martes, 4 de abril de 2017

CÓMO SERÁ EL FUTURO DE AULAS, PROFESORES Y ALUMNOS

¿Cómo serán las aulas a treinta años vista? ¿Qué tipo de docentes veremos dentro de tres décadas? ¿Se habrá alcanzado el cambio educativo en el año 2050?

Estas y otras preguntas nos las podríamos hacer los que, rodando los cuarenta, aún, si Dios quiere y el sistema de pensiones nos obliga, estaremos dando clase con casi setenta tacos a las espaldas. Eso si no lo impide un conflicto bélico a causa de Gibraltar, un hundimiento del sistema de pensiones ocasionado por alguna lengua autonómica o una indigestión de aceite de palma que facilite un retiro temprano obligado.

El futuro de la educaciónPuestos a imaginar, espero ver antes de mi jubilación sólo coches autónomos por nuestras vías llevando a los niños a sus colegios sin necesidad de armar atascos formados por dobles filas de vehículos. Unos chavales que irán con libros de lectura impresos en papel verjurado y ecológico que serán la última moda educativa en detrimento de las últimas pantallas implantadas en nuestras córneas. Unos libros que no serán de texto sino clásicos antiguos y contemporáneos donde el alumno disfrutará del debate y la lectura como en la Grecia clásica. Habremos superado la programación por competencias para etapas educativas más avanzadas y con un prestigio inaudito como será la futura Formación de Profesionales.

El profesorado actuará en equipo como un pelotón ciclista, aprendiendo y enseñando siempre de modo consensuado, apoyándose en los colegas, entrando y saliendo del aula a discreción. Profesores tetralingües con un C4, hiperespecializados e hipervalorados por la sociedad en su conjunto. La crème de la crème.

Respecto a los alumnos, se acabará el fracaso escolar, será un privilegio estudiar pasadas las dieciocho primaveras a causa de la escasez de mano de obra como consecuencia de un cambio demográfico que obligará a muchos jóvenes a emplearse a los dieciséis años. Ser poeta será una profesión proscrita. Viviremos de programar robots que recojan niños de la escuela, lleven a ancianos al trabajo y doblen series eslavas de televisión de pago.

Al menos cobraremos todos un magnífico salario como en la época romana, no en sal, si no en créditos para realizar nuestras compras en Google o en Amazon.

"Sed fugit interea, fugit irreparabile tempus" 
(Pero huye entre tanto, huye irreparablemente el tiempo)
Virgilio.


photo credit: Natalia Medd Countdown via photopin (license)

No hay comentarios:

Publicar un comentario