DUDAS Y RETOS EN LA NUEVA FP

jueves, 23 de mayo de 2024

 A lo largo de la presentación realizada en el Congreso Innovaprofes III Edición, dirigido a docentes de Formación Profesional de toda España, he podido compartir las dudas que a estas alturas de año nos asaltan a la mayoría del profesorado en relación a la implantación del nuevo sistema de FP que arrancará el próximo mes de septiembre de este mismo año.Tras las intervenciones de la Secretaría general de Formación Profesional del Ministerio de Educación, FP y Deportes, Clara Sanz, así como la del Viceconsejero de FP del Gobierno Vasco, Jorge Arévalo, pude mostrar mi parecer en torno a los cambios que debiera significar la aplicación de la nueva Ley Orgánica 3/2022 de FP y el RD 659/2023 que ordena todo el sistema; pese a seguir a la espera, en algunas comunidades autónomas, de la ordenación específica en sus territorios. 


Conocemos bien los retos y condicionantes de este nuevo sistema en cuanto a las dificultades organizativas que suponen en los horarios docentes, así como el trabajo extraordinario que supondrá la prospección en un sistema totalmente dualizado, con nuevos módulos, programaciones y distintas formas de evaluar y aprender en un marco competencial. Un esfuerzo adicional para transformar la FP que requiere mayor información y formación para los docentes y las empresas, recursos materiales y un horario que permita un trabajo coordinado a nivel intermodular; así como la necesaria actualización técnica y pedagógica de la docencia que ofrecemos. 


Por suerte, partimos de una FP con mucha historia detrás, con grandes profesionales que han ayudado a alcanzar el éxito actual de la misma, y unas metodologías y formas de trabajo que van haciendo mella lentamente en un sistema que requiere cambios adaptados a las nuevas tecnologías digitales y a los sectores profesionales que nacen o se transforman. Aún así, es necesario compartir mucho más los recursos disponibles, disponer de modelos para programar actividades de aprendizaje, plantear una formación docente rigurosa y basada en evidencias, y establecer planes estratégicos a nivel de centro con la autonomía y flexibilidad que la normativa permite. No se trata de hacer lo mismo que hasta ahora, añadiendo más horas lectivas o formación en los centros de trabajo. 


Por ello son también necesarios este tipo de encuentros y congresos para reflexionar y compartir éxitos y fracasos que se llevan a cabo en otros centros de Formación Profesional a lo largo del país. Experiencias como las del País Vasco, Galicia, Castilla La Mancha, Valencia, etc. que se han mostrado de la mano de docentes inquietos de FP que entienden la educación como una mejora continua de la enseñanza y los aprendizajes.  


Indudablemente, el centro de atención de este nuevo sistema de FP sigue siendo el alumnado. Además del profesorado, que somos los que realmente tenemos la opción de seguir transformando la vida de las personas, son los estudiantes los que deben ganar con estos cambios sin necesidad de asfixiar al profesorado. Una dualización sensata y una programación actualizada, junto a buenos recursos materiales, deberían con el tiempo dar los frutos deseados. Ahora solo falta que las administraciones nos acompañen y apoyen con la inversión y visión suficientes para transformar un sistema que funciona siendo mejorable. 


Os dejo a continuación con la presentación realizada que probablemente se publicará también en un vídeo con la ponencia incluida (lo añadiré en cuanto esté disponible):


MATERIALES Y FORMACIÓN PARA EL PROFESORADO DE FP

miércoles, 15 de mayo de 2024

 


No hay manera. Puede haber avanzado mucho la Inteligencia Artificial, las comunicaciones digitales o tener redes sociales hasta para aburrir o presumir de ellas; pero seguimos viéndonoslas cada vez que aparecen contenidos y competencias nuevas en los módulos actuales o futuros que están por venir. Al final, parece que debemos confiar en la labor editorial donde otros docentes y profesionales reflejan lo que ese currículo inabarcable nos demanda para nuestras programaciones. Porque montar materiales nuevos o actualizar los presentes, junto a formarse en habilidades que tengan sentido para el estudiante, requiere de un tiempo que el curso académico no suele dispensar. 

 

Podemos despotricar de esas resultados de aprendizaje que la ley nos exige, pero, a fin de cuentas, ahí seguimos tratando de aterrizar unos criterios que son difíciles de plasmar en un aula repleta de jóvenes bulliciosos con intereses diversos. Lo que no me explico es la falta de colaboración entre centros educativos y profesores de las mismas especialidades a la hora de diseñar esos materiales que también podrían ser elaborados y retribuidos a sus autores desde la propia administración educativa. Estoy convencido de la valía que muchos docentes de FP experimentados atesoran para llevar a cabo esta labor. Lamentablemente, parece que el nuevo sistema de Formación Profesional no contempla este asunto y seguiremos buscándonos la vida como hasta ahora.


Cuestión aparte es la oferta formativa para el profesorado. El número de cursos ofertados es ingente, pero los filtros son escasos. Acostumbramos a recibir multitud de comunicaciones sobre formación docente de todo tipo. Y la moda educativa manda. Igual unos años toca coaching que ahora estamos con la IA. Disparamos a todo lo que se mueve con poca reflexión sobre formadores u objetivos del curso. Y así es difícil acertar. Evidentemente cada profesor tiene sus carencias y necesidades formativas, pero son necesarias unas líneas estratégicas, criterios y selección rigurosa para no perder tiempo en recursos intrascendentes o incluso contraproducentes para el aprendizaje. 

 

En mi opinión, y a nivel transversal para el profesorado de FP, deberíamos incidir en aquellos recursos que faciliten el aprendizaje del alumnado contando con la investigación educativa; también son necesarios más espacios y tiempos para un trabajo en equipo sistematizado de los docentes de cada ciclo formativo, contando con las bondades que nos ofrecen las distintas metodologías y herramientas a nivel organizativo; las competencias digitales también son valiosas si realmente sirven para mejorar nuestra productividad o facilitar competencias útiles para nuestros alumnos (el currículo del futuro módulo de digitalización me parece poco práctico y realista para FP); así como son necesarios más debates o encuentros educativos que nos inspiren en un momento donde la complejidad de los estudiantes y del entorno no facilitan esa motivación que requiere cualquier trabajo. Y el nuestro no es uno cualquiera. 

 

Ahora llega un junio más apretado que nunca para la FP. Seguramente comenzaremos un nuevo curso con todo cogido con pinzas y despotricando de los cambios que nos han venido de sopetón. Quizás sea un momento perfecto para compartir esos materiales que nos toca diseñar y que luego se apolillan en nuestras taquillas digitales. A pesar de los aprovechados o faltos de atención a la hora de mencionar su autoría. Tal vez, con las facilidades tecnológicas que ahora disponemos, podamos publicar esos portafolios digitales, páginas web, repositorios o incluso blogs personales donde mezclar reflexiones, malas o buenas experiencias educativas. Sin pudor ni sin ese síndrome del impostor que suele extenderse entre los más preparados. Ojalá.

AMENAZAS U OPORTUNIDADES DE LA NUEVA FP

miércoles, 24 de abril de 2024

 

amenazas u oportunidades de la nueva FP
 

Pensamiento crítico, salir de la zona de confort, resiliencia, reinventarse, soft skills, competencias, upskilling o reskilling... todos estos términos tan manidos parece que van a ser puestos a prueba con el nuevo sistema de Formación Profesional que pronto se nos viene encima. Sin contar con el verano de por medio, en poco más de dos meses, deberemos haber comenzado a adoptar una serie de cambios que pretenden flexibilizar la FP y dualizarla completamente; incrementar su internacionalización, extender una innovación aplicada, acercarla al mundo laboral, fortalecer la orientación o actualizar la enseñanza y los aprendizaje; mientras además se reorganizan académicamente los centros educativos con un nuevo sistema de grados y diferentes módulos. 

 

Lamentablemente, los cambios que vienen con la nueva normativa (ver artículos en Caixabank dualiza sobre la nueva Ley) causan más temor que ilusión entre gran parte del profesorado. Tendemos a querer conservar el statu quo y vemos como una amenaza cualquier cambio que nos venga impuesto desde arriba. Sin embargo, la nueva FP, que ha sido poco o mal vendida entre el profesorado de gran parte del país, debiera ser una oportunidad para reconvertir muchas de las carencias e imperfecciones que llevamos cursos arrastrando y que paralizan la formación que ofrecemos. Entonces, ¿dónde está el problema? La normativa estatal, con sus más y sus menos, nos concede una flexibilidad que hasta ahora no teníamos y que nos impedía avanzar; ahora nos muestra unos ejes básicos que debieran facilitar una nueva Formación Profesional más avanzada y competitiva. 

 

No obstante, son las comunidades autónomas las que tienen ahora la pelota sobre su tejado. Saber aprovechar sus competencias y trasladar la visión de este modelo de FP que apuesta por la innovación, la internacionalización, la orientación, la digitalización, la dualización y el emprendimiento, no es tarea fácil y va a depender muchos de sus responsables educativos. Seguramente veremos demasiadas diferencias entre unas regiones y otras, así como la desigualdad en los recursos disponibles continuará siendo ilógica. Lo que no cabe duda es que todos estos cambios deben ser afrontados contando con los centros y su profesorado, dentro de una estrategia que incluya una formación y actualización integral de las plantillas en sus líneas públicas y privadas concertadas. 

 

Solo nos queda esperar el mejor desarrollo autonómico y un cambio de cultura a la hora de diseñar la ordenación y organización académica de los ciclos formativos y el resto de grados de FP. Ahora todo son conjeturas. Ojalá nos tomemos la implantación de la nueva FP con la tranquilidad que Jorge Arévalo, viceconsejero de Formación Profesional del País Vasco, nos anima a tener a la hora de introducir cambios o desandar el camino cuando sea necesario (excelente su entrevista al respecto de la nueva ley de FP en el programa radiofónico "FP Visible, FP de Calidad"). Una cosa es cumplir con la ley y otra es no entender que su aplicación, con el tiempo que vamos a disponer, va a complicar su ejecución completa y adecuada. Paciencia e ilusión a partes iguales van a ser muy necesarias. 


Confiemos en que no cunda el desencanto ni un desfallecimiento prematuro antes de comenzar esta nueva andadura de la FP que pronostica un par de cursos inciales complicados. No perdamos la ilusión por transformar esta etapa, contando con el profesorado como eje principal de su desarrollo, y buscando la reorganización y transformación más allá de unos cambios superficiales sujetos a otros intereses. Y, de paso, busquemos modelos de referencia y adaptemos las condiciones de los distintos sistemas de FP de cada comunidad autónoma española, en aras de una equidad en la oferta formativa que recibe nuestro alumnado a lo largo y ancho del país. No nos quedemos en la mera redacción y lectura del boletín oficial respectivo. Es amplio el margen de mejora en la FP.

CÓMO HACERSE RICO EN FP

domingo, 21 de abril de 2024

 

CÓMO HACERSE RICO EN FP

Hacerse rico es una vieja y eterna aspiración del ser humano. Probablemente, al igual que sucede con el bestseller de dudosa eficacia "Padre rico, padre pobre", si publicásemos un manual dirigido a jóvenes estudiantes de FP que desean hacerse millonarios, el éxito de ventas sería inmediato. Quizás tampoco sería mala idea editar un libro para docentes de Formación Profesional que buscan fortuna más allá de sus módulos... El maldito dinero. Pero esto no va de criptomonedas ni de influencers que emprenden. 


En cualquier caso, pese a la galopante pérdida de poder adquisitivo, podemos estar agradecidos de disfrutar de una profesión rodeada de jóvenes que nunca envejecen y que cada curso tienen algo nuevo que aportarnos a una vida que nos pisa los talones. Aunque luego, a la hora de pagar recibos, olvidamos las ventajas que nos ofrece esta ocupación. Porque, más allá de las envidiadas vacaciones o de la autonomía que disfrutamos a la hora de enseñar, la docencia ofrece satisfacciones personales que se materializan en el éxito de muchos de esos alumnos que pasan por nuestras aulas. Estudiantes que, probablemente, tampoco se forrarán en sus futuros empleos pero tendrán mejores herramientas para afrontar un mercado laboral exigente que no suele regalar oportunidades a los menos preparados. O simplemente descubrirán la valía que acaparan. 


Una cualidad de la FP es tener los pies en el suelo. Prometer fortunas o sueños fantásticos no es algo inherente a estos estudios. No hace falta que nos digan que salgamos de la zona de confort si queremos destacar profesionalmente, ni es necesario tampoco perseguir sueños con la cantinela de si quieres tú puedes. Los estudiantes deben ser conscientes del esfuerzo que implica, para los comunes mortales, obtener algún logro y la perseverancia que suponen ciertas metas sin garantía de éxito. A pesar de las ventajas o desventajas que unos u otros acumulan en la casilla de salida. Luego, si hay suerte, puede que te toque la lotería; ya sea en forma de un trabajo estable, bien remunerado y condiciones dignas; o con unos buenos compañeros y ejerciendo una labor que te apasiona o, al menos, te resulta gratificante. ¡Qué importante una buena orientación académica que les descubra ocupaciones profesionales satisfactorias!

 

Ser rico también significa ejercer una profesión donde te sientes valorado. Es evidente que del salario emocional no se vive y menos aún de esas modas conjugadas en inglés que solo esconden precariedad para sus followers. El engaño de la apariencia es un atractivo potente para jóvenes ansiosos de euros o de los likes que nos regalan para nutrir el ego. No hemos sabido vender la cultura ni la defensa de unos derechos laborales donde importe tanto ser exigente con uno mismo como con las condiciones que otros deben disfrutan. No me extrañan ciertas ansiedades. 

 

Ni esos improbables millones de euros ni los miles de contactos por las redes van a cimentar una vida personal y profesional; una existencia prevista de altibajos que será más llevadera si hemos aprendido a buscar y conservar esos asideros que no se compran ni se venden. Nuestros estudiantes serán más ricos cuando comprendan el valor de las personas que nos acompañan gratuitamente o sepan dedicar su tiempo a actividades relacionadas con la cultura en un sentido humanista. Eso es diferenciación real. Luego no quedará otra que seguir trabajando y agradecer lo recibido por quienes nos acompañan. 

 

Foto de Travis Essinger en Unsplash

LA NUEVA FP: LECCIONES DEL PASADO

martes, 19 de marzo de 2024

 


 

La FP tiene una larga historia. Podríamos remontarnos a los neandertales con su enseñanza especializada en el proceso de tallado de piedras; o a esos primeros proyectos (progetti) del siglo XVI donde el alumnado diseñaba planos y calculaba costes de posibles construcciones:

Así que al cuerpo docente se le ocurrió proponer una tarea compleja que permitiese al alumnado mantenerse vinculado con el currículo. Esta tarea debía ser tan real como fuese posible, pero con el grado de reto necesario para fomentar/exigir el estudio y la superación constantes.

                                                                                "La educación es otra historia" Fátima Mª García Doval.


Sin embargo, la FP es una etapa educativa poco mitificada que ha avanzado enormemente y en un escaso periodo de tiempo: tasa de matriculaciones creciente, variedad en la oferta de titulaciones, recursos disponibles (becas, tecnologías, digitalización), nuevos centros de FP, etc. En los últimos años, hemos pasado de una FP destinada básicamente a estudiantes abocados al fracaso escolar, a ser una opción donde caben todo tipo de perfiles que buscan una vía de acceso al mercado laboral o para aquellos que no encuentran el estímulo personal suficiente en otras etapas más académicas. Afortunadamente, ya no miramos con añoranza esas otras épocas donde la FP se dirigía casi únicamente a un tipo de alumno con unas circunstancias personales o sociales vulnerables. 


Lejos quedan los años 70 del siglo pasado, donde la FP1 y la FP2 nacieron como el primer intento de conectar formalmente la FP con el sistema educativo. Tanto entonces, como después con la LOGSE en los años 90 del siglo XX, se consiguió aumentar el número de estudiantes que optaban por la FP al finalizar la educación obligatoria. Todo ello, a pesar de los cambios que supusieron pasar de una FP más academicista y poco vinculada a las necesidades del sistema productivo a otra de carácter modular donde la formación en las empresas ha sido un factor determinante. La creación de los ciclos formativos con la LOGSE y la LOE trajo muchas necesidades de adaptación tanto del profesorado (ahora más especialista) como de la forma de trabajar en el aula a través de contenidos y competencias diferentes (desaparecieron las asignaturas tipo matemáticas, física y química, lengua española, educación física, etc.) Sin contar con las mil y una modificaciones en cuanto al acceso o promoción a otras etapas educativas o entre los distintos ciclos de grado básico, medio o superior. Las facilidades para promocionar o transitar entre etapas era más restrictiva.

 

De cualquier modo, todavía continúan ciertas reticencias en las familias para optar por la FP en lugar de por otros estudios (bachillerato o universidad), pero, sin duda, nada que ver con el escenario que hace poco más de veinte años afrontaban los jóvenes. No podemos negar que la FP ya no es solo una moda y que el esfuerzo inversor ha dado su resultados tanto a nivel de promoción como con la creación de nuevas plazas. A pesar de que seguimos 10 puntos por debajo de la media de la UE en estudiantes matriculados en FP. La oferta de plazas acabará reordenándose por una simple cuestión de eficiencia económica; ya sea por el aumento de la oferta privada como por la ausencia de estudiantes en determinados perfiles técnicos muy demandados por las empresas. Una eficiencia que debe mirar siempre de reojo el contexto de cada territorio y cada centro educativo. 


Ahora, con la nueva FP a las puertas, y con la consiguiente preocupación que conllevan los cambios sustanciales que nos depara, deberíamos mirar con cierta perspectiva esa FP de la que venimos. Tal vez sería necesario hacer un ejercicio realista de recuerdo; buscar el testimonio de esos pocos profesores que aún quedan y que anduvieron dando clase en esa FP1 y FP2 y que transitaron hacia los ciclos LOGSE o los actuales LOE con mucho esfuerzo. Quizás su memoria, junto a los datos que tenemos de cómo han evolucionado nuestros estudios y la inserción sociolaboral que ahora ofrecen, nos ayudarían a plantear con más optimismo una nuevo sistema de FP que debiera acercar aún más el mundo profesional a la escuela. Todo un desafío con la dualización integral que se asoma a la vuelta de la esquina.

Lo genuino no es agachar las rodillas para reverenciar y añorar imperios extintos o conceptos inamovibles, sino usarlas para caminar y avanzar. 

                                                                                                     Irene Vallejo. El País.10 de marzo de 2024

 

Parece que acabaremos añorando ese confort del que nos pedían repetidamente salir. La clave: seguir trabajando por el bien del alumnado. 


Foto de Meizhi Lang en Unsplash

INFOGRAFÍA: LA NUEVA FP

sábado, 9 de marzo de 2024

A raíz del artículo en este blog sobre los nuevos currículos y módulos de la nueva FP que llegará a nuestras aulas a partir del curso próximo 2024-2025, os dejo aquí con la siguiente infografía donde se resumen brevemente los cambios más sustanciales que se prevén. A falta de la ordenación que está por publicar y concretar desde cada una de las comunidades autónomas.

 

Lo que el nuevo sistema de Formación Profesional nos anticipa son muchos cambios a nivel organizativo, horarios lectivos, mayor flexiblidad y, esperemos, más recursos para preparar y actualizar los módulos.

 

LA NUEVA LEY DE FP


Con la tecnología de Blogger.

.

Back to Top