lunes, 18 de diciembre de 2017

2018: DESEOS PARA LA FP

Antes de ponerme a pedir debiera primero cavilar acerca de mi práctica docente. Para ser sincero, no son pocos los hábitos u objetivos que debiera alterar o cambiar por otros nuevos. Tal vez el quid de la cuestión sea seguir en búsqueda de la memorabilidad pese a los densos programas o contenidos de mi materia. Quizás todo recaiga en tratar de hacer bien mi trabajo buscando siempre lo mejor para el alumno, no dejándose llevar por los conflictos del momento, ni por los inconvenientes cotidianos que sufrimos por la tecnología o la falta de receptividad de propios y extraños.

En esto de la educación, y ya son más de tres lustros en ella, parece que el árbol cada vez nos tapa más el bosque, que las tareas secundarias (¿innovadoras?) no nos dejan centrarnos en el alumno y en su aprendizaje; que los proyectos que la Admnistración quiere que emprendamos son a costa de más horas de trabajo y menos atención al alumno; que los profesores, debemos actualizarnos, pero no se actualizan las condiciones laborales ni los recursos por parte de nuestros responsables educativos.

DESEOS FORMACIÓN PROFESIONAL 2018
Seguimos, pese a cambios de gobiernos, sumidos en la burocracia y en la ausencia de planes que configuren una educación y una Formación Profesional avanzada y conectada con el mundo de la empresa de un modo más intenso. Continuamos dependiendo en exceso del voluntarismo del profesorado que, con suerte, se contagia de unos a otros para seguir mejorando a nivel profesional.

Se necesita mucha dedicación para, con veinticinco horas lectivas, poder enseñar y evaluar a cada uno de tus alumnos, tratando además de estar actualizados en una etapa, la FP, que precisa -sobre todo en los grados superiores- de un nivel académico y profesional en constante revisión. Se requiere además de una dosis alta de automotivación para seguir haciendo un trabajo que redunda sensiblemente en el futuro de nuestro alumnado. Sin contar los problemas personales o familiares de cada adolescente o la falta de interés de muchos chavales que caen casualmente en un ciclo formativo de grado medio.

En FP podemos abordar los módulos -asignaturas- con mucha flexibilidad. Por suerte, el profesorado se sabe buscar bien la vida utilizando recursos e investigando nuevos materiales. De todos modos, no tiene ningún sentido seguir con este funcionamiento del "sálvese quien pueda" pudiendo plantearse algún sistema o repositorio donde todos podamos compartir libremente nuestras prácticas docentes de cada ciclo formativo o familia profesional. Por no hablar de una formación del profesorado demasiado difusa o que tiende a caer en modas pasajeras de escasa utilidad a medio o largo plazo.

Como veis, mi lista de anhelos se antoja algo extensa. Tan sólo me consuelo, con este artículo, ejerciendo mi derecho al pataleo esperando que nuestros responsables educativos nos dediquen, además de buenas palabras, más recursos de todo tipo y una buena planificación de nuestros ciclos.

Como último deseo: que pases un feliz curso junto a tus alumnos (que dan más satisfacciones de las que nos paramos a pensar...).

photo credit: Marc Lecerf ┃Photographie Nightscape via photopin (license)

2 comentarios:

  1. ¡Feliz trabajo de aula! aunque seguro que esa dedicación sobre la que escribes ya te permite disfrutarlo. Has expresado con total claridad las necesidades de la FP. Mucha admiración la que siento por los que impartís 25 horas. Feliz y merecido descanso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Isabel! Ya sabes, ahí seguimos, con muchas necesidades y esfuerzo continuo. Tú bien sabes de eso con tanto grupo y alumno cada año. Un fuerte abrazo.

      Eliminar