lunes, 6 de marzo de 2017

LA FP, ¿EDUCA O ENSEÑA?

El siguiente artículo ha sido publicado también en un nuevo blog sobre la Formación Profesional: FP ACTUAL. Un blog que, al tratar sobre la FP, siempre es bienvenido por las no muy numerosas publicaciones que se hacen sobre esta etapa educativa.

Aprovecho también para recomendaros el nuevo espacio y proyecto de Carmen Iglesias (@carmeniglesiasb): #ConOtraCLASE, una web que, como dice su promotora, es una ventana abierta por donde entrarán noticias de actualidad, formación, proyectos, animación a la lectura y experiencias de formación profesional.


LA FP, ¿EDUCA O ENSEÑA?

La escuela sólo debe ocuparse en formar los profesionales que necesita la sociedad o aquellos que demanda el mercado.Todos hemos escuchado alguna vez esta afirmación y no son pocos los que plantean que los centros educativos debieran limitarse a enseñar contenidos o competencias técnicas mientras que las familias son las únicas responsables de la educación (moral) de sus hijos.

Tal vez no consideramos que nuestros hijos y alumnos pasan más horas junto a sus compañeros de clase que con cualquiera de sus progenitores, que nuestros chavales absorben valores y actitudes de todo lo que les rodea y que hasta que no alcanzan la madurez personal son chicos influenciables; que no sólo basta con lo que transmitimos en casa, independientemente de la situación socioeconómica de la familia. En definitiva, que la escuela ayuda a determinar la conducta, valores y moral de nuestros jóvenes estudiantes.

En cada curso, en cada grupo o en cada módulo nos encontramos con alumnos muy diferentes entre sí; unos precisarán un mayor estímulo académico mientras que otros pueden requerir un apoyo emocional o un aprendizaje de habilidades sociales. No podemos generalizar ni establecer patrones donde el aula sea un mero espacio transmisor de conocimientos técnicos o un lugar donde favorecer la maduración personal.

En el caso concreto de la Formación Profesional es muy diferente la perspectiva si estamos trabajando con ciclos de grado medio o con ciclos de grado superior. En los grados medios es habitual encontrar adolescentes -en torno a los dieciocho años- en pleno proceso de maduración personal, algo dispersos, con poca motivación hacia los estudios y muy dependientes de su entorno (amigos y compañeros). Es por ello que, como profesores de FP, en estos ciclos medios necesitamos trabajar aún más las competencias personales del alumno (actitud, cortesía, esfuerzo…) que cualquier otra competencia profesional. Aprender a saber estar, a buscar la reflexión, trabajar la lectura comprensiva y la escucha activa, el respeto, las adicciones, la identidad digital, la empatía o la motivación, es esencial en esta etapa vital de nuestros alumnos.

En los ciclos de grado superior, con alumnos habitualmente más mayores, en edad adulta e incluso con estudios superiores cursados, el panorama cambia sustancialmente. En este nivel de Formación Profesional la (pre)ocupación principal es la materia de cada módulo, la actualización permanente y el contacto habitual con los profesionales del sector económico que nos ocupa. A pesar de que nunca está de más trabajar la actitud, el trabajo en equipo y una cordial convivencia.

Por todo ello, las recetas que debe aplicar la administración educativa y los centros educativos deben ser sustancialmente diferentes para abordar la enseñanza y el aprendizaje de los alumnos de Formación Profesional de grado medio. Los profesores de grado medio precisan una mayor formación para gestionar conflictos, para motivar, para manejar las disrupciones, para saber trabajar en equipo y abordar conjuntamente con los docentes del ciclo las actuaciones con cada grupo de alumnos. El tutor/a se convierte en una pieza esencial con la que deben trabajar coordinadamente el resto de compañeros, una figura que debiera tener una disposición horaria para ejercer esa tarea educadora de la que hablábamos al principio de este artículo.

La sociedad no valora convenientemente la ingente labor que se está haciendo con aquellos alumnos que, después de su educación obligatoria, continúan sus estudios en un ciclo profesional de grado medio. Unos alumnos en una etapa difícil y de cambios que, gracias a los centros de FP, estarán en unos meses estarán en disposición de trabajar o de continuar estudios. Con buen criterio, en la actualidad, todos los ciclos (L.O.E.) de grado medio tienen una duración mínima de un curso y medio en el centro educativo; una duración que no debiera en ningún caso disminuirse, como puede suceder con la FP Dual, sino ampliar las horas de formación en los centros de trabajo sin perjuicio del horario lectivo en el aula.

En el caso de los títulos de grado superior, sin obviar los ciclos de grado medio, los docentes necesitamos principalmente un mayor contacto con las empresas, a través de convenios de formación donde trabajar las competencias profesionales en un entorno real, o a través de talleres con profesionales experimentados de cada sector. Todo ello, sin olvidar la importancia que tiene la colaboración entre los docentes de cada ciclo, tanto del mismo centro educativo como con colegas de otros centros. Sería pues necesario articular espacios y un horario reservado para este trabajo conjunto, ya que con los horarios habituales y la rigidez en la composición horaria de cada módulo, se hace difícil este tipo de trabajo en equipo o mediante colaboraciones.

Entiendo pues, que la falsa dicotomía de educar o formar es evidente en el caso de la Formación Profesional. Nuestra Formación Profesional sigue siendo una etapa esencial de nuestro sistema educativo desde la que los jóvenes pueden seguir recibiendo una educación, en el sentido más amplio de la palabra, y unas enseñanzas técnicas imprescindibles para su empleabilidad.

photo credit: Marc Wathieu Gesture, attitude, behaviour via photopin (license)

No hay comentarios:

Publicar un comentario