domingo, 30 de septiembre de 2018

MÁS PEDAGOGÍA Y EVIDENCIAS EN LA ESCUELA

Tras un intenso fin de semana, organizando y trajinando en las primeras jornadas Eduhorchata, acompañado de buenos amigos y de un excelente equipo con Salva, Raúl y Jordi, toca hacer un breve balance de lo mucho aprendido y escuchado en las ponencias, debates y talleres que hemos podido disfrutar en el Puerto de Sagunto.

Todos tenemos claro la dificultad de llegar a acuerdos globales en relación al sistema educativo y a las leyes que lo regulan; somos sabedores de la enorme necesidad de recursos que tienen muchos centros y ciertas etapas educativas; cada uno tenemos una visión de hacia donde deberíamos ir en las aula, con nuestros alumnos y los compañeros de escuela. Sin embargo, ya empezamos a ser conscientes, los profesionales de la enseñanza, de la necesidad de ser precavidos con las modas o metodologías que inundan las redes; estamos cada vez más alerta en no perder el oremus de lo que debe significar la educación para nuestros niños y jóvenes, independientemente de las opiniones personales, creencias o ideas políticas.

Con Víctor Vitoria, conocido en las redes como Profesor Jano, reflexionamos acerca del modelo digital de los centros educativos. Víctor nos abrió un debate, imprescindible hoy día, para digitalizar la escuela sin caer en ciertos errores; desaciertos como tratar de sustituir todo el papel por los medios digitales o pensar que estamos innovando por introducir herramientas TIC u ordenadores en las aulas. Afirma que es preciso elaborar un mismo entorno digital para docentes y alumnos, así como elaborar un currículo digital; porque es fundamental un modelo digital que implique a TODO el centro educativo.
Escuchando a Marta Ferrero te lo pensará dos veces antes de implementar una metodología en tu centro que pueda afectar al alumnado. Es imprescindible, como ella comentó, que nos paremos y reflexionemos previamente sobre los cambios que queremos introducir en las aulas; sobre qué evidencias respaldan su aplicación y como investigar mínimamente antes de introducir estos cambios. En su blog personal, "Si tu supieras...",  hay mucha más información al respecto: https://situsupierass.wordpress.com/
Iñaki Imurúa nos aproximó al mundo de las cibercomunidades de aprendizaje y los txokos vascos. Una estupenda analogía para unos espacios digitales donde los participantes, con unos intereses comunes, comparten y colaboran formal o informalmente para desarrollarse personalmente. Caímos en la cuenta de si somos lurkers o no en las redes, y nos demostró que un vasco puede hablar bien en valenciano...
Con Javier Panadero, magnífico divulgador de ciencia y cacharrismo, además de reírnos, comprobamos que la ciencia -cosa seria- puede ser divertida; que las opiniones no cuentan sino que es el criterio empírico al que debemos acudir para hacer afirmaciones. Nos demostró que el anumerismo actual nos hace creer en la homeopatía, el caldo de pollo concentrado o confiar en todo lo que vemos sin estudiarlo previamente. No te pierdas su suicidio homeopático en directo...

En los talleres, con Ramón Paraíso, Josep Miquel Arroyo, Bernat Llópis, Baltasar Ortega, Pedro J. Cifuentes, Ángel Vallejo, Samuel Soriano, Xavier Moratonas y Pablo Martínez, cada uno pudo enseñarnos las aportaciones que la educación de adultos, la robótica, el software libre, la ludificación, el dibujo o la filosofía, pueden hacer a nuestras aulas.

Finalizamos las ponencias con Noelia Alcaraz y Manuel F. Navas, una magnífica guinda para oir hablar sobre innovación, y, en especial, sobre la apremiante necesidad de que los docentes tengamos una mayor formación en pedagogía y seamos lectores de literatura pedagógica. Conectando con el discurso de Marta Ferrero,  apuestan por una innovación desde el aula pero con una base pedagógica. La innovación como una actitud donde el alumno transforme su manera de acercarse al conocimiento. Todo genialmente plasmado a través de estas ilustraciones de Pedro Cifuentes:

Por último, asistimos a un debate donde el pacto educativo, las competencias, las TIC, la inclusión, la FP o el magisterio, fueron los temas principales sobre los que reflexionaron en voz alta nuestros contertulios: una inspectora de educación, un director de un centro educativo, una estudiante de Magisterio y un docente de Formación Profesional. Mejor colofón, imposible.

Eso sí, no pudo falta la cata de horchata y fartons en unas jornadas #eduhorchata que esperamos se repitan el año próximo, pese a los impedimentos, inconvenientes y, gracias sobre todo, a la generosidad de los participantes a las mismas.


Foto: https://twitter.com/sole_dalfo_eli

domingo, 23 de septiembre de 2018

JORNADAS EDUCATIVAS, FARTONS Y FP

Este próximo fin de semana, desde el viernes 28 al domingo 30 de octubre, tendrán por fin lugar, en el Puerto de Sagunto, las primeras Jornadas educativas #Eduhorchata, oficialmente tituladas como Jornadas de Educación Activa; que, con el soporte del Cefire y el Ayuntamiento de esta localidad, pero más bien, por la voluntad de sus organizadores, esperamos que se traduzcan en unas horas donde compartir lo que a los participantes, ponentes y talleristas nos une en común: la mejora educativa para nuestros alumnos.

Los organizadores, Salva, Jordi, Raúl y el autor de este blog, provenimos de etapas educativas diferentes, centros de distintos tipos y con diferentes ideas sobre política educativa. Aún así, nos unen las ganas de conocer in situ las experiencias de otros profesionales de la educación que acostumbramos a leer a través de las redes; además de la excusa que nos dan los preparativos para conversar y compartir arroces, horchatas o lo que se tercie.

jornadas educativas fp eduhorchata
Hacía años que no sentía ese anhelo de desvirtualizar a alguien, como en mis primero años en Twitter, donde, gracias sobre todo a los congresos de FP en el País Vasco o en los encuentros de Novadors, podías encontrarte con esa persona a la que habitualmente seguías y que incluso te parecía inalcanzable.  Espero que ese espíritu tuitero inicial se retome aunque sea por unos días y se traslade a las redes. Aún así, esperamos igualmente poder ofrecer la grabación de las jornadas así como la retransmisión en directo de algunas intervenciones (siempre que la tecnología lo permita). 

Este viernes, podré por fin escuchar una ponencia de mi admirado Víctor Vitoria (@profesorjano) contándonos su experiencia sobre la introducción de las TIC en los centros educativos. Además de otras charlas, críticas fundadas hacia algunas tendencias educativas, talleres sobre filosofía, robótica, ludificación, aplicaciones, debates, etc. Unas buenas jornadas donde se pretende que todos los inscritos participen, opinen, alaben, critiquen o se dediquen meramente a degustar la horchata que serviremos. 

Si te quieres acercar, hasta el jueves 27 puedes inscribirte desde este formulario, así como desde la página web de las jornadas donde tienes todo el programa detallado: www.eduhorchata.com. Además de la cena organizada para ese sábado a la que también puedes apuntarte y reservar vía online. En cualquier caso, puedes seguir todo el "evento" a través de Twitter con la etiqueta #eduhorchata o dirigirte a alguno de los organizadores para pedir algún farton de más si es preciso. 

¡Ah! Si eres de FP, ni lo dudes. También tendremos a Javier Vila en el debate final para ofrecernos su visión sobre la Formación Profesional, además de los foleros de turno...

Nos vemos. 

photo credit: docteur_chris Vintage horchata via photopin (license)

viernes, 21 de septiembre de 2018

¿TITULITIS O EXPERIENCIA CON ACTITUD?

Que en este país somos los reyes de la titulitis no es algo nuevo para muchos; lo cual no justifica esa supuesta avaricia por obtener cualquier título y a toda costa. Tal vez el problema lo vengamos arrastrando por esa manía de inflar currículums, sin valorar, en muchos casos, la persona que anda detrás de los mismos o por apreciar en exceso los apellidos del candidato de turno.

Incluso, en cualquier concurso oposición, no es raro que los postulantes presenten un mamotreto con los tropecientos cursos, cursillos, certificados, documentación o informes sellados por todo tipo de organizaciones. Sumar horas de cursos realizados, con escaso filtro, puede ser casi una empleo previo imprescindible para cualquier opositor que pretenda el éxito en su ambición personal.

Mientras tanto, la experiencia profesional, la madurez personal, el saber estar o las referencias profesionales, parece que van perdiendo rédito; un buen currículum, con un diseño vanguardista aderezado de un sinfín de títulos variopintos, puede ser más provechoso que una perseverante carrera profesional. Puedes llegar a ver frustrado un empleo si no acreditas un certificado de idiomas o no has cursado el "innovador" cursillo de turno.

A nuestros alumnos de Formación Profesional les insistimos en que la actitud es lo que manda en un puesto de trabajo. Que esas competencias blandas -soft skills- son más importantes de lo que piensan; pese a que su título oficial como técnico o técnico superior les abrirá unas puertas que demandan una certificación oficial y contrastada: "¿Cuáles son las habilidades más valoradas por las empresas?".
Lo que no podemos es caer en la rueda de formarse por inercia o sin buscar un aprendizaje útil para su vida laboral presente.

Luego vendrá la experiencia, que, aderezada de esa actitud profesional, es la que realmente diferencia a un buen profesional de otro ordinario. No hay más que ver a una camarera experimentada que te sirve con celeridad o a un enfermero que te extrae sangre con el máximo cuidado y sin dejarte marca alguna. La diferencia la marcan las personas con esa veteranía a la que adicionan una disposición siempre positiva.

Por favor, sigamos centrándonos en lo que más importa, inculcando esa disposición hacia el trabajo, pero sobre todo exigiendo a las empresas y a la administración que se valore en su justa medida este valor en detrimento de los títulos secundarios de turno. De hecho, las grandes empresas tecnológicas ya apuestan por contratar sin exigir títulos: "Las 15 grandes empresas que ya no exigen un título para contratar (y los motivos)".  Aún así, habrá que estar vigilantes si estamos hablando de valorar más una serie de competencias sobre otras, o se está buscando abaratar salarios.

De momento, seguiré guardando mi carpeta con ese sinfín de certificados que me pueden salvar el pescuezo en alguna ocasión.

photo credit: quasicasa⊜ Addition via photopin (license)

lunes, 17 de septiembre de 2018

25 HORAS

Envidia me producen esos cientos o miles de profesores de la educación pública que protestan en voz alta y consiguen incluso, en ciertos casos y parece que en un futuro próximo, una sustancial mejora de sus condiciones laborales; viendo reducidas sus horas de docencia semanales a unas 18 o 20 horas según la comunidad autónoma.

Por el contrario, en mi comunidad autónoma (Valenciana), seguimos y parece que continuaremos con unas jornadas maratonianas de 25 horas semanales de docencia (sin contar horas complementarias y otros quehaceres) que dificultan la actualización del profesorado y la mejora de la enseñanza en los centros concertados. Todo ello, sin contar además con las horas semanales, que, muy convenientemente, disponen la mayoría de centros públicos para aquellos docentes que llevan a cabo proyectos europeos, formación profesional dual, TIC, tutorías, jefaturas de departamento, dirección escolar, innovación, calidad, etc.

No tiene sentido alguno que, otros docentes, en este caso profesores que trabajamos en centros privados concertados y equiparados salarialmente, tengamos una carga docente y de trabajo superior -entorno a un 20-30%- en comparación con un docente que ejerce en un centro público; eso sin hablar de aquellos que tienen otro tipo de responsabilidades (jefes de estudio, directores, jefes de departamento, tutores...) sin la consiguiente reducción de jornada. Hablo con conocimiento de causa, y no es de recibo ni justo para los alumnos que un profesor/a de un centro concertado tenga mayor carga de trabajo y no pueda por ello ofrecer una mejor docencia o atención al alumno por falta de tiempo; o se vea en su defecto, obligado a desatender obligaciones familiares o personales.

Tal vez la comparación no es del todo acertada, pero a nadie se le ocurriría sugerir que un profesor interino tuviera peores condiciones laborales por el mero hecho de no haber obtenido su plaza. Otros argumentarán que el acceso a la concertada tampoco es justo, pero todos, al fin y al cabo, estamos sometidos a las mismas exigencias profesionales de titulaciones oficiales, acreditaciones de los requisitos lingüísticos u otras vainas. Además que, mejorando nuestra situación no hay ningún perjuicio para terceros, a excepción de para las arcas públicas.

Nunca he sido partidario de hablar de los "de la pública" o los de "la concertada" como dos sectores enfrentados; aunque así a veces lo percibiera en algunos foros. Más bien siempre me ha gustado conversar y conocer mejor las condiciones y experiencias de docentes de otros centros independientemente de la titularidad de estos. De hecho, me encuentro igual de cómodo en unas jornadas educativas donde la mayoría son funcionarios, que en un curso de formación específica para compañeros de un centro concertado.

Esta reclamación, quejido, lamento o más bien quemazón, lo hago en voz alta porque creo sinceramente que es hora de moverse y reclamar algo que considero razonable, y no sólo por  el agravio comparativo existente en las condiciones laborales, sino porque no podemos ejercer la docencia en unas condiciones adecuadas si además necesitamos actualizarnos, formarnos, visitar empresas, aprender idiomas, ¡innovar!, gestionar centros, establecer alianzas con otras escuelas y docentes, o todo aquello que cada vez se nos exige en un entorno ultracompetitivo.

Por lo demás, me alegro por todos aquellos docentes que consiguen, en sus centros educativos y comunidades autónomas, mejorar los ratios de alumnos por clase, disminuir las horas lectivas, aumentar retribuciones, mejores equipamientos, etc. Espero no molestar a nadie con esta modesta petición de menos horas lectivas semanales y más horas disponibles para todo el profesorado de los centros concertados y, en especial, de la Formación Profesional.

A quien corresponda.

photo credit: david_drei Turn back time - Die Zeit zurück drehen via photopin (license)

sábado, 15 de septiembre de 2018

¿DEBATIMOS EN CLASE?

De un curso a otro y de un aula a otra pueden haber muchas diferencias respecto al alumnado. Los ciclos de grado medio, con alumnos con edades entorno a los 17 años, siempre han sido más difíciles de gestionar por la falta de madurez del alumnado y la constante disrupción de unos jóvenes que precisan atención constante.

En los ciclos formativos de grado superior, con cada vez mayor alumnado proveniente de los ciclos de grado medio (ya que, desafortunadamente, no deben pasar por una prueba de acceso), nos encontramos cada vez más con la misma problemática: interrupciones constantes, no respeto al turno de palabras, no saber trabajar en silencio, desaprovechamiento de las clases, distracciones por el uso de Internet o el móvil, faltas de respeto o compostura, etc. 

Este curso, para tratar de paliar estas actitudes y mejorar ciertas competencias personales, nos embarcaremos en el uso del debate como estrategia de aprendizaje y adquisición de competencias de comunicación oral, búsqueda de información, pensamiento crítico y respeto a los demás. 

debates en el aula FP

Para ello hemos tomado los magníficos materiales del proyecto de La Debatidora, creados por Nacho Gallardo, Diego Bernal e Isabel Alconada, junto a la página web de Debates con acento en el IES Florencio Pintado. Con estas webs puedes conocer el funcionamiento pormenorizado de un debate y cómo aplicarlo al ámbito académico, así como algunas dinámicas y vídeos para iniciarse en este tema.  

En nuestro caso, añadiremos, antes de cada debate, el visionado de una película o documental, como introducción al tema en cuestión a debatir. La idea es que los equipos de debate preparen previamente el tema para defender sus posturas pero previamente se introduzca el tema a través de este documental o película que tendrá relación con los contenidos y competencias del módulo profesional; temas de actualidad relativos a la economía internacional adecuados al ciclo formativo.

El objetivo, a más largo plazo, es crear nuevos equipos de debate en otros ciclos, tanto de grado medio como superior, de modo que podamos diseñar una liga o competición pública abierta al resto de alumnos de modo que puedan presenciar los debates y conozcan la importancia de respetar un turno de palabra, permanecer en silencio durante una exposición, hablar con fundamento, sostener una tesis siguiendo un argumentario, convencer a otros o refutar afirmaciones diferentes a la tuya.

Iré contando próximamente qué tal la experiencia; esperando al menos mejorar el clima de respeto y escucha en un aula donde todos nos sentamos libres de opinar sin perder los modales o la consideración a compañeros y profesores. Entiendo que no es nada innovadora la experiencia, pero estoy convencido que la solución o la mejora del aprendizaje está en ir probando y adaptando métodos contrastados por otros docentes y escuelas; siempre en función del contexto y la etapa educativa donde ejercemos.

photo credit: Seiteshyru Schrei via photopin (license)