domingo, 12 de febrero de 2017

LA IMPORTANCIA DE SER CONSCIENTE

Tras la lectura del libro de sobre Shackleton de Jesús Alcoba González,  hace ya un par de años, he abordado ahora su nuevo título: "Ultraconciencia" de Alianza Editorial. Un libro que me apetecía leer para descubrir adonde quiere llevarnos el autor con este término -la ultraconciencia- que profundiza en ese espacio permanentemente encendido en cualquier persona: la conciencia.  

Llevando el libro a mi terreno -la docencia- Alcoba evidencia a través de referencias a investigaciones aspectos que pueden influir en el rendimiento académico o en el aprendizaje; como pueden ser las expectativas positivas, la coherencia  y sencillez en el relato para ser más verídico, o las limitaciones de la multitarea -no se puede atender plenamente a dos sucesos al mismo tiempo-.

ULTRACONCIENCIA

Por otro lado, el eje central del libro recae sobre el término ultraconciencia: "Ser conscientes del mundo en que vivimos interiormente y moldearlo a nuestra voluntad. Implica estar en lo que tenemos que estar en cada momento, y estar en aquello que tiene que ver con lo que deseamos ser y hacer en el futuro." Una habilidad, tal y como razona el autor, imprescindible para el cada día más complejo mundo en el que vivimos, donde el exceso de estímulos y alternativas vitales precisan de una gran capacidad de atención y selección de lo que realmente importa o es más adecuado para cada uno de nosotros.

Hace mención también al curioso mecanismo -consultarlo con la almohada- que nuestro cerebro de forma habitualmente inconsciente nos ayuda a recordar tareas, en mayor o menor medida en función de nuestro sentimiento de responsabilidad, o que nos permite abordar problemas de un modo creativo cuando nos alejamos del mismo y dejamos a nuestro cerebro rumiándolo por su cuenta. Un fenómeno curioso que explica la generación de muchas ideas en el momento menos pensado.

Jesús Alcoba aborda también la gran influencia que tiene la mente en nuestro comportamiento cotidiano; las excusas que nos ponemos para no hacer lo que creemos coherente a nuestro pensamiento o el poder de las frases que nos decimos a nosotros mismos. Igualmente esencial el lenguaje que utilizamos para describir los hechos o el poder de la metáforas que utilizamos en nuestro interior o para relacionarnos con los demás. Esto último, puede llegar a ser esencial en un ambiente profesional o familiar; y como la gente que utiliza un lenguaje positivo contribuye a formar un mundo positivo a nuestro alrededor. Una buena razón para desprendernos o evitar aquellos que se dedican a señalar sólo problemas o para hacer un autoanálisis de nuestro lenguaje habitual.

En relación a la motivación, Alcoba remarca la importancia de preguntarnos el porqué y no el cómo de nuestras tareas. Y como este razonamiento puede ayudarnos a impulsar proyectos en nuestra vida laboral. Queda claro, como se insiste a lo largo del libro, que nuestro mundo no-consciente debe ser tenido más en cuenta. El cómo hacerlo no me ha quedado tan claro, pero entiendo que futuras investigaciones y la neurociencia tendrán mucho que decirnos en los próximos años.

No parece fácil manejar esta capacidad de ser consciente, pero si merece la pena reflexionar sobre ello y acerca de la influencia que puede esta agilidad emocional en nuestra vida, y este libro es un buen punto de partida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada