lunes, 10 de abril de 2017

¿ALUMNOS SIN REMEDIO?

Los que trabajamos con grupos de alumnos con escasa motivación, jóvenes con mala experiencia escolar, con dificultades personales, con poco o desafortunado apoyo familiar y con un ambiente en clase que no suele ser el más adecuado, nos las vemos y deseamos para seguir un ritmo en el aula donde el alumno pueda aprender y seguir preparándose para el futuro.

En el caso de la educación postobligatoria -principalmente en los ciclos de grado medio de Formación Profesional- los docentes nos vemos a menudo sobrepasados y con dudas sobre nuestro objetivo principal como profesor. ¿Debemos dedicar más esfuerzo en aquellos alumnos que más se preocupan por su formación o nos centramos en los más problemáticos? ¿Es adecuada una política de mano dura o conviene buscar la motivación permanente o entretenimiento de los alumnos? ¿Todo vale para que el alumno promocione, consiga pasar de curso y no caiga en el abandono escolar? ¿Mi ocupación principal no era sólo enseñar?
¿Alumnos sin remedio? educación inclusiva
Entiendo que las respuestas a muchas de estas preguntas están dentro de los equipos docentes y en una formación -poco contemplada- que nos permita afrontar este difícil contexto que se da en el aula. Es imprescindible trabajar conjuntamente el respeto, otras formas de evaluar, la coordinación entre profesores, unos criterios comunes de disciplina, el fomento del esfuerzo y la cortesía, así como actividades de enseñanza-aprendizaje bien diseñadas que promuevan la actividad del alumno tanto dentro como fuera del aula. En estos casos no nos vale la el tradicional aislamiento del profesor ni buscar solventar la papeleta sólo a través de la dirección del centro educativo. No es válido aquello de "cada vez vienen peor preparados" ni lo de "están por civilizar". Desde la escuela no podemos solventarlo todo, pero sí buscar soluciones que impidan un final indeseado: leer "Juicios pendientes" de Toni Solano.

No se trata únicamente de (re)plantearse el uso de las TIC como herramientas motivadoras, ni discutir sobre el uso o no del libro de texto, ni mucho menos hablar de bajar el nivel académico de nuestras clases. Debemos de formular, en estos grupos concretos, una estrategia conjunta con la que abordar esta problemática de un modo que los alumnos perciban nuestro trabajo en equipo, donde la experiencia del profesorado se comparta entre compañeros, donde tengamos una base de recursos y apoyo para no caer en el desespero en estos casos. Recomiendo de nuevo la lectura del libro de Joan Vaello: "Cómo dar clase a los que no quieren".  De hecho, necesito su relectura...

Como profesores, ni el máster de formación del profesorado ni el extinto CAP, nos han preparado para afrontar conflictos, motivar a alumnos difíciles o ejercer como psicólogos en muchos casos. Eso sí, no podemos olvidar que, por mucho que nos pese, tenemos la responsabilidad de buscar el mejor desenlace para cada uno de nuestros alumnos. Preocuparse por ellos no significa no exigir, huir del conflicto o aprobarles por la cara. Creo en la inclusión como una preparación del alumno, incluidos los más "complicados" que, tarde o temprano, terminarán madurando y cayendo del árbol; sobre todo por su propio beneficio, y, colateralmente, por el bien de la sociedad al completo. 

Todo esto lo expresa mucho mejor que yo Víctor Cuevas en "Este chico es irrecuperable".

photo credit: ludwig.troller Berlin in ruins via photopin (license)

No hay comentarios:

Publicar un comentario