LA MAYOR Y MEJOR INNOVACIÓN EDUCATIVA

martes, 12 de noviembre de 2019
Si navegas y buscas por Internet qué tendencias sigue la innovación educativa actual, seguro que acabas tropezando con términos relacionados con la flexiblidad, la adaptación a los vertiginosos cambios, el aprender a aprender, la inteligencia emocional y las soft skills, el emprendimiento o ese estar preparado para unos empleos que aún no existen.

Por no hablar de la digitalización, la robótica, la inteligencia artificial y toda esa revolución tecnológica que nos acecha desde hace años y parece que vaya a devorarnos de un momento a otro. Aunque lo dudo. En el sector educativo hemos demostrado, para bien y para mal, ser duros de pelar. Los que nos dedicamos a la Formación Profesional sabemos algo al respecto, pero también somos conscientes que no podemos ser todo lo veloces que deseamos por factores ajenos a nuestra voluntad: formación a medida y en un entorno real, horas disponibles, disparidad de niveles y necesidades entre el profesorado o una planificación estratégica que alcance a todo el claustro.

En cualquier caso, seguimos sin dar la debida importancia, excepto en puntuales casos, a la lectura y a las competencias comunicativas (escuchar, hablar y conversar, leer y escribir) que esta ayuda a desarrollar, así como a las habilidades relacionadas con el pensamiento crítico y la autonomía que dicha competencia lectora facilita al alumno. Porque, ¿cuántos alumnos dominan la lengua oral y escrita a la finalización de la Educación Secundaria Obligatoria?


Algo debemos estar haciendo mal cuando lo más vendible, cara a las familias, son las competencias digitales y el uso intensivo de dispositivos como una herramienta diferencial de los centros en su oferta formativa; mucho más vendible que la competencia más básica y fundamental de todas: la competencia lectora. Por no hablar de la falta que hace que los chavales se enamoren de la lectura; que la tengan siempre a mano como un recurso frente al tedio, la monotonía diaria, la incultura o el sinfín de vanas ocupaciones que atiborran nuestras hiperconectadas vidas. Que lean no solo para saber más sino para entender su mundo, para evadirse, soñar o afrontar los problemas, para relacionarse de un modo distinto con conocidos y extraños. Para lo que sea.

La mayor innovación educativa tal vez sea hoy día en conseguir que se respiren libros, lecturas, obras, personajes, recitales... donde el negro sobre blanco, la literatura, sea el cimiento de esa escuela innovadora y transformadora que precisamos. Tal vez debamos comenzar esta innovación desde el profesorado, de abajo hacia arriba y horizontalmente, demandando planes, presupuestos y tiempo para llevar a cabo acciones en esta dirección. Y mucha, mucha formación del profesorado encaminada a innovar con la lectura.

Y si tu jefa, colega, gobernante o cualquier otro te rebate la vital importancia de la lectura en el entorno escolar, aquí te dejo con estos seis (científicos) motivos por los que es bueno leer. El sexto puede ser incluso decisivo en el rumbo que tome tu(su) vida...

Gracias por leerme.

photo credit: janwillemsen kinderbibliotheek a 1935 via photopin (license)

DIGITALIZACIÓN, CURIOSIDAD Y SOBERBIA PROFESIONAL

lunes, 28 de octubre de 2019
Con cierta asiduidad, en nuestras clases de Formación Profesional, tratamos de invitar a profesionales o, en su defecto, visitamos empresas de las que podamos aprender de una manera directa la forma de trabajar en el sector, así como las competencias que demandan. De este modo, trascendemos a la simulación típica que se da en el aula y a los contenidos técnicos que solemos trabajar día a día.

En nuestro caso, una vez quemados todos lo cartuchos personales, tanto de familiares como amigos, de los que poder aprender a nivel profesional; optamos por colaborar con los alumnos como responsables de organizar este tipo de actividades (visitas al centro educativo o a centros de trabajo) insertas en la programación del aula y con un calendario predefinido. De este modo ampliamos la red de contactos y aprovechamos ese conocimiento profesional que los alumnos ponen a nuestro alcance.

digitalización formación profesional

Hoy quiero resaltar una de estas visitas, con las que, tanto el docente como los alumnos, aprendemos y nos actualizamos profesionalmente. En esta ocasión, Diego López Mata, Reefer Account Manager en Safmarine Containers Lines, un joven profesional y responsable del área de contenedores refrigerados de esta empresa en Valencia, nos expuso la necesidad de la digitalización en el sector del transporte internacional con ejemplos claros del valor añadido que supone este proceso en los servicios logísticos que ofrecen. La oferta de servicios a través de entornos digitales son ya el presente en cualquier industria, y, en este caso, mediante una plataforma de logística digital con tecnología blockchain, denominada TradeLens, son capaces mejorar rentabilidades, costes y la calidad de su cartera comercial.

Destacaría igualmente el requerimiento de las empresas para que nuestros alumnos sepan manejarse en un entorno digital, trabajar con fluidez con las hojas de cálculo, así como, a nivel comercial, aprender a utilizar software de CRM. Asimismo, como nos ilustró Diego López, los futuros profesionales y demandantes de empleo deben acometer su búsqueda de trabajo desde la investigación previa de las empresas del sector a las que dirijan sus currículos.

No menos importante, o tal vez esencial, este profesional nos recalcó la necesidad de ser curioso y mostrar ganas de aprender allí donde el alumno/a emprenda su labor profesional; comenzar a trabajar sin soberbia alguna, sabiéndose ignorante en muchos aspectos, ofreciéndose siempre a participar y seguir formándose con el fin de adecuarse permanentemente al entorno laboral.

Nos quedó muy clara la importancia del carácter proactivo en cualquier profesional, así como saber generar oportunidades para un primer empleo diferenciándose del resto de candidatos que inundan de currículos los despachos de selección de cualquier empresa. Por nuestra parte, seguiremos insistiendo en ello, para que los perfiles que se titulan en los diferentes ciclos formativos sigan ajustándose y encajando perfectamente en las demandas de personal de las empresas que participan en la Formación Profesional. Aunque para ello, y en cada familia profesional, debiera darse un empuje a la actualización (vía formación del profesorado y recursos tecnológicos) de las competencias digitales específicas de cada ciclo formativo que las empresas y los alumnos necesitan para ser competitivos.


photo credit: Ars Electronica SEER: Simulative Emotional Expression Robot / Takayuki Todo (JP) via photopin (license)

BIBLIOTECAS, LECTURAS Y JÓVENES (TAMBIÉN DE FP)

jueves, 24 de octubre de 2019
Tengo la percepción que el fomento de la lectura va por barrios. Hay alumnos afortunados que disfrutan de centros educativos donde la lectura es el eje o una parte muy importante de su educación desde que comienza su escolarización. Otros centros, parece, que han relegado a la lectura, los libros o la biblioteca escolar, a una parte más del (in)movilizado de su escuela; se acuerdan de ella en ciertos momentos esporádicos o puntualmente gracias a algún profesor/a que persiste en su querencia a los libros.

Me gusta comparar el esfuerzo que se hace desde los centros invirtiendo en nuevas tecnologías, metodologías innovadoras, de emprendimiento, idiomas extranjeros, etc.  frente a la menor relevancia  (disculpad la generalización) que suelen dar los centros a un plan lector que también requiere una planificación estratégica, recursos, formación y personal responsable de llevarlo a cabo.

Pocos dudarán de la obligada importancia que tiene la lectura en los más pequeños. Es innegable que durante la educación primaria la lectura y el amor a los libros debiera respirarse por todos los rincones del colegio; que la morfosintaxis es secundaria y que las lecturas obligatorias tendrán otros momentos en la vida de los infantes. En Secundaria entiendo que la realidad y el currículo varía, pero muchos siguen metiendo con calzador unos libros que acaban siendo destripados gracias a los resúmenes que están colgados en Internet o el plagio de algún compañero más avispado.

fomento lectura fp bibliotecas
Afortunadamente, abundan las iniciativas para seguir animando a la lectura teniendo en cuenta la realidad y el entorno tecnológico de nuestro alumnado. Existen muchas instituciones que ofrecen recursos para docentes y centros educativos interesados en animar a la lectura, como el Plan de Fomento a la lectura del Ministerio de Cultura o los diferentes programas que ofrecen las consejerías de educación de cada comunidad autónoma. Excelente y preciosa la guía de fomento lector "Leer, toda una aventura" editada por la Generalitat Valenciana con análisis y propuestas para todas las edades.

Sin embargo, pese a las ayudas e iniciativas institucionales, muchas veces parece que todo depende de la ilusión y motivación de un profesorado sensibilizado en la importancia de la lectura con los más jóvenes. Estupendas ideas las que lleva a cabo el profesor Cristian Olivé o el fomento de la lectura juvenil que el escritor Nando López emprende incansablemente en las redes sociales e institutos. Propuestas a veces ensombrecidas por herramientas o iniciativas que pueden parecer más actuales a a unas familias, alumnos o profesorado incitado a una innovación que no mide las ganancias o pérdidas del aprendizaje.

En el caso de la Formación Profesional son también contadas las iniciativas que pretenden que el alumnado se interese por los libros y adquiera hábitos de lectura como una parte vital de su formación técnica y humana. Unas iniciativas, aún más importantes hoy en día, para ese más del 50% de los jóvenes de 14 a 24 años que no leen libros en su tiempo libre (estos representan solo 1/3 del total de estos jóvenes) aduciendo falta de interés o que no les gusta la lectura (ver informe "Hábitos de Lectura y Compra de Libros en España| 2018"). Sin embargo, en este informe, a diferencia de lo que se piensa normalmente, se observa una tendencia creciente del porcentaje total de lectores, pese a que algo más de un tercio de los adolescentes de 15 a 18 años no participan en actividades en torno a la lectura. También merece la pena destacar la importancia de la lectura a través de otros medios digitales, como el móvil, el ordenador o los libros electrónicos; medios a considerar en nuestro objetivo de animación lectora.

En FP, además de los libros de texto, podemos utilizar novelas o lecturas profesionales que, además de enseñar, logran conectar con el alumnado transformando una experiencia, a menudo negativa en el pasado, en un momento de reflexión, placer y debate posterior en su caso. Aquí os dejo algunos de los títulos leídos el pasado curso: "Libros recomendados para jóvenes de FP". Este año, con "En las redes del miedo" y "Esto es marketing", hemos arrancado el curso, esperando añadir algún que otro título más, además de las lecturas que otros compañeros de ciclo ya realizan.

Espero que este artículo, publicado el  Día de las Bibliotecas, sea una contribución más en esa tarea de fomento de la lectura entre los jóvenes y no tan jóvenes.

photo credit: Tim Dennell Reading while they wait via photopin (license)

PROTECCIÓN, DATOS E IDENTIDAD DIGITAL PROFESIONAL

domingo, 20 de octubre de 2019
Con motivo de la pasada Semana Europea de Formación Profesional (European Vocational Skills Week) nos pareció conveniente realizar una charla informativa acerca de la importancia de la privacidad de nuestros datos así como la influencia que puede tener nuestra identidad digital en el futuro profesional de los alumnos de FP. Todo ello con el objetivo de sensibilizar a los jóvenes sobre el (mal)uso de sus datos y la importancia de su presencia en la red para el empleo.

European Vocational Skills Week 2019

Resulta todavía sorprendente la cantidad de jóvenes que no conocen las medidas básicas de protección de sus datos o la cantidad de información personal que comparten con empresas sin ser conscientes de las implicaciones que puede tener esa ignorancia. A nivel de redes sociales si que parece haber una mayor con sensibilidad en lo que se refiere a esta privacidad o intimidad; así lo refleja el informe del INCIBE de 2019 (Actividades, Mediación, Oportunidades y Riesgos online de los menores en la era de la convergencia mediática) donde el 74% de los niños de 9 a 17 años afirman saber qué información pueden o no deben compartir online.
Es todavía muy incipiente la preocupación sobre qué tipo de aplicaciones instalamos en el móvil o qué dispositivos personales y domésticos tenemos conectados a Internet y qué datos almacenan y comparten. Tampoco son muy conocidas las medidas que podemos tomar para actuar con cierta protección y prevenir esa difusión constante de nuestros datos personales. Muy recomendable la lectura del libro "Datanomics", donde su autora, Paloma Llaneza, nos hace reflexionar con numerosos ejemplos sobre el trajín que llevan a cabo las empresas con nuestros datos.

Por este motivo, y siguiendo algunos consejos de expertos en privacidad, sería conveniente: descargar pocas aplicaciones en el móvil y sólo aquellas en las que confiemos, revisar los permisos que concedemos a estas apps, introducir medidas adicionales de seguridad en nuestras cuentas y acostumbrarse a realizar búsquedas a través de buscadores desde los que no dejemos rastro. Imprescindibles también los hilos en Twitter sobre privacidad y datos de Manuela Battaglini.

Por otro lado, a nivel de empleo, nuestros futuros titulados y demandantes de trabajo tienen una sencilla forma de diferenciarse respecto a otros candidatos. Son pocos los jóvenes que disponen de una presencia profesional y/o académica en la red; tan solo una minoría dispone de una web o blog personal y redes sociales con contenidos que puedan tener una incidencia positiva para aquellas empresas que están seleccionando personal. Desde la Formación Profesional debemos trabajar este tipo de herramientas con el fin de ir conformando una identidad digital que refleje las competencias técnicas de nuestros titulados y tituladas en FP.

Os dejo aquí con la presentación utilizada para este evento en el marco de la #EUVocationalSkills Week de 2019:

DEDIQUÉMONOS A ENSEÑAR

jueves, 3 de octubre de 2019
Pasan los años y los cursos más rápido de lo que deseamos. La estulticia humana nos hace incluso desear la jubilación; primando la ausencia de trabajo agotador sobre la pérdida de juventud. Y así vemos pasar el tiempo inmersos en planes de futuro, proyectos mejor o peor encaminados y grupos de alumnos que nos soportan en el aula.

En cualquier caso, tengo la sensación de que la vorágine de trabajo nos consume y nos enreda de tal modo que perdemos el oremus de lo que en realidad importa. No sé si es una sensación común a otros colegas docentes pero la docencia parece cada vez una actividad más residual ante la plaga de innovaciones, exigencias administrativas o burocráticas, formaciones estériles o nuevas tecnologías omnipresentes.

Puede que a algunos se nos antoje lejana o utópica una enseñanza que se pueda paladear lentamente, sin prisas, sin subterfugios ni ocupaciones adosadas a una docencia que ya viene de serie con muchas exigencias. Innovar, crear materiales, manejar dispositivos, tutorizar, orientar, bilingüear, buscar empresas, actualizarse... verbos que eclipsan al que debiera ser más conjugado: enseñar.

ENSEÑAR
El exceso de horas lectivas o el exceso de alumnos, además del escaso tiempo que disponemos para trabajar en equipo, son un lastre para esa enseñanza deseada y ese supuesto prestigio codiciado en un sistema que prima ser competitivo a base de apuntarse a un bombardeo. Las consecuencias son evidentes: una brújula mareada que sigue sin encontrar ese norte donde los alumnos aprendan más y los docentes mantengan intactas sus motivaciones intrínsecas.

Tal vez sea ya tiempo de dejarse de experimentos auspiciados atropelladamente, sin evidencias y a costa de la enseñanza recibida por unos alumnos que no reciben la atención y el cuidado merecido. Recuperemos el septentrión, exijamos mejores condiciones laborales, sin esos agravios comparativos ya enquistados, y acordemos una nueva educación liderada por personas juiciosas, sensatas, experimentadas y con capacidad de decisión. Y el resto, dediquémonos a enseñar. Qué ya es bastante.

photo credit: Neil. Moralee Who Owns What? (Tate Modern). via photopin (license)

PORTAFOLIOS DIGITALES CON BULB

sábado, 14 de septiembre de 2019
Tras un tiempo sin probar nuevas herramientas digitales, me apetecía recomendaros BULB. Una aplicación ideada para diseñar y publicar portafolios digitales que recientemente he encontrado.
El uso de portafolios en el aula me parece un recurso interesante como medio de organización de los contenidos que el estudiante elabora, así como un espacio de reflexión e instrumento para compartir el trabajo realizado a lo largo del curso.

Con Google Sites tenemos una herramienta que podemos usar con el mismo objetivo y sobre la que escribí hace ya algún tiempo: "Crear un portafolio digital con Google Sites". En esta ocasión, con Bulb, es posible también diseñar nuestro propio portafolio pero con un diseño más cuidado, así como beneficiándonos igualmente de la posibilidad de integrarlo con Google Drive y nuestros archivos personales. Un blog o una web son alternativas que podemos utilizar cuando nos interese trabajar con estos portafolios digitales.

bulb portafolio digital

Lo que más me ha gustado de Bulb, además del diseño resultante de los portafolios, ha sido la sencillez de su manejo; es realmente fácil insertar colecciones o páginas al portafolio personal, así como personalizar con imágenes y títulos las distintas partes del mismo. Tan solo tenemos que CREAR COLECCIÓN, a modo de carpetas, donde podremos incluir PÁGINAS con diferentes contenidos (vídeos, imágenes, archivos, audios, url) que, como anteriormente comentaba, se pueden integrar directamente con nuestra cuenta de Google Drive. Estas páginas también se pueden mover libremente entre las colecciones y variar su orden. El problema principal radica en que solo nos permite crear diez páginas en su versión gratuita y dispones de dos gigas de almacenamiento, pero ofrecen también la posibilidad de cuentas educativas.

Otra opción es crear GRUPOS con los que compartir internamente las páginas que deseemos, así como también podemos guardar con la opción ME GUSTA aquellas páginas que están disponibles en abierto y que podemos explorar desde la web de Bulb; no hay mucha variedad debido al poco tiempo que lleva en activo esta herramienta. En cualquier caso, todas las páginas creadas se pueden publicar de modo público o privado, según lo indiquemos al finalizar su edición.

Por otro lado, está la posibilidad de trabajar con una app móvil, aunque tan solo tiene soporte en la plataforma de iOS y Microsoft. Una lástima que para el resto de mortales no nos ofrezca la posibilidad de editar desde un teléfono con Android. 

También hay una opción interesante, el modo PRESENTAR, con el que podríamos realizar una presentación de cualquier PÁGINA y así poder proyectarla en una pantalla. Una alternativa que puede ser útil si queremos que el alumno/a presente sus creaciones. Aquí puedes ver algunos ejemplos de portafolios tanto de estudiantes como de profesores. De momento parece que la mayoría de usuarios son de EEUU, aunque si ofrecen ayuda en español para utilizar esta herramienta.



En Formación Profesional puede ser igualmente útil para que el estudiante presente la cartera de trabajos que ha realizado y que incluso la adjunte a su currículo en una futura búsqueda de empleo. (los foleros pueden disfrutar con ella). Os dejo con mi primera y simple incursión con Bulb: https://www.bulbapp.com/oboluda Ya os iré contando la experiencia en el aula con los alumnos.

photo credit: gato-gato-gato WOZ via photopin (license)
Con la tecnología de Blogger.

.

Back to Top