¿A QUÉ TEMPERATURA SE QUEMA UN PROFESOR?

jueves, 13 de febrero de 2020
Emulando el aclamado y popular libro de Ray Bradbury, "Fahrenheit 451", me pregunto a qué grado tiene que llegar el profesorado para comenzar a quemarse. Por mucho que popularmente se considere a la docencia como una profesión de tipos con muchas vacaciones y no demasiada faena, no es menos cierto que el profesorado lleva tiempo apareciendo en los primeros puestos del ranking de profesiones con mayor nivel de estrés (Casalnueva y Di Martino, 1994): detrás de mineros, policías, trabajadores de la construcción, pilotos de aeronaves, periodistas, dentistas, médicos, enfermeros, conductores de ambulancia y músicos.

Ignoro si este listado, veinticinco años después, tendría muchas variaciones. Apuesto, sin embargo, que los docentes podríamos escalar alguna que otra posición, visto como anda el patio desde hace ya algún tiempo. Para aquellos que convivimos en la escuela no hace falta que nos citen estudios para saber que el número de profesores quemados puntualmente o de modo crónico, no ha disminuido en ningún momento. No es raro pues que la OMS considere al profesorado más susceptible de sufrir el "síndrome del trabajador quemado" o "burnout"; reconociendo esta situación como enfermedad profesional a partir de 2022.

profesor quemado estres laboral burnout
Un burnout que, como define la OMS, "es resultado del estrés crónico en el lugar de trabajo que no ha sido manejado con éxito y que se caracteriza por tres dimensiones: la sensación de agotamiento;
distanciamiento mental con respecto al trabajo, sentimientos de negatividad o cinismo relacionados con el trabajo; y una eficacia profesional reducida". Porque no es raro ver compañeros agotados, estresados, negativos o que desempeñan su trabajo bajo mínimos por múltiples razones.

Con los años eres consciente que las motivaciones personales a la hora de desarrollar este trabajo son muy diversas. Todos no nos enfrentamos igual al día a día en las aulas y a cada nuevo curso que requiere energías renovadas. La falta o escasez de motivos para trabajar cada día, junto a unas condiciones siempre mejorables en un entorno social muy complejo, son el combustible perfecto para esta insatisfacción laboral. Los comienzos en esta profesión suelen venir acompañados de muchas ganas y proyectos a realizar con los alumnos pretendiendo incluso transformar esa parte de la educación, impersonal y competitiva, que muchos aborrecemos. Un idealismo que es difícil de mantener y que acaba demasiado frecuentemente en cierta pasividad o indolencia que puede llegar a afectar a la salud. Sin embargo, muchos docentes siguen desarrollando su trabajo de un modo profesional pese a que esa motivación inicial ya no les acompaña; tal vez esperando un cambio de rumbo fortuito o resignados a un oficio con un salario decente.

Coincido en la diagnosis que algunos autores hacen acerca del burnout del docente: "Sea cual sea la característica de la personalidad, los individuos más entusiastas y dedicados son los que presentan un mayor riesgo, ya que son los que presentarán una mayor desilusión y disgusto al comprobar la diferencia existente entre el marco ideal y real de su trabajo" (Ayuso, J.A. "Profesión docente y estrés laboral una aproximación a los conceptos de Estrés Laboral y Burnout"). Todo ello sin obviar lo que apuntan diversos estudios: "los niveles de sobrecarga laboral están positiva y significativamente relacionados con el desgaste psíquico".

¿Y qué podemos hacer al respecto? ¿Cómo afrontar a esa insatisfacción laboral que se sufre en las escuelas y repercute en la enseñanza, alumnos y ambiente de trabajo? Las soluciones pasan claramente por la reorganización del centro educativo, la mejora de los recursos materiales, la disminución del número de horas lectivas, la disminución de las ratios o la mengua de una burocracia siempre creciente, como apunta Francisco Javier Gómez, responable de Salud Laboral de STEs. Sin eludir una formación y prevención, prácticamente inexistente en la actualidad, que mejore el clima laboral y ayude a solventar conflictos dentro y fuera del aula.

Igualmente opino que es necesaria una mayor solidaridad entre los compañeros; un reparto más equitativo de aquellas tareas o proyectos comunes; un tratar de evitar esos agravios comparativos que solo ocasionan conflictos; un menor ombliguismo y cierta relativización de asuntos nimios en nuestra práctica docente. Es preciso encontrar más tiempos para vivir en común esta profesión sin necesidad de prisas, pero con eficacia, sin tratar de embarcarse en modas o tendencias educativas que ofrecen una ganancia relativa y estética solo a corto plazo. Ofrecer reflexión y autonomía a los docentes nunca esta de más para buscar remedio a la desazón laboral. Reencontrar ese idealismo es tarea complicada, más aún cuando la temperatura ha pasado el nivel permitido para continuar trabajando, de un modo profesional, con la vista puesta casi en exclusiva en el aprendizaje integral de los alumnos. Ya va siendo hora de que los bomberos se resistan.

photo credit: olgapepe Vigilando la Crema via photopin (license)

PROFESORES DE FP A SEGUIR EN TWITTER

domingo, 2 de febrero de 2020
En tiempos donde todo está mediatizado y donde lo que no se publica en las redes parece que no existe, entiendo necesario poner el foco en aquellos profesionales que tienen a bien compartir su trabajo y experiencia docente en las aulas. En nuestro caso, en la Formación Profesional, sigue siendo rara, tal vez afortunadamente, esa mediatización de los docentes o la gurificación de algunos perfiles.

La FP es una etapa magnífica para llevar a cabo metodologías y prácticas docentes con objetivos bien diferentes a las etapas educativas que la preceden o a otras equivalentes (bachillerato o universidad). En los ciclos formativos podemos aventurarnos con herramientas nuevas, materiales innovadores, contenidos en permanente actualización, proyectos con empresas, etc. Tenemos la obligación de formar a nuestros alumnos con la vista puesta en la empleabilidad, sin dejar de lado los valores y esas soft skills que son ya imprescindibles pero que siempre han sido esenciales en cualquier buen profesional. 

PROFESORES DE FORMACIÓN PROFESIONAL A SEGUIR EN TWITTERTenemos la fortuna de, al igual que en otras etapas, seguir trabajando el pensamiento crítico, la comprensión lectora, la competencia matemática e incluso tocar, aunque sea de perfil, las disciplinas humanísticas. Lo que no podemos es dejarnos llevar por las modas educativas que arrecian desde cualquier medio, sin pararnos a pensar en su validez para la Formación Profesional o sin tener en cuenta ese coste de oportunidad inevitable en un contexto donde los recursos humanos (horas de docencia) y técnicos(herramientas y materiales) son limitados por esa empantanada inversión educativa. 

El voluntarismo ha sido siempre clave para la mejora de la escuela y no debiéramos quizás estar orgullosos de ello; la vocación y la profesionalidad de una mayoría de los docentes siguen procurando ese avance de la FP que es necesario en todas las regiones del país. Contamos con muchas experiencias, ideas, formación continua, recursos, contactos profesionales o entidades que nos ofrecen mil y una posibilidades en nuestra docencia; pero seguimos contando con el mismo tiempo para dar clase y atender al maremágnum de alumnos que inundan nuestras aulas buscando encauzar su futuro.

De todos modos, siempre nos quedan referentes de donde sacar ideas, ilusión o cierta sana envidia por el trabajo y empeño que ponen en su trabajo en las aulas. Muchos otros lo hacen en silencio, perserverando discretamente, sin créditos ni estridencias, dedicando su tiempo de trabajo al aula y a sus alumnos, sin escaqueos ni excusas, de un modo honesto y cumpliendo curso tras curso con responsabilidad e implicación a este oficio tan exigente que requiere nuestra mejor versión e incontable paciencia con propios y extraños. A todos los demás, les sugiero que se pasen por las webs o las redes de estos docentes que se toman muy en serio su trabajo y tienen la amabilidad de compartirlo con el resto de compañeros que trabajamos en la Formación Profesional. Os dejo con sus cuentas de Twitter donde los encontraréis fácilmente:

  • @profesorFP: Ricardo Fernández, un buen ejemplo que marida a la perfección pasión por su trabajo y la docencia en las cocinas de la formación profesional gallega. 
  • @tonicasasola: Toni Casola, profesora de Sistemas Electrónicos que comparte sus recursos propios y todo tipo de cuestiones relacionadas con las telecomunicación y los sistemas informáticos. 
  • @jmalex: José Miguel García, un profesor accesible y abierto que demuestra sus cualidades conectando a sus alumnos con otros profesionales a través de sus módulos de comunicación y marketing. La etiqueta #CyACartuja la tiene achicharrada...
  • @pazfdevera: Paz Fernández de Vera, profesora de FOL y EIE que se harta a llevar a cabo proyectos con sus alumnos, compartiendo materiales y recursos para un módulos que requieren una gran dosis de innovación y actualización permanente. 
  • @RolMarta: Marta Roldán, profesora de FP de Industrias Alimentarias. Mucho más que sidra, quesos y pan artesano. 
  • @inedu: Bernat Llopis, profesor de la familia de Electricidad y apasionado por la robótica y la programación, además de un tipo implicado y comprometido con otras causas y proyectos.
  • @aarranzcad: Alberto Arranz, profesor del País Vasco de diseño asistido por ordenador (CAD) que comparte recursos y experiencias relacionadas no solo técnicas. 
  • @AlbertoPTFP: Alberto Romero, docente de la rama sanitaria con mucho curro y geniales vídeos en su canal de Youtube donde hace un mix de la FP, música y enfermería. 
  • @iElenaR, docente de FOL, apasionada e implicada en mil proyectos de formación que en estos últimos años han ayudado a transformar las aulas y las metodologías con nuestros alumnos. 
  • @jarevalo_FP: actualmente no ejerce como docente de FP pero lo cito aquí como el mejor ejemplo de responsable político comprometido con la FP que ha llevado a la formación profesional vasca a ser un referente a nivel internacional. Además, sigue compartiendo enlaces de interés desde su cuenta de Twitter. 

Me dejo otras muchas cuentas de docentes, sobre todo de Formación y Orientación Laboral que son el colectivo que sin duda alguna más comparte y publica recursos en abierto, siempre con la confianza de descubrir y conocer nuevos profesionales que me ayuden en mayor o menor medida a seguir aprendiendo y a ver con optimismo esta entretenida profesión. Te agradeceré, aunque ya no se lleve, si dejas alguna recomendación personal en los comentarios a este blog. 
Con la tecnología de Blogger.

.

Back to Top