jueves, 25 de junio de 2015

ETIQUETANDO ALUMNOS Y PROFESORES

Bueno, malo, listo, corto, aplicado, tonto, espabilado, inútil, vago, trabajador, desganado, formal, flojo, obediente, gamberro, maleducado, estudioso, torpe, talentoso... Estas y otras etiquetas las adjudicamos a menudo gratuitamente a los alumnos curso tras curso. ¿Aporta algo encasillarlos? ¿Es profesional calificar al alumno, más aún en público, sin profundizar en su singularidad y situación personal?

etiquetas educación FPMe pregunto también cómo nos sentaría, como profesor/a (y persona), que nos etiquetaran habitualmente utilizando algunos de los adjetivos antes mencionados. Hablamos mucho de empatía y asertividad; consecuentemente podríamos comenzar desechando etiquetas y clasificaciones con las que prejuzgamos sin conocer realmente al alumno. Por mucho que digan, nuestra labor trasciende la mera transmisión de conocimientos y calificación numérica del educando.

photo credit: Vintage Drug Label via photopin (license)

martes, 23 de junio de 2015

"CÓMO DAR CLASE A LOS QUE NO QUIEREN"

Tenía pendiente desde hace semanas esta entrada para reseñar el libro de Joan Vaello, "Cómo dar clase a los que no quieren" de la editorial Graó. Una editorial, por cierto, con títulos muy recomendables aquellos interesados en el aprendizaje, la tutoría o la orientación.

Los doce capítulos del libro están estructurados de una forma muy práctica y con recursos pedagógicos para gestionar el aula y trabajar con aquellos alumnos más disruptivos o desmotivados, aquellos que no quieren estar en clase (QNQ). Es un libro en principio enfocado para profesores con alumnos en Educación Secundaria Obligatoria, pero igual de válido para docentes en ciclos de grado medio de Formación Profesional.  En muchos ciclos solemos encontrar algunos alumnos desmotivados, mal orientados y con una actitud pasiva durante el horario lectivo. En este libro, tal y como figura en su introducción, se plantean estrategias "eficaces, sencillas, fáciles de aplicar y formativas" para el día a día en el aula.

El autor nos invita a la reflexión personal para saber qué tipo de docentes somos y cuál es nuestra actitud en función de una serie de variables personales y profesionales que mediatizan nuestra función docente. Por otro lado, para con los QNQ, nos ofrece consejos para gestionar el aula así como para resolver conflictos, faltas de disciplina y aprender a prevenirlas: "Conseguir que quieran, que puedan, que aprendan, que convivan".

En capítulos posteriores Vaello nos ofrece dinámicas y estrategias específicas, en cada situación y persona,  para solucionar conflictos y fomentar la asertividad y empatía de alumnos y profesores. En la última parte del libro plantea posibilidades para fomentar la motivación y la atención del alumnado QNQ: conseguir que quieran, que se interesen por la materia, buscar estrategias metodológicas, entrenarles en la automotivación, procurar mantener su atención todo el tiempo y prestar atención a todos por igual.

Finaliza el libro con una mención significativa al "inexistente equipo docente" que debe ser potenciado facilitando la comunicación entre profesores bajo unos criterios de actuación unificados.

Os dejo con este video de un seminario impartido por Joan Vaello en la Universidad Miguel Hernández de Elche:




martes, 16 de junio de 2015

DEBERES DE VERANO PARA ALUMNOS DE FP

Al hilo de la lista de deberes que ha mandado un profesor italiano a sus alumnos, me atrevo a listar otros "deberes" específicos, y menos tradicionales, para alumnos de Formación Profesional que este año dispondrán de casi tres meses para otras ocupaciones:

1. Viaja todo lo que puedas y durante el máximo tiempo que te puedas permitir. Visita otros países y (con)vive con sus habitantes durante un periodo largo que te permita conocer su cultura y forma de vida. Tienes razones de sobra.

2. Trabaja, si es posible, en algo relacionado con tu ciclo formativo ya sea temporalmente o a tiempo parcial. En caso contrario puedes buscar en las bolsas de trabajo para empleos estivales tanto a nivel nacional como internacional.

3. Lee todo lo que puedas y sólo lo que te apetezca. Visita librerías o tu biblioteca municipal donde encontrarás seguro algún título que te interese. Si no te gusta, déjalo y busca otro. No es necesario que leas sólo libros de coaching y autoayuda...

4. Regala tiempo a tus padres, hermanos, abuelos... Ahora tienes ocasiones para dar una vuelta con tu padre o madre en plan tranquilo y charlar un rato. Cuéntale tu vida, tus aspiraciones, pide consejo, conversa a solas con ellos. Su experiencia es impagable.

5. Acude a conciertos, teatro, cines de verano, exposiciones, encuentros...  Seguro que en la agenda cultural de tu localidad hay más eventos de los que te imaginas. Internet puede ser de mucha utilidad para estar al tanto de todo.

6. Haz deporte o camina largas distancias de forma rutinaria. Si coges el hábito te resultará más fácil continuar después del verano. Eliminar toxinas y oxigenar el cerebro es ideal tras los excesos veraniegos.

7. Aprovecha el tiempo para practicar algún idioma online o realiza algún curso gratuito tipo MOOC que te apetezca. Un buen modo de actualizar competencias a tu ritmo y sin coste alguno.

8. Disfruta de la naturaleza, ya sea el mar, río, lago o montaña. Pasa algunos días de acampada o disfruta en algún lugar lejos de cualquier población. Respeta el entorno y deja todo como lo encontraste. Sólo o en compañía, la naturaleza ayuda a desconectar de la rutina del curso.

9. Inicia o continua tu diario personal-profesional a través de un blog con tus vivencias, intereses u otros motivos profesionales. Utiliza esta herramienta para mejorar tu identidad digital. También es un buen momento para reflexionar sobre la información pública de tus redes sociales (Facebook, Twitter, Instagram, Snapchat...) y suscribirte a otros blogs para estar actualizado.

10. Desconecta el móvil. Deja tu smartphone en casa algún día o durante unas horas y verás como cambia tu perspectiva y conectas más con la realidad y las personas de tu alrededor. Se puede vivir muy bien sin teléfono y sin Internet.

Estos "deberes" están dirigidos a alumnos de Formación Profesional, pero no están de más para cualquier docente que busque aprender y disfrutar al mismo tiempo. Nos vemos en septiembre, pasaré revista...

photo credit: Greece via photopin (license)

lunes, 15 de junio de 2015

PREMIOS ESPIRAL EDUBLOGS Y FP

Emoción. Con esta palabra podría definir la entrega de los premios espiral a los blogs educativos que tuvo lugar en Madrid el pasado sábado de la mano de Espiral. Una emoción en un acto que me impidió completar los agradecimientos a todos aquellos que han participado, en mayor o menor medida, a que nuestro blog de aula "La clase de Óscar" se llevará el primer premio. 

Mis compañeros efeperos Bernat Llopis con el blog ARdutronica y el blog de Marketing con @marketingnianos recibieron sus merecidas peonzas para unos blogs de aula elaborados con nuestros alumnos de Formación Profesional.  Unos blogs con excelentes artículos gracias a la creatividad, ingenio, esfuerzo y originalidad de estos alumnos. Una muestra de que la FP está más viva que nunca. Una FP que necesita hacerse más visible a través de propuestas que conecten la realidad del alumno con el mundo laboral. Necesitamos una FP alejada de los métodos de enseñanza tradicionales, libros de texto o fotocopias como herramienta principal, evaluación tradicional con exámenes, deberes para casa o calificaciones al uso. Una Formación Profesional donde el trabajo en equipo, de profesores y alumnos, sea la norma. Una FP con nuevos espacios, disposición de mobiliario y menos pasividad del alumno. 


En este premio, todo el mérito es para unos alumnos que han sabido ilusionarse y aprender "sin darse cuenta" a través de la curación de contenidos y redacción de unos materiales originales. Nuestro papel como docentes es la de acompañamiento y dirección inicial. Una dirección que se hace innecesaria a partir del segundo artículo donde los alumnos ya saben las posibilidades que un blog les ofrece. 

También cabe mucho mérito a la dirección del centro educativo, una escuela, en mi caso, que apoya las iniciativas del profesorado y deja autonomía para crear y salirse de "lo que se hace siempre así". La dirección, a través del valor que nos dan, es un apoyo para los profesores fundamental para seguir haciendo. 

No me olvido de mis compañeros de escuela, de aquellos que comparten sus experiencias por el bien común y pensando en la mejora de la enseñanza y en nuestros alumnos como misión principal. Recuerdo también a mi claustro virtual que me ha permitido crecer y ampliar miras dejando atrás la instrucción directa y pasar a otras de aprender y enseñar. 

Y, por supuesto, la familia. Una familia que soporta, a veces demasiado, nuestras horas de disfrute entre blogs, webs, aplicaciones, Twitter, encuentros educativos... 

Finalizo animando a los docentes más escépticos: ¡crea un blog! Porque un blog conjuga todas las bondades del mundo virtual y real. Porque los blogs emocionan, y sin emoción no hay aprendizaje memorable.


lunes, 1 de junio de 2015

COMPETENCIAS INFORMACIONALES Y FORMACIÓN PROFESIONAL

Cuando trabajamos las competencias informacionales, ya sea en Formación Profesional o en otras etapas educativas, hacemos referencia tanto a aquellas habilidades de obtención, acceso y gestión de la información como a las habilidades necesarias para su tratamiento y transformación en un conocimiento propio. (Durban, Cid y García Guerrero, 2012). 

En el caso específico de la Formación Profesional, desde los distintos módulos (asignaturas) que conforman cada ciclo formativo, se debe insistir en el respeto a las fuentes de información y en el uso adecuado de la propiedad intelectual. Estamos hablando de la correcta mención de los autores de artículos, imágenes u otras obras con derechos de autor. Docentes de Secundaria y alumnos no tienen como práctica habitual la correcta utilización y mención de las obras y sus creadores. De ahí, la necesidad trabajar estas competencias informacionales con los alumnos que acceden a la Formación Profesional y se dirigen al mundo laboral.

Es preciso incidir en la correcta mención de las fuentes utilizadas para la elaboración de trabajos escritos y presentados tanto de forma impresa como a través de medios digitales (blogs, webs personales, redes sociales, etc.). En nuestro blog de aula cada artículo debe incluir las referencias utilizadas -la webgrafía-, las autores de las imágenes (preferentemente libres) y entrecomillar los extractos utilizados evitando el copio y pego. 

Asimismo, a la hora de trabajar con aplicaciones informáticas, se consideran siempre las opciones de software libre disponible (OpenOffice) u otras herramientas gratuitas (Google Drive, Canva) que sustituyen perfectamente otras opciones de pago. También es preciso ocuparse del buen uso de la bibliografía recomendada (manuales, cómics, libros de divulgación…) -evitando el pirateo en la red- a través del préstamo en bibliotecas o entre compañeros del aula. Debido a que muchos alumnos desconocen los servicios de las bibliotecas públicas conviene programar alguna visita. 

Promover una cultura empresarial, desde el respeto a los derechos de autor y evitando una malentendida competitividad, es oportuno a través de la educación y desde una cultura de compartir cultura.


Artículo disponible (VAL) también en el número 30 de la Revista Futura de la Universitat de València.


photo credit: Adventures in copyright via photopin (license)