lunes, 25 de marzo de 2013

EL PROFESOR ÁRBOL

Me gusta comparar a los profesores con los árboles. Al fin y al cabo los docentes somos como árboles en constante crecimiento, que tratan de dar unos frutos con unas semillas que algún día puede que germinen.

Todo árbol, del que esperemos frutos, necesita ser cuidado y abonado. Porque hay árboles a los que se les pide que den frutos a temprana edad. Y para dar buenos frutos hay que tener cierta madurez. Hay que haber vivido, además de provenir de la simiente de algún buen ejemplar. Una simiente que tiene como origen compañeros experimentados y antiguos profesores o maestros, además de la propia familia.

Porque hay también muchos tipos de árboles. Árboles con frutos dulces o árboles de frutos secos. Árboles de crecimiento rápido y otros más lentos. Árboles que necesitan mucha agua y otros de secano. Igual que los tipos de profesores. Pero todos tenemos una misma misión: dar buenos frutos. Todos nos debemos a nuestros alumnos independientemente de nuestro carácter. 

A veces se nos olvida nuestra principal ocupación y preocupación. La sociedad y los gobernantes olvidan que somos la pieza clave de las futuras generaciones. Las futuras semillas. Que una buena simiente necesita plantones bien seleccionados que se conviertan en árboles maduros y bien preparados. Que los árboles también necesitan una buena protección para dar buenos frutos. Que los factores genéticos influyen, pero igual de importantes son los cuidados externos. Un buen profesional debe tener una buena formación, continúa para más inri, pero necesita ser considerado, valorado y promovido por sus logros.

Parece que el clima hoy en día no acompaña. Que las plagas se multiplican y no corren buenos tiempos para el crecimiento de árboles y sus cosechas. Si no se toman medidas podemos perder generaciones enteras y futuras semillas. Porque, aunque hay mucha ingeniería genética y mucha semilla híbrida, muchos buscamos frutos ecológicos. Buscamos árboles auténticos que,  aún con ayuda de la tecnología, crezcan y den frutos propios que sepan algún día valerse y crecer por sí mismos. 

photo credit: demandaj via photopin cc

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada