lunes, 28 de septiembre de 2015

CÓMO CUIDAR LA REPUTACIÓN DIGITAL

Es fácil encontrar fotos o mensajes de alumnos, adolescentes o adultos, que abiertamente publican su vivencias en Internet. La falta de pudor digital es una constante en crecimiento gracias a aplicaciones tipo Instagram o Vine donde cada usuario cuelga imágenes vídeos y/o comentarios. Cuanto más jóven es el internauta, menos consciente suele ser de los inconvenientes o ventajas que puede suponer una mala o buena reputación digital.

educación identidad digitalLo mismo sucede con otras redes, tipo Facebook o Twitter, donde suelen ignorarse las opciones básicas de privacidad o alternativas para cuidar la identidad digital sin caer en un exhibicionismo gratuito y contraproducente. Se hace por ello necesaria una educación, no alarmista, que incida en las pautas o alternativas a seguir para una cuidada reputación.

Suelo recomendar las siguientes acciones que con el fin de evitar una imagen negativa del alumno, tratando siempre de incentivar la creación de un perfil positivo y público del alumno. Un alumno que, en un futuro, verá seguramente escrutada su personalidad digital a través de un buscador en Internet.
  • Evita poner tu nombre completo, nombre y apellidos, en aquellas redes sociales que utilices a con un fin lúdico, personal o de mero entretenimiento. Utilizar siglas o algún alias evitará que el primer resultado de búsqueda en Google sean tus comentarios o fotos personales en pareja o en pandilla. Rehuye también el etiquetado de fotos con nombres completos.
  • Privatiza tus redes sociales o cuentas de las aplicaciones que sueles utilizar ajustando la configuración; evitas que tus publicaciones sean divulgadas automáticamente en la red. Limita los accesos a tus amigos o a aquellos que soliciten permiso previo. Ver consejos de @LauraLopezLillo
  • Utiliza redes sociales para un uso profesional a través de cuentas de uso exclusivamente académico o técnico. En este caso utiliza tu nombre completo para abrirte una cuenta en Twitter o Linkedin que denote tus intereses. Ya sabes aquello de "Dime a quién sigues y te diré quien eres".
  • No des acceso a tus fotos, mensajes, cámara, archivos... a cualquier aplicación gratuita o desconocida a cambio de un juego gratis o cualquier premio insignificante. Estás comprometiendo tus datos y puede que comercialicen con ellos. En un futuro podría pasarte factura.
  • Crea un blog personal con tus intereses, aficiones o en relación a los contenidos de las materias que estés estudiando. Es importante que aparezcan tus datos personales (nombre y apellidos) en alguna parte del blog para que aparezca como resultado de la búsqueda en Google de tu persona. 
  • Cuida la foto en la que apareces en tu perfil o avatar de las redes sociales o en otras herramientas públicas. Fotos en pareja, con amigos o de mala calidad denotan poco cuidado de tu imagen profesional. 
  • Córtate un poco a la hora de subir determinadas fotos personales. ¿Dejarías tu álbum familiar en una exposición pública? ¿Es necesario que todos nos enteremos de tu última juerga o festín?
  • Toma medidas de seguridad con tu móvil para casos de pérdidas o hurtos (ver artículo al respecto) donde correrían peligro tus archivos personales. Utiliza también con precaución los ordenadores públicos y navega siempre con el modo incógnito para no dejar tus datos expuestos. 
  • Y, por último, cuida bien el lenguaje textual. Suele haber muchos malentendidos a causa de los mensajes escritos. El Whatsapp u otras aplicaciones que permiten realizar comentarios deben manejarse con sensatez para evitar ofensas innecesarias pero sin mala intención. La netiqueta también es otro modo de demostrar nuestra buena o mala educación. 

photo credit: Invisible Digital Rebels via photopin (license)

No hay comentarios:

Publicar un comentario