lunes, 13 de abril de 2015

DEPARTAMENTO DE EXÁMENES

Nos llenamos la boca con las bondades de la modernidad y la tecnología en la educación. Parece que todo va enfocado a formar futuros empleados o emprendedores con multitud de competencias técnicas. Nos encontramos cuantificando cualquier proceso y cualquier avance o retroceso del alumno. Seguimos realizando fotografías estáticas de un supuesto aprendizaje del alumno a través de una serie de exámenes, mayoritariamente escritos.

exámenes educación
Pero, ¿existe alguna empresa con un departamento que se dedique a examinar periódicamente a sus empleados? ¿la competencia o idoneidad de un trabajador se mide principalmente a través de pruebas escritas? ¿no busca la LOMCE o la OCDE una masa laboral preparada y adecuada a las necesidades del sistema productivo? ¿se consigue esta preparación y flexibilidad en el trabajo con estos ejercicios escritos?

Personalmente, mi parecer sobre la misión de la educación dista mucho de este propósito arriba mencionado; la educación NO sólo es un medio para la empleabilidad. Aún así, si estas leyes quieren ser congruentes, no podemos seguir dedicándonos a calificar superficialmente a los alumnos. Son necesarios otros sistemas de evaluación. Las pruebas de evaluación son un recurso que impiden valorar otros aspectos fundamentales en toda persona y profesional actual o futuro.

Dejar de medir todo a través de exámenes no significa disminuir el nivel de exigencia. Avanzar desde otras opciones donde se valoran más íntegramente al alumno es una necesidad bien razonable. De momento, hasta que veamos departamentos de Exámenes junto al departamento de Marketing o Financiero de una empresa -todo es posible- podríamos comenzar a sustituirlos. Exploremos las posibilidades.
photo credit: von Hedwig explores the villiain's lair via photopin (license)

2 comentarios:

  1. Bueno... Veo que tú también estás aquejado de de-formación profesional
    Malos tiempos nos corren... porque los mejores siempre vuelan
    Un saludo
    ;) Al

    ResponderEliminar
  2. Sí, malos tiempo para los que perdemos la paciencia esperando un cambio educativo más veloz. Pero bueno, hay que insistir en ello... Gracias Alfonso por comentar.
    saludos!

    ResponderEliminar