CARTA PARA ALUMNOS DE FP A MITAD DE CURSO

jueves, 1 de diciembre de 2022
Muy estimados alumnos:

La pandemia, la edad, la incertidumbre, el desasosiego, la falta de ganas, las dudas o problemáticas personales... son muchos los motivos por los que algunos os podéis sentir desganados o poco implicados en este nuevo curso. La Formación Profesional también os prometía mucha práctica y algo más de facilidad que otros estudios; aunque la realidad demuestra que es necesaria cierta constancia en vuestro trabajo para obtener buenos resultados. Y la perseverancia se valora mucho tanto en la FP como en vuestra futura vida laboral. Y eso cuesta lo suyo.

 

Cumplir un horario y vencer la pereza cada mañana es el pan nuestro de cada día en cualquier profesión. Entrenarse para ser cumplidor, mostrar interés, mantener intactas las ganas de aprender, preguntar, ofrecerse o no despotricar constantemente, son acciones y actitudes que seguro te ayudarán a crecer profesionalmente y enfocar un futuro profesional siempre complejo y variable. La buena noticia es la edad que tenéis. Una edad con un dilatado espacio de tiempo por delante que podéis aprovechar o quemar a vuestro antojo. 

 

Leed, viajad, seguid aprendiendo, trabajad en el extranjero y haced todo aquello que, probablemente, luego será más difícil cumplir a causa de esas responsabilidades o relaciones que nos van atando a un territorio determinado y no siempre palpable. Llenad la mochila de experiencias, y no solo de dinero, con el fin de crecer personalmente y tener algo que ofrecer a los que nos acompañan y a aquellos que vendrán detrás. Sin olvidar ni perder de vista esos ideales que acaban empañados por los años a consecuencia de un pragmatismo que inunda la vida adulta. 

 

Pero aún queda curso por delante: prácticas por comenzar, con una FCT que causa cierto respeto pero que significará la guinda final de vuestro ciclo formativo. Y cuanto más estudiamos y más preparados estamos técnicamente, mejor afrontamos esta etapa. Es ahora el momento de rematar cada uno de los módulos, de demostrar interés, a veces apagado por el ruido de las distracciones que nos rodean o las situaciones personales que cada uno tenéis, de mostrar una buena disposición al profesorado para que puedan recomendarte en el futuro y cuenten contigo en cualquier ocasión que acontezca.

 

Porque cada hora de clase que pasa es una oportunidad de aprender algo nuevo que puede os resulte valioso en un futuro. Y el destino es caprichoso. Las circunstancias son cambiantes y muchas veces aterrizamos en determinadas situaciones o lugares por una simple casualidad: una competencia que solo yo poseo, mi carácter, un elogio de un tercero, una buena impresión... Y hay que estar ahí para tener más números en esa ingobernable ruleta de la vida. Porque se nos escapa la existencia en esa pantalla que nos estafa y en unas inercias cómodas.


Quedan pocos meses para finalizar un ciclo. Un ciclo que nos llevará a otra etapa de estudio o de trabajo. Un ciclo para seguir pensando en las posibilidades que se os presentarán el próximo año; sin perder de vista esta FP en la que tenéis la suerte de estar enrolados junto a buenos compañeros y un equipo docente preocupado y ocupado en vuestra formación integral. 

Tienes tiempo para estudiar y de paso valorar todas las opciones: indaga, navega, pregunta y muévete antes de tomar cualquier decisión académica o profesional. Pero trabaja y estudia con ánimo; no solo para destacar sino también por pura satisfacción personal. Sigue entrenándote, quedan semanas en las aulas y talleres, para afrontar con mejores expectativas tus prácticas y un próximo empleo. 


Cada uno de vosotros tenéis unas virtudes que conviene aprender a resaltar; así como unas imperfecciones con las que batallamos toda la vida y que debemos tratar de pulir con voluntad. Se acaba la hora de hacer el idiota o buscar pasar de puntillas hasta la próxima ocasión. Ya es tu turno para, sin dejar de conservar las ilusiones, aterrizar e ir rozando ese futuro ambiguo pero esperanzador con el que os tocará bregar. Mucho ánimo y cuenta conmigo.

 

carta para alumnos de fp a mitad de curso

RECURSOS Y MATERIALES PARA DISEÑAR PROYECTOS (ABP) EN FP

sábado, 26 de noviembre de 2022

Es difícil encontrar en la red buenos ejemplos y recursos adecuados y específicos relacionados con la Formación Profesional. Más aún si estamos buscando algún material concreto para nuestros módulos y ciclos formativos. Parece incluso que el gusto por compartir ha pasado a mejor vida y volvemos sin remedio a guardar con celo cualquier recurso propio, no sea que alguien se aproveche del mismo y encima no tenga la deferencia de citarte. O nos debemos creer muy únicos o no nos da satisfacción que otros disfruten de unos materiales que, a la postre, serán útiles en la formación de otros muchos alumnos.

 

En cualquier caso, y predicando con el ejemplo, para aquellos interesados en el diseño de proyectos de aprendizaje en Formación Profesional, o Aprendizaje Basado en Proyectos (ABP) en FP, os dejo con un recopilatorio de recursos que me resultan útiles en mis módulos y que pueden ser de interés para aquellos que se encaminan hacia el ABP de un modo más riguroso o metódico, o quieren profundizar algunos aspectos de sus proyectos (herramientas, evaluación, competencias, bibliografía...).

 

Para ello, en la siguiente web he recopilado aquellos materiales que nos pueden servir a la hora de diseñar un proyecto tanto a nivel modular como interciclos. Puedes encontrar ejemplos valiosos de proyectos en FP  realizados en otros centros educativos, así como herramientas que ayudan a diseñar nuestro proyecto teniendo en cuenta las competencias y resultados de aprendizaje que deseamos trabajar en el aula. 

 

Recursos para diseñar proyectos de ABP en FP

 

Las siguientes plantillas, elaboradas con la ayuda de hojas de cálculo, pueden también ser útiles para sistematizar el diseño de tus proyectos y realizar más fácilmente su programación. Una parte previa a la ejecución de cualquier ABP, siempre necesaria, que nos facilitará el desarrollo y valoración posterior de nuestro diseño. 

 

Plantillas para programar un ABP en FP 

 

En los tiempos de crispación educativa que corren, podríamos discutir y debatir sobre la pertinencia del Aprendizaje Basado en Proyectos, Retos o Problemas, en la educación actual. Un tipo de aprendizaje que no está reñido, y que complementa, cualquier otro método de enseñanza (como queramos llamarlo: magistral o tradicional); y que principalmente aporta motivación y un acercamiento al entorno real desde nuestros módulos gracias a esos recursos externos que lo enriquecen. Proyectos que buscan la memorabilidad y la curiosidad por el aprendizaje, así como proporcionan una visión conjunta de los módulos del ciclo formativo y un trabajo en equipo de los docentes y estudiantes de la titulación. Un modo de aprender y enseñar que, si se realiza con creatividad, acierto y rigor, facilita la implicación del alumno en su formación, más allá (y sin menospreciar) de lo que unos exámenes o libros de texto puedan aportar. 

 

Espero que os resulten útiles.

 

RECURSOS Y MATERIALES PARA ABP EN FP

Foto de Saad Salim en Unsplash

VOLVERÁN LOS BLOGS EDUCATIVOS

domingo, 20 de noviembre de 2022

👉LISTADO COLABORATIVO DE BLOGS EDUCATIVOS

 

Ahora que se anuncia la defunción anticipada de Twitter por esa masa de agoreros que la frecuentamos, siempre nos queda aquello de buscar la oportunidad en los momentos de adversidad (si es que podemos tildar de desastre la desaparición de una red social). Pese a que esas esquelas anticipadas constituyen tal vez la renta que su patrono esperaba en forma de alimento para el ego y publicidad gratuita. Pero, volviendo a la ocasión que ahora tenemos, y no hablo de buscar una nueva red social donde seguir despotricando como actividad principal, creo que es un buen momento para volver a unos blogs que habrían adquirido ya la categoría de artefactos vintage al igual que los vinilos o los carretes de fotografía de creciente demanda. 

 

Los que todavía persistimos en nuestra actividad bloguera somos una suerte de Kodak que siguió manteniendo su producción de rollos de película pese a la invasión digitalizadora de la fotografía y que ahora ha visto aumentada la venta de carretes. El tiempo parece habernos dado la razón y, no enterrar los blogs en su día, nos permite no necesitar su desentumecimiento. No me extrañaría que pasara algo similar con los blogs,  mientras paseamos por un Twitter donde ya son mayoría los tuiteros de la generación Z (nacidos entre 1997 y 2012), en un medio que también permite el desahogo contestatario y tiene su vertiente retro, a lo WordPerfect.

 

Volviendo a los blogs. A nivel educativo quedan pocos autores que siguen alimentando sus bitácoras personales. Los premios a los blogs están en desuso ante otros formatos de consumo más rápido y fácil difusión. Los tiktokers, instagrammers o los facebookers (en peligro de extinción), solo tienen facilidades para mostrar sus creaciones. Lograr la atención del visitante, sin aburrir, en un artículo con más de mil palabras es una misión difícil. Puede que la prensa en papel, otra gran ignorada entre los jóvenes e inusual entre sus mayores, se vuelva de moda y logre un retorno a la lectura de artículos de mayor extensión sin un clic de por medio, un meme o un vídeo corto. Tal vez, los amantes de la nueva red BeReal, gusten también de hacerse fotos mientras hojean su diario favorito o escriben sus artículos en un blog digital tratando de no perder esa autenticidad alejada de lo mainstream. Incluso puede que volvamos a compartir recursos mientras blogueamos sin preocuparnos de nuestros acólitos ni de emitir sentencias educativas; tan solo por el gusto de dar nuestra visión profesional desde el aula, con o sin tarima y pese a lo que nos une y nos separa.


En cualquier caso, los amantes del marketing están de enhorabuena. Dentro de las competencias digitales  emergentes y más demandadas tenemos el blogging y la redacción de contenidos. Un síntoma de lo valiosas que resultan las competencias relacionadas con la lectura y escritura en un mundo preparado para el consumo inmediato, fugaz y preferentemente audiovisual. Y me pregunto: ¿han sido la lectura y la escritura las grandes derrotadas en la escuela actual?, ¿no hemos sabido o querido fomentar el placer por leer más allá de las obligatorias lecturas escolares? Ya no tenemos excusa, al menos en Formación Profesional, las competencias que conlleva mantener un blog son apreciadas en el mercado laboral: crear contenidos originales para atraer lectores en Internet que a su vez incremente la facturación. El mundo del SEO es un buen socio para la redacción de artículos en un blog. Un planeta enrevesado que requiere constancia y gusto por la escritura, si buscamos aumentar las visitas, así como ciertos conocimientos para optimizar la estructura y el diseño digital del blog.

 

Las plataformas que ofrecen un alojamiento para el blog son numerosas. Es un lástima que desde Google no hayan mejorado ni ampliado las opciones que ofrecen con Blogger, su herramienta gratuita, pero también es posible, si tienes ganas de trastear, comenzar con alternativas más complejas y visualmente más atractivas: Wordpress o Medium. Pese a que lo realmente importante pasa por perseverar y no abrir un blog como el que se apunta a un gimnasio en enero. Es necesario mantener cierta rutina y plantearse un ritmo mínimo de publicaciones factible (¿unas, dos o tres entradas mensuales?) con una extensión adecuada. Si tras estas líneas te atreves a crear un blog, retomar el que en su día creaste o dejar simplemente constancia del que ya mantienes, te animo a dejar el enlace en el siguiente archivo abierto al público:  

 

LISTADO COLABORATIVO DE BLOGS EDUCATIVOS

 

¡Larga vida a los blogs! 


volverán los blogs educativos



MENOS YOUTUBE, MENOS GOOGLE Y MÁS CLASE

miércoles, 9 de noviembre de 2022

Ahora que algunos jóvenes comienzan a utilizar TikTok o Instagram como si fueran un buscador, se hace más necesario que nunca saber explicar bien las cosas. Y no. No vale con poner un vídeo de Youtube en clase o dejar que los alumnos se busquen la vida hasta dar con el videotutorial de turno. La presencialidad de los estudios, sobre todo a edades más tempranas, nos obliga afortunada e irremediablemente a enseñar de viva voz cómo se lleva a cabo un proceso de caracter técnico, definir un concepto, tener la actitud y formalidad adecuada, debatir un tema o gestionar los equipos de trabajo en el aula. 

 

Y en FP no ibamos a ser menos. Pese al auge de la enseñanza online (más orientada a personas con mayor madurez personal con obligaciones personales y profesionales) no podemos montar una clase únicamente  a través de vídeos. Ya no es solo una cuestión de eficacia de la docencia, sino también una cuestión de eficiencia de nuestro tiempo. Grabar, editar y publicar un vídeo con cierta calidad requiere un tiempo que no solemos disponer o que detraemos de otras tareas más valiosas para la enseñanza. El formato vídeo puede ser un buen soporte para complementar ciertos contenidos que, con caracter profesional,  publican empresas u otras entidades; así como para dar la opción al alumno a profundizar en aquellos temas que por falta de tiempo no podemos desarrollar en mayor medida. Aún así, con las dinámicas de atención actuales, es difícil lograr que visionen vídeos de larga duración. Personalmente, yo soy cada vez más incapaz de visionarlos, a no ser que me los ponga únicamente en formato audio y mientras realizo otra actividad. 

 

Hace unos años el formato vídeo era una herramienta eficaz por la novedad que suponían. Hoy en día, con una población hiperconectada, con unos auriculares inalámbricos que parecen prótesis permanentes, asombrar y llamar la atención es una tarea inalcanzable. El metaverso, la realidad aumentada o la realidad virtual puede que acaben como esas cintas de VHS que antaño cumplieron su papel y que ahora solo encontramos en un mercadillo. Más inventos para consumir contenidos pero que poco alimentan nuestra capacidad creativa si no se diseñan y utilizan convenientemente. La hiperconexión tal vez acabe provocando un efecto secundario: la necesidad imperiosa de docentes que sepan transmitir y conectar con el alumno (perdón por la perogrullada). Un acople que no se logra con vídeos de Youtube ni otras simplezas que consumimos en las redes sociales aderezadas del anglicismo habitual para vender más. Incluso algunos caeran en la cuenta de la mayor agilidad que supone comprender unos contenidos o procedimientos cuando se es capaz de leer un texto con cierta velocidad: ¡para que visionarlos o reproducir audios acelerados! Y no es mi intención quitar valor a unos buenos materiales multimedia. 


Con suerte, y sin ser nada nostálgico, se pondrán de moda esas clases donde hay momentos de escucha; donde se puede conversar con cierta profundidad; donde la autonomía de los alumnos venga dada tras una buena lección en la que buscamos conectar con el estudiante despertando su curiosidad por el aprendizaje. Conjuntadas, sin duda alguna, con emoción y afecto. Ya sé que es un mundo ideal, pero aún quedan profesores, como leía recientemente en un tuit, que se atreven a buscar la verdad, la bondad y la belleza junto a sus alumnos.  Objetivos loables, no para todos, y que no cuadran con una educación basada en el visionado de vídeos en YouTube o en las búsquedas aleatorias e incesantes en Google: una tramposa autonomía. Estas herramientas pueden ayudar (al igual que un buen libro de texto), pero no ser los cimientos de una buena educación y formación profesional. 

 

 

Luego nos chocaremos con los estudiantes disruptivos, con los perezosos o con aquellos que nos llegan sin haber aprendido a estudiar, tomar notas, dar importancia a la lectura o ser capaces de organizar su aprendizaje (los que más nos necesitan). Consecuencias del desánimo profesional, del atracón de unidades didácticas y de los bandazos pedagógicos y normativos que sufrimos. Tal vez, con tanto vídeo, dejamos de lado bien temprano una serie de habilidades y competencias que los adolescentes debieran ser capaces de desempeñar y que no solo se contemplan en los libros de texto y en los respectivos exámenes. Quizás, el ardor digitalizador ha empañado esos objetivos loables y esa utopía que solía ser esencial en la educación de los más pequeños. Puede que hayamos digitalizado por encima de nuestras posiblidades y sin atender al desarrollo y evidencias sobre niños y adolescentes (Escritura manual o en teclado: ¿puede influir en el desarrollo de la lectura?). En cualquier caso, con los mimbres que ahora tenemos, no debemos ceder ante una falsa modernización que solo atonta e insistir, aunque cueste, en la búsqueda de la atención continuada de los alumnos, con o sin artificios. 

El agotamiento lo tenemos garantizado, mucho ánimo. 

 

MENOS YOUTUBE MENOS GOOGLE Y MÁS CLASE

LA ANSIEDAD EN LAS AULAS

lunes, 7 de noviembre de 2022

Problemas de las postpandemia o consecuencias de un exceso de consumo de ansiolíticos (el 11% de la población los toma): los cuadros de ansiedad y estrés son frecuentes entre los jóvenes estudiantes. No es raro necesitar atender a un alumno por alguno de los síntomas que ocasiona la ansiedad (taquicardia, opresión en el pecho, llanto, náuseas, mareo, agobio, rigidez...). Trastornos que, como docentes, atendemos del mejor modo posible pero para los que necesitamos algunas orientaciones básicas con el fin de dar una primera respuesta. 

 

Evidentemente, nuestra labor docente no nos faculta para una atención sanitaria ni un diagnóstico psicológico. Sin embargo, con la ayuda de profesionales especialistas podemos ofrecer una primera atención para luego derivar, según el caso, a los servicios correspondientes de salud mental. Unos servicios que sabemos saturados en la sanidad pública y que a nivel escolar recaen básicamente en unos departamentos de orientación también abarratodas y congestionados por la burocracia habitual. Las medidas de inclusión educativa en la FP, al igual que otras etapas educativas, deben contemplar estos recursos de demanda creciente; así como una preparación y dignificación del profesorado tutor. Los tutores no somos especialistas en bienestar emocional ni tenemos normalmente los recursos necesarios para dar una debida atención. 

 

En algunos centros educativos tenemos la suerte de contar con psicólogos y/o sanitarios que pueden responder a crisis de ansiedad graves; así como podemos recibir de su mano orientaciones para ese primer momento donde el chico o chica afectados necesitan ser atendidos. Unos auxilios que, como muchos compañeros relatan, son necesarios ante los problemas de autogestión que tienen muchos jóvenes o la carencias que arrastran en la comunicación con su entorno más cercano y que les dificultan su relaciones personales y profesionales futuras. Aprender a respirar, calmarse en un entorno adecuado y enseñar controlar esa ansiedad por sus propios medios son parte de esos "primeros auxilios". 


Me atrevo a recomendar los recursos que ofrece Iris Pérez Bonaventura, psicóloga clínica, tanto para jóvenes como para adolescentes, padres y docentes, sobre la salud mental. De interés esta entrevista con ella en un podcast y su libro con herramientas y habilidades destinado a jóvenes para afrontar la ansiedad, el estrés o los ataques de pánico:  "Ansiedad: a mí también me pasa". Las redes sociales, el ritmo de vida y los problemas con la educación en casa parece que nos auguran un incremento de este tipo de trastornos. Podemos, como docentes, conocer algunas pautas de actuación con los jóvenes, pero es preciso comenzar a dotarle de herramientas para que aprendan a gestionar sus emociones. 

 

LA ANSIEDAD EN LAS AULAS

RECURSOS PARA DIGITALIZAR LA FP

sábado, 5 de noviembre de 2022

Las medidas por digitalizar la FP son misteriosas como la Atlántida. Es continua la arenga que recibimos para transformar la Formación Profesional y colaborar en la adquisición de competencias digitales de los futuros técnicos del mercado laboral. El profesorado y los equipos directivos damos palos de ciego buscando esa transformación que abarque no solo los medios de enseñanza (plataformas educativas, trabajo en la nube, diseño digital...) sino también que suponga un avance en la digitalización de los sectores profesionales a los que nuestros alumnos se dirigen.

 

Tampoco queda siempre claro que, antes que digitalizar cualquier proceso o introducir esa inteligencia artificial que tanto promete (para bien y para mal), debemos esforzarnos por la adquisición de otras competencias igual o más importantes: lectura crítica, saber estar, cálculo, habilidad escritora y comunicativa o la capacidad de atención y concentración. Un tema que daría para otros tantos artículos. 

 

De momento, al igual que hacemos con esos materiales de FP difíciles de encontrar o inexistentes, tratamos de entender y averiguar qué demandan o precisan las empresas y organizaciones en las que nuestros estudiantes realizan su Formación en Centros de Trabajo (FCT). En ocasiones son estas empresas las que necesitan también digitalizarse, mientras que en otros casos son las empresas las que podrían iluminarnos para capacitar digitalmente a nuestro alumnado de FP. Pero seguimos sin una ruta clara: todo son deseos digitalizadores que lucen mucho en un plan del gobierno o en la estrategia de un centro educativo. Y los centros necesitamos asesores que sepan más que nosotros; que estén en contacto directo con el entorno económico y que nos ofrezcan alternativas viables para con el profesorado y los alumnos en cuanto a software y dispositivos.


Corremos el riesgo de introducir herramientas o medidas que acaben en saco roto o en ese maremagnum de modas educativas que pasaron a mejor vida: escape rooms, flipped learning, pokemons o performances varias para difundir divertimientos por las redes. Innovar significa atreverse y errar a menudo hasta encontrar un buen método o herramienta que permita un mayor aprendizaje o la adquisición de unas competencias relevantes en el futuro del alumno. Sin embargo, la experiencia acumulada y el saber que la FP es una etapa distinta a otras (en cuanto a fines y objetivos) nos debiera hacer reflexionar en mayor medida sobre qué podemos, digitalmente hablando, incorporar al aula; sabiendo además que los recursos son escasos, por no decir mínimos en muchas ocasiones, y que no estamos para malgastarlos ni hacer simples operaciones de estética.  

 

Mientras tanto, seguiremos investigando y leyendo a aquellos que más saben sobre esta transformación digital, buscando pistas y señales que permitan a los docentes y alumnos de FP ser conscientes de esta necesidad de actulización permanente en un área digital que se nos antoja infinita e imprescindible para mejorar la inserción laboral. A continuación os dejo con algunos recursos y materiales que vale la pena seguir para estar al día sobre la digitalización y poder acercarla al mundo de la Formación Profesional:

 

 

Con la tecnología de Blogger.

.

Back to Top