miércoles, 30 de septiembre de 2015

¿SLOW EDUCATION?

El sistema educativo actual parece querer contagiarse del afán de productividad predominante en la estructura social y económica. Seguimos centrándonos en unos contenidos demasiado departamentalizados donde prima la cantidad de epígrafes "aprendidos" en lugar de un aprendizaje significativo. Más horas, más contenidos y más pruebas.

slow education
Por otro lado, caemos también en modas, más o menos autoimpuestas, que nos hacen cautivos de ciertos dispositivos tecnológicos o nos obsesionan en la adquisición de unas competencias concretas (véase idiomas o nuevas reválidas). Un consumismo poco educativo que puede ocasionar una obsolescencia continua.

Afortunadamente, hay en marcha propuestas que priorizan las metodologías activas y una organización escolar diferente a la tradicional. Aún así, la estructura horaria, los exámenes y las sesiones de evaluación, los libros de texto, los deberes por norma, un espacio físico rígido o el excesivo dirigismo académico que sufre el alumno, no permite llevar a cabo un proceso de enseñanza-aprendizaje sosegado y paulatino.

Echo de menos más tiempo para digerir los aprendizajes. Tiempo para centrarse en lo importante: los alumnos. Tiempo para disfrutar de contenidos y competencias sin necesidad de terminar una programación. Tiempo dedicado a reflexionar y llevar a cabo proyectos con diferentes metodologías. Es un sinsentido dedicar más tiempo a la burocracia o a nuevos planes educativos que disponen cambios de forma pero no de fondo. Y en estos menesteres la política educativa tiene mucho que decir al respecto.

Necesitamos una slow education que prime la cercanía al alumno, la exigencia desde la particularidad de cada uno de ellos y una evaluación reposada. El resto, puede esperar.

photo credit: n192_w1150 via photopin (license)

6 comentarios:

  1. Querido Oscar, siempre en sintonía, había publicado algo en esta línea en Pensar la Escuela en Agosto de 2014 http://pensarlaescuela.com/2014/08/28/deberiamos-tener-slow-schools-las-escuelas-y-el-tiempo/
    Nos merecemos dedicar un tiempo a estas reflexiones...
    Un abrazo!
    Débora

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Débora por tu aliento, sintonía e interesantes recursos que me vas aportando. Seguimos ahí, con impaciencia por el cambio educativo!
      un abrazo

      Eliminar
  2. Hauríem d'anar definint el model d'"educació artesana". Possible tema d'un article col·laboratiu?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Cuando quieras! El post galáctico se quedo en borrador perpetuo.... Comienza que te sigo.
      un abrazo Jaume

      Eliminar
  3. Totalmente de acuerdo Oscar; más en primaria, dónde asentar de forma efectiva ciertos contenidos es la base de muchos aprendizajes posteriores.
    Pero en esta tarea hace falta cambiar muchas cosas, no sólo los docentes. Los niños quieren "notas", no se conforman con una rúbrica en la que puedan ver de forma consciente lo que saben o lo que tienen que mejorar... Porque me dicen "mi padre/madre quiere saber la "nota"..." 😓

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hay con las dichosas notas! En primaria al menos debieran estar prohibidas las calificaciones númericas. Me encantarían unas valoraciones cualitativas por parte del maestro sobre las cualidades y necesidades de cada alumno.
      Algún día llegará... :)

      Eliminar