domingo, 26 de abril de 2015

ORIENTANDO LA FP

Compartir y colaborar. Dos principios básicos para que nuestra formación profesional pueda avanzar hacia un modelo flexible y adaptado a la realidad social y económica. Como muestra de esta conexión necesaria entre docentes y entre centros educativos he podido disfrutar unas horas del 1er Congreso de FOL celebrado en Valencia el pasado 24 y 25 de abril.

fp fol orientaciónUn Congreso orientado a profesores de Formación y Orientación Laboral donde se pueden reconocer muchas experiencias extrapolables a otros módulos, ciclos o etapas educativas. La primera enseñanza, imprescindible hoy día, es la necesidad de hacer visible las prácticas educativas del aula. Compartir prácticas que funcionan en nuestros módulos a través de la red o de comunidades de aprendizaje es vital para seguir "compitiendo compartiendo", como escuché en algún momento del congreso. Tejer redes entre profesionales del mismo módulo o materia, o entre docentes de la misma familia profesional, es sano y básico para nuestra mejora. Redes con profesionales comprometidos como los organizadores y ponentes de este congreso. 

La suerte de los profesores de FOL es la transversalidad de un módulo que los convierten en una especie de profesor MacGyver (metáfora vista en una presentación del congreso) que es imprescindible para todos. El módulo de FOL es básico para cualquier alumno que se dirige al mercado laboral o a formar su propia empresa. Un módulo que merece un mayor prestigio, además de carga horaria, por su importancia en la inserción laboral de los alumnos. Un módulo que, al igual que el resto de módulos, debe basar su modelo de enseñanza-aprendizaje en casos prácticos y reales y no en cuestiones conceptuales o en libros de texto que acaban en el olvido. 

Para ello, como profesores, debemos seguir trabajando y evaluando todas las competencias del alumno (fantástico ejemplo el de Julia Contreras utilizando el cine), trabajar con el alumno mano a mano, no sólo el ordeno y mando; hacer lo que pedimos, ser congruentes, y experimentar en primera persona lo que pedimos en el aula. Y siempre que sea posible en un entorno real. 

Como bien dice Alfonso Alcántara, -@yoriento- menos dar consejos y más tratar de hacer que el alumno tenga motivos para seguir formándose. Los docentes somos responsables en en gran parte del (des)interés que provocamos en el alumno y en su cambio de actitud hacia la formación y hacia el mundo del trabajo. 

Motivos para ejercer la docencia con pasión nos sobran a los profesores de Formación Profesional; tan sólo nos falta activarlos. Eso sí, necesitamos del acompañamiento y reconocimiento de compañeros, equipos directivos y de la Administración. Qué mejor que el optimismo que transmite Jorge Arévalo (Viceconsejero de FP del País Vasco): "Trabajo con el pesimismo de la razón por lo que está pasando y con el optimismo de la voluntad por lo que veo que se necesita". 


photo credit: via photopin (license)

2 comentarios:

  1. Gracias, Oscar. Eres un orgullo de la profesión orientadora, siempre activo y buscando la inspiración y los motivos para hacerlo mejor en un contexto de trabajo nada fácil.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Alfonso. Tus palabras sobre la "haztitud" son muy necesarias hoy día, sobre todo en Formación Profesional. Al menos a mi me inspiran mucho para seguir en búsqueda del cambio educativo. Hay que bajarse de la tarima, de la silla y dejar la pizarra para currar mano a mano con el alumno. Así aprendemos todos.

    un abrazo!

    ResponderEliminar