.todofp.es

2. Estudios más motivadores. Se trabajan contenidos específicos donde prima la aplicación práctica. Los exámenes memorísticos dejan de ser la clave de la evaluación del alumno. Talleres, trabajo por proyectos o el uso de aplicaciones informáticas son una constante en cada ciclo formativo.

3. Capacitación profesional. A diferencia de la educación secundaria obligatoria o el bachillerato, los estudios de FP, capacitan para trabajar en un área profesional determinada. Con un título de Técnico o Técnico Superior, obtienes una formación suficiente para desempeñar una profesión. 

4. Aplicación real. Todos los ciclos formativos combinan la formación en las aulas de una escuela con formación en centros de trabajo (FCT). Existe siempre una aplicación práctica de los módulos -asignaturas- en un entorno real. 

5. Continuación de estudios. Con un título de FP de grado medio podrías continuar tu formación, una vez superada una prueba de acceso, cursando un ciclo de grado superior. Incluso, un grado superior, te permite el acceso diferenciado a un grado universitario. Más información en la web todofp.es

6. Empleabilidad. La inserción laboral de los titulados en FP ha aumentado en muchos sectores en detrimento de los titulados universitarios. Un 21,2% de la oferta de trabajo en nuestro país va dirigida expresamente a candidatos con formación profesional: ver IV Informe Adecco Empleabilidad y Formación Profesional.

7. Centros educativos de calidad. Puedes encontrar centros de FP, públicos o concertados, con años de experiencia en este tipo de formación. Eso sí, déjate aconsejar por profesores, familiares o exalumnos antes de realizar la elección.

8. Asequibles. En la mayoría de las comunidades autónomas el coste de los ciclos formativos es asequible y muy inferior a las tasas universitarias. Aún así, la tendencia de algunas CCAA, especialmente en Madrid y Cataluña, es seguir aumentando las tasas para los ciclos de grado superior. 

9. Titulación oficial. La duración de todas las titulaciones, incluidas las prácticas profesionales, no supera los dos años. Nos permite, en un plazo no muy largo, acceder a un primer empleo o reciclarse profesionalmente a través de unos estudios reglados.

10. Diversidad. Existen varias modalidades para cursar estudios de formación profesional: presencial, semipresencial, dual, a distancia u online. La formación presencial también se puede realizar en turno de mañana o de tarde; nos permite compatibilizar estos estudios con otras actividades o responsabilidades familiares. Personalmente, soy partidario de la formación presencial, en especial para ciclos de grado medio donde es muy importante la adquisición de competencias personales.

Actualmente la FP goza de muy buena salud en España. Eso sí, hace falta, por parte de las autoridades educativas, una inversión real en la actualización de algunos ciclos y en la formación del profesorado. Tener claro el modelo de Formación Profesional que queremos para el país, evitar experimentos y trasladar experiencias educativas que realmente funcionan en nuestro entorno económico y social. 

Por lo demás, futuros efeperos, sólo os queda elegir el título que más se os amolde personalmente: 


photo credit: juhansonin via photopin cc