domingo, 4 de enero de 2015

ESCUELAS Y FUTURO: ¿REFLEXIONAMOS?

En las últimas semanas me he topado con artículos y algún que otro podcast con contenidos y profundidad suficientes para aquellos dispuestos a repensar la educación. Materiales altamente recomendables para leer, escuchar o visionar, atenta y sosegadamente. Textos y conversaciones que, a mi parecer, apuntan acertadamente sobre el cambio o actitud necesaria que se está gestando, en mayor o menor medida, en nuestras escuelas. Valiosísimos recursos y reflexiones de docentes que pisan las aulas u otros intelectuales.

Creo imprescindible nuestra acción individual para seguir haciendo posible este cambio. Como docentes o padres tenemos mucho que decir, pero, sobre todo, mucho que hacer en nuestros centros educativos.  Aprovechemos los buenos propósitos de año nuevo y dejemos de procastinar para hacer ya mismo aquello en lo que creemos. Olvidemos protestas estériles y sigamos actuando en nuestro pequeño mundo, sin olvidarnos de propagar también nuestra tarea por las redes; nuestra acción y visión también hace mella en otras escuelas y docentes. 

Los equipos directivos tienen una gran responsabilidad en el futuro y cambio de la escuela. Una tarea complicada que exige implicación, ganas de cambio, congruencia y una ambición carente de individualismo por parte de cada miembro del claustro. Suena a palabrería. O quizás parezca algo utópico. Pero, al igual que hoy los cambios parecen más estresantes que nunca, también los conocimientos para afrontarlos están más disponibles que en ninguna circunstancia histórica previa. Como bien dice Fernando Trujillo en su blog Me preocupa que estemos usando el “tú debes” sin atrevernos a afirmar “yo voy a” con la misma contundencia.

Voy al grano. Os dejo con los siguientes recursos, para digerir lentamente, junto con algún fragmento destacado:

ARTÍCULOS

La cultura de una organización puede por tanto impedir y paralizar cualquier intento de cambio o por el contrario puede ser el factor determinante que garantice su éxito.(...) Para innovar hay que “trabajar en voz alta”. Innovar es abrir. Innovar es aprender. Cambiamos cuando aprendemos.

Lo que nos falla hoy no es tanto la posibilidad potencial de acceso al saber como la posibilidad real de saber con sentido. De ahí la falta de autonomía: podemos llegar a saber muchas cosas y a dominar múltiples competencias, pero no constituyen verdadera experiencia ni comprensión del mundo.

En un mundo consumido por incertidumbre, y una sensación de obsolescencia de nuestros sistemas educativos, ¿Cómo podemos asegurar nuestro éxito como individuos, de nuestras comunidades y del planeta? Necesitamos evolucionar la educación.

"Tres meses en el motor de un autobús" de Aitor Lázpita.
La profesión docente tiene un marcado carácter social y ético.
Educar (porque nos dedicamos a educar, incluso aunque no lo pretendamos) es principalmente liberar, hacer más libres y responsables a las personas que nos acompañan en este viaje.


Ahora, en cambio, todo está conectado (cada vez más) y por eso, no se trata de una u otra metodología, sino de cómo vivo la docencia y que mi trabajo es parte de mis sentires y no es solo un hacer y un pensar. Por eso también me resulta muy doloroso a veces, muy alegre otras... ha dejado de ser mi experiencia docente para ser mi experiencia vital.

"School vs. Learning" by George Couros
Would schools become a place that is truly developing learners that are flexible and agile in a world that is constantly changing?

PODCASTS


Universidad de padres online con José Antonio Marina.


Para terminar, recomiendo este VÍDEO en Redes de Eduardo Punset donde es entrevistado René Diekstra, profesor de Psicología, acerca de la necesidad de la educación emocional en el sistema educativo.

¿Actúamos?

Fuente imagen vía @gcouros

P.D. También un grato descubrimiento la web EvaluAcción para repensar la evaluación tradicional. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada