jueves, 25 de junio de 2015

ETIQUETANDO ALUMNOS Y PROFESORES

Bueno, malo, listo, corto, aplicado, tonto, espabilado, inútil, vago, trabajador, desganado, formal, flojo, obediente, gamberro, maleducado, estudioso, torpe, talentoso... Estas y otras etiquetas las adjudicamos a menudo gratuitamente a los alumnos curso tras curso. ¿Aporta algo encasillarlos? ¿Es profesional calificar al alumno, más aún en público, sin profundizar en su singularidad y situación personal?

etiquetas educación FPMe pregunto también cómo nos sentaría, como profesor/a (y persona), que nos etiquetaran habitualmente utilizando algunos de los adjetivos antes mencionados. Hablamos mucho de empatía y asertividad; consecuentemente podríamos comenzar desechando etiquetas y clasificaciones con las que prejuzgamos sin conocer realmente al alumno. Por mucho que digan, nuestra labor trasciende la mera transmisión de conocimientos y calificación numérica del educando.

photo credit: Vintage Drug Label via photopin (license)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada