lunes, 31 de agosto de 2015

ETIQUETAS PARA UNA EDUCACIÓN SALUDABLE

Las autoridades educativas se dedican a inundarnos con normas y procesos burocráticos que nos provocan, un muchas ocasiones, la pérdida del oremus -educativamente hablando-. Todo ello, junto a cierto inmovilismo personal e institucional, resulta un lastre para el ansiado cambio educativo que demandamos cada vez más docentes y familias.

Os dejo a continuación con una serie de etiquetas, con simples advertencias, que no por parecer de sentido común resultan siempre obvias en nuestro entorno profesional. Te animo a imprimirlas para evitar posibles intoxicaciones educativas o futuros problemas de aprendizaje antes de que comience el curso próximo. Mis mejores deseos y que los alumnos disfruten tu docencia.

etiquetas educativas imprimir











viernes, 28 de agosto de 2015

PROPUESTAS PARA MEJORAR ESTE CURSO

Reflexionar sobre nuevas experiencias o prácticas en el aula es un ejercicio obligatorio si queremos seguir mejorando o, al menos, revitalizando nuestro ejercicio profesional. Cada curso vale la pena pararse a pensar sobre el éxito o fracaso de las actividades programadas, así como investigar o agudizar el ingenio para realizar nuevas propuestas.

No hay nada mejor para ampliar miras que visitar algunos blogs educativos (extenso listado de XarxaTIC) o suscribirse a alguna lista en Twitter de "tuiteros educativos" (recomiendo la de Víctor Cuevas).

mejorar curso retos propuestas profesoresEn ocasiones, pequeños cambios o actividades novedosas suponen un plus muy gratificante para alumnos y profesorado. En mi experiencia, dejar de utilizar libros de texto, utilizar un blog de aula, cambiar la evaluación, hacer un mayor esfuerzo por empatizar o incentivar la lectura de libros, han sido claves para mejorar el clima del aula y la experiencia de aprendizaje.

Para este curso propongo una serie de experiencias o retos con el fin de seguir mejorando. No siempre tenemos el mejor ánimo o tiempo disponible, pero merece la pena ser flexibles con los contenidos de la programación y "perder tiempo" experimentando en el aula. Los alumnos agradecen salir de las rutinas que arrastran en sus años de escolarización.

  • Comenzar cada clase proyectando un imagen o vídeo de actualidad que habrá sido tuiteado y etiquetado previamente con un hashtag creado para el curso. Utilizaremos unos cinco minutos de reflexión en silencio o como puesta en común. Podemos encontrar imágenes y vídeos a través de Instagram, Twitter o YouTube. Incluso cabría la posibilidad de que los alumnos hagan una selección propia y significativa para ellos. Hay muchos contenidos de actualidad en la lista de canales de Atresmedia en YouTube. 
  • Crear un videoblog donde los alumnos suban entradas con vídeos propios editados en relación a los contenidos del módulo o libros leídos durante el curso. En este último caso, cada alumno también puede seleccionar un libro, de temática libre o recomendados por el profesor, que comentará a través de un vídeo. Podemos crear un canal en YouTube así como subir y editar nuevos vídeos desde alguna aplicación móvil o a través del propio editor de YouTube
  • Disfrutar de la creatividad y trabajar competencias clave a través de los juegos de mesa. Increíble la fantástica selección de Fernando Trujillo en su blog personal. 
  • Experimentar con nuevas apps y otras redes sociales que fomenten la creatividad, la comunicación y amplíen el "Entorno Personal de Aprendizaje" o PLE de los alumnos.  Estoy pensando en motivar un uso educativo del móvil más allá del WhatsApp con aplicaciones como Moxtra, Nuzzel, Notegraphy, etc. 
  • Silencio y barullo. Alternar el jaleo propio de un trabajo en grupo junto a otros momentos de estudio o lectura individual desconectados de las ondas WiFi (si funcionan... ;)) me parece fundamental en un mundo que nos permite pocos momentos de reflexión o contemplación. La moda de la multitarea tiene sus límites. Y yo me aplico el cuento. 
  • Cómics. La lectura de cómics es una alternativa perfecta para trabajar valores u otros contenidos transversales. El género del cómic, para jóvenes o adultos, ofrece hoy día un catálogo ingente y de gran calidad. En mi caso, ya tengo seleccionado Economix para aprender sobre historia económica. Si queremos evitar grandes desembolsos, podemos aprovechar la ocasión para visitar alguna biblioteca pública donde los alumnos puedan obtenerlos mediante préstamo. 
  • Evaluación. Continuar incidiendo en una evaluación más basada en competencias personales y profesionales; añadir la coevaluación en las presentaciones (pechakuchas); introducir la autoevaluación del alumno de modo que el alumno pueda medir personalmente su progreso. Aquí os dejo con algunos artículos propios sobre la evaluación. En la web de Evaluacción hay igualmente muchas experiencias interesantes. 
  • Último reto: seguir compartiendo con propios y extraños el trabajo del aula. Es imprescindible fomentar la colaboración en el ámbito docente y la visibilidad de las buenas prácticas que permanecen ocultas. Si eres profesor de Formación Profesional te animo a compartir públicamente tus materiales y los de tus alumnos en esta tabla colaborativa
¿Alguna propuesta más? Se agradecen los comentarios...


photo credit: GirlOnTracks_BKGs_BartaIV 1024x768 via photopin (license)

martes, 25 de agosto de 2015

CÓMO COMENZAR LAS CLASES

Comienza el curso, unos con más ganas que otros, pero al menos con buenos propósitos que el resto de mortales suele realizar el uno de enero. Algunos con ganas de comenzar proyectos, otros con las incertidumbre propias de cambios de gobierno y "nuevas" normativas, y todos más o menos con el suficiente descanso para afrontar un curso siempre intenso.

comenzar clase curso consejos
Realizar promesas o listas con estas intenciones puede ser un modo de empezar el curso con cierta renovación profesional. Algo así como el "Manifiesto" de @MerceRoura con muchas promesas que, al menos yo, podríamos suscribir: "Prometo paciencia, aunque se me haga una montaña abrupta. Prometo seguir ilusionándome, aunque tenga que aprender a no esperar nada". Aunque supongo que todos tenemos otras muchas promesas pendientes donde reconocer nuestras flaquezas. 

De todos modos, el motivo de este artículo quiere hacer referencia a una serie de formas de comenzar nuestras clases. Tal y como desarrolla Brian Sztabnik en "The 8 Minutes That Matter Most" los momentos cruciales de cada clase son los minutos iniciales y finales. El autor nos sugiere antes de comenzar una clase:
  • Conectar la materia del profesor con lo último o las tendencias que podemos encontrar en YouTube. 
  • Compartir buenas noticias de actualidad que faciliten en debate,  comentar el éxito ajeno o desarrollar el pensamiento crítico. 
  • Conectar con otras disciplinas diferentes a la del módulo o asignatura en cuestión: arte, literatura, música, matemáticas, historia... a través de una imagen, una canción, un poema, etc.
  • Escritura. Lanzar una cuestión cada día que los alumnos tengan que contestar por escrito durante unos cinco minutos. 
Antes de finalizar cada clase, también podemos emplear los últimos minutos en:
  • Llevar un gráfico o tabla donde el alumno pueda ir llevando su progreso personal como si fuera la puntuación de un videojuego. Se podría realizar a través de un gráfico con Google Drive.
  • Pregunta al finalizar la clase (exit slips). Los alumnos disponen de unas tarjetas o cuartillas donde cada día el docente les formula una cuestión que entregarán al termino de la clase. Puede ser útil para conocer lo que han aprendido, sus dudas, evaluar al profesor o la sesión de trabajo, etc.
  • Tuitear, pinear o etiquetar alguna imagen que sea significativa de lo aprendido durante la clase con ayuda de las redes sociales (Twitter, Pinterest, Instagram...).
  • Tomar una breve nota -post it- con lo que se ha aprendido. Al comienzo de la clase siguiente se leen en voz alta las notas como medio de aprendizaje en común. 
Eso sí, para el primer día del curso no es muy aconsejable comenzar insistiendo con la programación, la normativa o la exigencia de nuestra materia. Vale la pena dedicar los primeros minutos del año a conocerse, realizar alguna actividad lúdica o introducir nuestros contenidos de un modo original (por favor, evita el libro de texto). ¿Por qué no comenzar con un acertijo?

photo credit: Nixie Clocks - 29 via photopin (license)