lunes, 23 de diciembre de 2013

PROFESOR/A: ¿COLABORAS CON OTROS PROFESORES?

Colaboración, coordinación e intercambio entre profesores de distintas familias profesionales o incluso con profesores de otras etapas educativas. Ese podría ser uno de mis deseos, propósitos o metas para el año próximo. 

La coordinación o colaboración entre los profesores de un mismo ciclo de Formación Profesional o con otros docentes de la misma familia profesional se supone conveniente, además de deseable. Pero, ¿por qué no compartir más experiencias, recursos o prácticas con profesores de otras familias profesionales, entre distintos ciclos de FP o con diferentes titulaciones?

Se suele argumentar que en la diferencia está la riqueza. Que por eso es importante trabajar con mujeres y hombres. Que la gente de letras o de las artes afronta las situaciones de forma distinta a los de ciencias. Que a la larga todos convivimos con personas de diferentes procedencias y que con su modo de ser o de pensar nos enriquecen. Que, además de conveniente, es inteligente reflexionar con profesionales que provienen de una formación académica diferente a la tuya. 

Solemos actuar por inercia, por confort o porque creemos firmemente que nuestro parecer es el idóneo. Incluso buscamos juntarnos con personas que piensan parecido a nosotros para seguir reafirmando nuestras creencias. No estamos acostumbrados a replantearnos nuestra práctica diaria. Incluso algunos culpabilizan al sistema o a los alumnos de sus problemas cotidianos. Los alumnos no son problemas sino retos personales, y los compañeros son un recurso básico para poder afrontarlos. 

¿Por qué no trabajar más, debatir y abordar nuestras ocupaciones con profesores que no provengan de la misma rama profesional? Como profesor de las ramas de Administración y Comercio no tengo ninguna duda que hay profesores de familias más técnicas, como Electricidad o Informática -por mencionar algunas- que pueden aportarme mucho de su experiencia docente. Que un profesor/a de cuarto de la ESO -Educación Secundaria Obligatoria- podría decirme mucho sobre los chavales de 15 o 16 años. Porque no sólo de conocimientos técnicos vive un profesor, hay cuestiones, casi más importantes, sobre las que recapacitar: la evaluación, la didáctica, las emociones, etc. 

Siempre nos quedará Twitter, al menos eso espero, pero creo necesario un esfuerzo para crear más espacios de encuentro con otros profesores. Profesores con las mismas inquietudes pero con un bagaje diferente. Profesores, que no frikis, que quieren seguir mejorando y creciendo como profesionales. Y, por qué no, como personas. Ya que por suerte nuestro disco duro se puede ampliar y reconfigurar...

photo credit: indipworks. via photopin cc

jueves, 19 de diciembre de 2013

¿rEDUvolucionas o rEDUces?

¿Los docentes nos hemos adaptado a los tiempos que vivimos? ¿Te has parado a pensar en la cantidad de inercias que arrastramos en el aula y con los alumnos? Estas y otras preguntas pueden tener respuesta en el libro de María Acaso: "rEDUvolution". Un libro que te invita a reflexionar sobre las prácticas educativas tradicionales buscando un cambio de paradigma para la educación que mayoritariamente se vive en las aulas.


Me atrevo a destacar algunas cuestiones mencionadas en este libro que merecen una reflexión personal o compartida con otros colegas:

Convierte a tus alumnos en ignorantes. En una sociedad infoxicada es imprescindible dudar permanentemente de la información que recibimos desde todas las esferas (profesores incluidos). El pensamiento crítico se desarrolla sospechando de cualquier fuente de conocimiento. Necesitamos estudiantes críticos con capacidad de análisis.

El profesor como creador. Los contenidos que seleccionamos son subjetivos, no son la Verdad. Lo que ha decido una editorial no puede ser tratado como verdad absoluta o única fuente de conocimiento. Cada profesor puede -y debe- remezclar sus propios contenidos con el fin de motivar al alumno a seguir profundizando en ellos. Tenemos más posibilidades que nunca para ser creativos.

democrático en el aula. Elimina jerarquías de poder y pasa a una posición de igualdad con los alumnos. Entender el grupo como una reunión donde el docente acompaña al estudiante y los estudiantes acompañan al profesor. El profesor como coacher que prioriza la agenda del alumno, es asertivo y genera responsabilidad en el alumno, convive con los móviles, valora los aspectos emocionales sobre los contenidos, entrena habilidades y actitudes más que transmitir contenidos, está actualizado, habla menos y genera más conversación. La evaluación formal no condiciona el proceso de aprendizaje y trabaja en EQUIPO con el resto de docentes.

La principal misión del docente es que el alumno aprenda por si mismo. El manifiesto edupunk (ver post de Carlos González en Invery Crea) aboga por unas clases como conversaciones, en colaboración, asumiendo retos, investigando y buscando alternativas a la clásica linealidad del aula.

Las clases como reuniones. La clase como un espacio habitado que despierte pasión y no aburrimiento. Analizar la arquitectura del aula, el mobiliario, la decoración de las paredes, techos o ventantas, la iluminación, etc. Se trata de crear una atmósfera que invite a quedarse. Un espacio con momentos de silencio para el estudio y momentos de murmullo para el trabajo en equipo. Diseñar momentos de transición ¿has pensado lo pesadez que supone estar sentado hora tras hora soportando clases magistrales? Introducir la afectividad en el aula (no somos academias militares), el buen humor, la cercanía y el trato agradable son fundamentales. La flexibilidad desde el respeto es posible.

Aprendizaje por experiencia. Pasar del simulacro en el aula al aprendizaje real y significativo. Se pueden pasar seis u ocho horas en el aula sin necesidad de aburrirse, sin necesidad de estar constantemente mirando la hora. Utilizar estrategias narrativas para enganchar al alumno, ser imprevisible, sorprender, romper con la linealidad, mostrar tu lado personal (tu vida y tus batallitas), utilizar lo que le gusta al alumno, recurrir a la cultura visual (móviles, videos, Internet...).


Hacer más que memorizar. Aprendizaje por proyectos de largo plazo. Introducir el servicio a la comunidad en esos proyectos que conecten con el contexto del alumno. Pasar de lo individual a lo grupal. Del aprendizaje bulímico (memorizar-examinarse-olvidar) al aprendizaje vivencial conectado con la realidad exterior.

Una educación basada en el aprendizaje y no en la evaluación. Evaluar para ayudar no para calificar numéricamente. La evaluación del trabajo del alumno es subjetiva y la calificación sólo en función de exámenes es ciertamente injusta. Evaluar no solo al alumno y su proceso de aprendizaje, si no también nuestra evolución como profesores y equipo docente. Es necesario enseñar y evaluar más reflexivamente, pasar de la competitividad, lograr que el alumno entienda la evaluación como una experiencia de mejora. 

Estas y otras muchas cuestiones son abordadas en este libro. Merece ser leído tranquilamente. Un libro que por momentos te puede parecer algo idealista o poco pragmático, pero, sin duda alguna, hace pensar sobre tu práctica diaria en el aula. Si queremos ser honestos con nuestros alumnos no podemos rEDUcir la marcha, necesitamos rEDUvolucionar

lunes, 16 de diciembre de 2013

CURAR CONTENIDOS CON TWITTER

Las posibilidades académicas y profesional de Twitter son innumerables. Aún así, parece mentira, sigue teniendo una escasa repercusión en el ámbito docente. Son minoría los profesores que exprimen su uso, ya sea como herramienta de comunicación con sus alumnos o como fuente de recursos profesionales. Twitter debiera ser parte del PLE de cualquier docente (ver entrada de Carmen González). 


Curiosamente, España es el sexto país mundial en número de usuarios activos en Twitter (ver gráfico). Dudo que entre estos usuarios haya un elevado porcentaje de profesores aprovechando sus posibilidades. Quiero pensar que falta descubrir, motivar o acompañar a los docentes en el conocimiento de esta herramienta y en los usos que podemos darle. Ver entrada personal "Profesor: ¿aún no estás en Twitter? No puede ser sólo un tablón de anuncios o un espacio para curiosear al vecino. 

Uno de los buenos usos de Twitter es la curación de contenidos. Entendiendo curar como "el proceso de filtrar, agrupar y compartir toda la información proveniente de estas fuentes para quedarse con la mejor, la más completa y la que más puede interesar al usuario" (definición de María González en Genbeta).

En un artículo en Langwitches blog, su autora establece cuatro posibilidades de Twitter a la hora de curar contenidos:

  • Nos ofrece una red personal de curadores especializados que están curando contenidos por ti. 
  • Puedes, por ti mismo, clasificar, interpretar, organizar, etiquetar y enlazar toda la información que encuentras en Internet, libros, artículos, etc.
  • Ser para otros el curador en un área o especialidad. Te permite compartir información, crear conexiones con otros usarios o añadir valor a tu perfil profesional y/o académico.
  • Curador en tiempo real: nos ayuda a ser transmisores de contenidos o información en eventos en los que puedes estar presente física o virtualmente. 

A nivel profesional, Twitter nos ofrece la oportunidad de establecer lazos profesionales, nos ayudan a conocer el trabajo de otros, nos sirve para difundir nuestras prácticas y nos permite estar actualizados. Tanto profesores como estudiantes pueden sacar partido a esta herramienta con las siguentes prácticas:

  • Creando o siguiendo listas especializadas en usuarios en Twitter por áreas o intereses. 
  • Buscando tuits, con la barra de búsqueda de Twitter, relacionados con algún tema concreto. Sirve de complemento a nuestras búsquedas en Google.
  • Buscando usuarios interesantes que nos puedan aportar información actualizada o de nuestro ámbito. Puedes utilizar también la barra de búsqueda y seleccionar según la bio (descripción personal) o el timeline que aparece en cada cuenta. 
  • Siguiendo etiquetas o hashtags por temas de interés o eventos/cursos que están en marcha (por ejemplo: #educacion #edchat #eduPLEmooc).
Encontrar trabajo, localizar a un colega, recibir las últimas noticias de tu sector, comunicarte con otros profesionales o alumnos, buscar un artículo, localizar una imagen, seguir un curso, etc. Con Twitter, éstas y otras opciones, pueden acabar siendo tu fuente de conocimiento principal. Es mi caso. Lo malo ea que engancha...

photo credit: carrotcreative via photopin cc

sábado, 14 de diciembre de 2013

MANTENER LA ATENCIÓN DEL ALUMNO CON TECNOLOGÍA Y S.C.

Frecuentemente, durante las clases, los alumnos desconectan de la explicación de turno del profesor o incluso de cualquier actividad que se está realizando en ese momento. Mantener la atención del alumno no es tarea fácil. Aún más hoy en día, con alumnos hiperconectados acostumbrados a cambiar de actividad cada pocos segundos. 

Como profesores debemos aprender a lidiar con la situación actual con cierta flexibilidad. La tecnología y el sentido común (S.C.) son buenos aliados para mantener esa atención. La disrupción de la tecnología, con el uso de móviles, tabletas y portátiles no hace más que incrementar las posibilidades de distracción. Es normal, durante cualquier charla o conferencia, ver al público realizando diferentes tareas con sus dispositivos electrónicos. ¡Qué no harán alumnos más jóvenes!

Propongo las siguientes actividades o dinámicas que podemos practicar durante las clases. Consejos para hacer un mejor uso de la tecnología y fomentar un ambiente de trabajo más distendido pero centrado en el aprendizaje: 
  • Uso del móvil. Preparar actividades puntuales que permitan al alumno hacer uso del móvil durante unos minutos: respuestas a determinados tuits o etiquetas en Twitter, búsquedas de términos mediante apps, archivos en la nube... Ver entrada al respecto: "Aprender con el teléfono móvil". Es conveniente que los smartphones se guarden durante las explicaciones u otro tipo de actividades que no lo requieran. Procurar que no estén a la vista ni al alcance de la mano.
  • Creando mapas mentales durante la clase. Ya sea con lápiz y papel o con ayuda de programas tipo MindMeister, podemos ayudar al alumno a que mantenga la concentración del tema o contenido que estamos tratando. Al finalizar la clase podemos proyectar el mapa mental de un alumno para que sea comentado a modo de recapitulación. Interesante también el concepto de "Relatograma" de Carla Boserman. 
  • PowerPoint o similares. Si utilizas presentaciones en clase puedes diseñar algunas diapositivas inacabadas. Diapositivas incompletas que los alumnos deban terminar con sus comentarios o reflexiones personales. Imágenes que deban reinterpretar o sugerentes. Inserta cortometrajes que nos inviten a profundizar en algún tema: ver este fantástico listado en el blog de Crea y aprende con Laura.
  • Juegos en la pantalla. Existen múltiples aplicaciones que, de un modo lúdico, nos permiten repasar conceptos. Competiciones por grupos o juegos con puntos que podemos proyectar en el aula. Puedes comenzar probando algunas de la web de Superteachertools (en inglés).
Estas y otras actividades pueden realizarse con el objetivo de disfrutar del proceso de aprendizaje. Se puede aprender y crear, escuchar y reflexionar, sin necesidad de caer en una clase soporífera que induzca a la distracción o desconexión. 

Como bien dice Dolors Reig, la multitarea no existe, los alumnos solo son más rápidos en cambiar de una tarea a otra. Los docentes debemos aprender a gestionar esta nueva forma de consumo de contenidos, enseñar a desconectar y a usar recursos digitales y analógicos cuando sea necesario. Todo ello sin aburrir al discente, con ayuda de las herramientas que la tecnología, el sentido del humor y el sentido común nos ofrecen. 

photo credit: jted via photopin cc

viernes, 6 de diciembre de 2013

CREAR UN PORTAFOLIO DIGITAL CON GOOGLE SITES

A través de la herramienta Google Sites nuestros alumnos tienen la posibilidad de crear un portafolio digital. Google Sites nos permite crear una página web con diferentes formatos donde el alumno puede reflejar, archivar recursos y reflexionar sobre su trabajo académico o intereses personales y profesionales.

Un portafolio digital o electrónico utiliza un tipo de soporte digital - web, carpeta online o archivador-  alojado en Internet que podemos compartir libremente con diferentes objetivos:

  • Clasificar los recursos que trabajamos en el aula, tanto los que ofrece el profesor como los que el alumno descubre por su cuenta.
  • Compartir estos recursos con el resto de compañeros, profesores u otro público. Puede ser también un escaparate profesional o académico de nuestros proyectos o logros conseguidos.
  • Archivar recursos y materiales que podemos necesitar en un futuro: enlaces, documentos, archivos o cualquier material multimedia susceptible de ser alojado en Internet.
  • Reflexionar y evaluar el proceso de enseñanza. El alumno puede autoevaluar su trabajo y el profesor acompañar en este aprendizaje.
  • Adquirir competencias digitales: aprender a crear una página web y saber gestionar o curar recursos digitales.

Podemos realizar diferentes tipos de portafolios digitales:

  1. Un portafolio individual para una asignatura o módulo donde el alumno vaya recopilando, clasificando y comentando los recursos y actividades que trabaja y descubre. Una tarea individual que puede -y debe- ser compartida con los compañeros, además de con el profesor. Ejemplo: plantilla en Google Sites de portafolio electrónico o los portafolios de Lengua y Literatura de Toni Solano.
  2. Un portafolio del curso de carácter multidisciplinar y global; donde el alumno refleje su aprendizaje en cada una de las asignaturas y reflexione sobre su trabajo diario. Una alternativa para trabajar de modo transversal con el resto de profesores del curso o departamento. Ejemplo: e.portafolio en Secundaria.
El portafolio digital puede realizarse con otras aplicaciones de almacenamiento en la nube, tipo Dropbox, SkyDrive o Google Drive. En este caso, recomiendo el uso de Google Sites porque nos permite, con un mejor formato, diseñar y hacer público nuestro portafolio digital. Tenemos la posibilidad de diseñar, de un modo sencillo, una página web a través de nuestra cuenta de Google. Si no queremos complicarnos la vida, podemos utilizar la plantilla tipo Archivador que Google Sites nos ofrece (ver ejemplo).



A nivel técnico, el uso de Google Sites requiere algo de tiempo para probar e investigar las diferentes opciones de configuración de la web donde alojamos el portafolio. En estos tutoriales hay mucha información al respecto: 




También recomiendo estos sitios donde investigar más acerca del uso educativo de los portafolios:




photo credit: osipovva via photopin cc

sábado, 30 de noviembre de 2013

PROFESOR: ¿SOLO TIENES UNA CUENTA EN TWITTER?

Las bondades de Twitter para el mundo educativo y profesional son innegables. Es una herramienta perfecta para comunicarse y, sobre todo, para conocer el trabajo de otros miembros de la comunidad educativa. También, aunque menos explotada, Twitter tiene muchas posibilidades para interactuar con los alumnos: ver post al respecto en Twitter: ¿para alumnos o para profesores?

En ese mismo post, ya comentaba la necesidad o idoneidad de abrir dos cuentas de Twitter bien diferenciadas: una de uso personal o profesional, y otra para uso exclusivo con los alumnos. Incluso, según un artículo reciente en Edudemic: "How (And Why) Teachers Should Have Multiple Twitter Accounts", el autor aconseja crear tres cuentas distintas en Twitter:
  1. Cuenta profesional como educador: una cuenta profesional para interactuar, entre otras cosas, con otros docentes o perfiles relacionados con la Educación. Una cuenta para compartir y descubrir recursos, herramientas o prácticas docentes. 
  2. Cuenta de profesor: para comunicarte con los alumnos de tu clase. Compartir con ellos materiales, reflexiones o recursos que puedan ser de su interés. Más usos educativos en este artículo.
  3. Cuenta de departamento o especialidad: podríamos crear una cuenta para el área de nuestra especialidad, familia profesional o según el departamento didáctico, TIC o de Orientación en el que ejercemos. Una propuesta interesante para estar al día en nuestra área técnica profesional sin necesidad de crear listas y para seguir otro tipo de perfiles no docentes. 
En mi caso, poseo dos cuentas: @oscarboluda para interactuar con profesores o profesionales del mundo educativo y @laclasedeOscar para comunicarme con mis alumnos. Utilizo etiquetas para cada grupo o asignatura del curso. Recomiendo también el uso de una aplicación para gestionar varias cuentas de Twitter, por ejemplo: TweetCaster

Con varias cuentas evitamos mezclar cuestiones personales o fuera del ámbito profesional con otros intereses académicos. Si en el aula no hacemos referencia a cuestiones puramente personales, ¿por qué mezclar tuits del trabajo, de mi empresa o de mi centro, con otro tipo de tuits dirigidos a mis alumnos? Rizando el rizo, podríamos crear una cuarta cuenta, de tipo personal, para mi ámbito privado: ocio, política, religión, amistades, etc. Sin necesidad, en este último caso, de identificar claramente la cuenta con tu nombre y apellidos.

Con menores de edad tenemos la posibilidad de configurar cuentas con un perfil privado donde solo visualicen los tuits aquellos usuarios que aceptemos previamente. Una buena alternativa para algunas etapas educativas.

Es necesario enseñar y aprender a diferenciar las líneas que separan lo personal de lo profesional, lo público de lo privado. No todo interesa a todo el mundo. Aunque nos creamos lo contrario.

photo credit: mkhmarketing via photopin cc

domingo, 24 de noviembre de 2013

101

Son ya cien entradas, artículos, posts o como prefieras llamarlos. Puedo confirmar que esto del blog engancha. Es una herramienta perfecta para reflexionar y ordenar los pensamientos. Para desahogar frustraciones o deseos. Para compartir y debatir con la comunidad educativa experiencias, opiniones y el trabajo personal.

Y, aunque esto de escribir habitualmente tiene su precio, medido en tiempo y exposición pública, vale la pena. Vale la pena porque te sientes útil y porque conoces personas con las mismas inquietudes, con las mismas ganas de compartir y colaborar. No estaría mal que cada profesor publicara sus reflexiones o experiencias profesionales. Estamos, demasiado a menudo, aislados en nuestra tarea docente. Somos miles de profesores para las no tantas experiencias que encontramos por la red. Incluso, muchas buenas prácticas docentes, a nivel individual, en comparación con las, no demasiado numerosas, prácticas de docentes que colaboran entre si. 

Ya estoy pensando en tomarme un pequeño receso. Sinceramente, no doy abasto. Y, por suerte, hay otras muchas ocupaciones, personales y profesionales, con las que también me gusta lidiar. 

¡Ah! Gracias de nuevo por pasarte por aquí. Hasta la próxima.

photo credit: Dinohyus via photopin cc

sábado, 23 de noviembre de 2013

ALUMNOS: SEGURIDAD EN INTERNET, MÓVILES Y REDES SOCIALES.

Tengo la percepción, por no decir la certeza, que muchos jóvenes y adolescentes desconocen las normas mínimas de seguridad en el uso de Internet, redes sociales o de sus móviles personales.

No es infrecuente encontrar alumnos que no restringen la privacidad de sus cuentas en las redes sociales por simple ignorancia. O que descargan datos personales de sus cuentas de Google en un ordenador o tableta pública. Sus fotos privadas, su historial de navegación o sus correos personales quedan al alcance de cualquiera. 

Con los ya omnipresentes móviles o smartphones aún corremos más peligros. Nuestros móviles, en el caso de Android, están ligados a una cuenta de Google donde se almacenan por defecto las actividades que realizamos. Descargamos aplicaciones sin detenernos a pensar qué tipo de permisos estamos concediendo. Navegamos a través de redes wifi abiertas sin pensar en la posibilidad de que haya un hacker detrás tratando de robar mis contraseñas.

¿Qué podemos hacer? Ante todo educar en el sentido común y en la prudencia. En el caso de los más jóvenes puede ser como pedirle peras al olmo, pero hay que informar, sin asustar, dejando claras las consecuencias del mal uso de un móvil conectado a Internet o unas redes sociales mal gestionadas. 

Podríamos empezar con unos consejos básicos de seguridad que salvaguarden, en la medida de lo posible, la privacidad y la seguridad de nuestros datos:

  • Facebook: dedica unos minutos a investigar la configuración de tu cuenta personal. Tan sólo debes acceder, en la esquina superior izquierda, a la configuración de tu cuenta y de su privacidad. Revisa quien puede ver tu información y restríngenla lo máximo posible. Que tan sólo tus amigos o algunos círculos puedan acceder a tu biografía o ver tus fotos personales. Aquí tienes un vídeo interesante al respecto: "Cómo configurar la privacidad de Facebook 2013". Tampoco viene mal hacer una limpieza de supuestos amigos que aceptamos en su día. Si usas Tuenti, más de lo mismo, revisa bien la configuración de tu privacidad. 
  • Twitter e Instagram: estas dos aplicaciones suelen usarse en abierto. Existe la posiblidad de restringir quien puede leer mis tuits o ver mis fotos, pero lo usual es compartir con cualquiera aquello que publico en mi perfil. Si hago un uso personal de estas cuentas, no estaría de más utilizar un nick o apodo que impida localizarme por mi nombre y apellidos. Así en el futuro será más difícil que alguien busque sobre mis datos personales. Asimismo, tendremos cuidado a la hora de subir fotos privadas donde aparezcan terceras personas. No publiques nada en la red que no harías en persona, en un trabajo o en clase. Piénsalo antes. Lo mismo con el Whatsapp, cuidado con las fotos o mensajes que envías ya que pueden ser interceptados.
  • Aplicaciones para móviles. Mucho cuidado con las apps que descargas. Lee antes los permisos que estás concediendo; muchas apps gratuitas te piden acceso a tus contactos, a tus fotos personales o a otra información privada que tienes en el móvil. Revisa si la app tiene comentarios - positivos- de otros usuarios que se la hayan descargado. Desinstala aquellas que ya no utilices y descarga alguna aplicación tipo Clean Master para limpiar archivos inservibles o realizar copias de seguridad. No olvides tampoco instalar alguna aplicación antivirus que te avise de descargas potencialmente peligrosas o que te proteja en caso de pérdida o robo de tu móvil. Utiliza siempre contraseña y un patrón de desbloqueo.
  • Navegadores. Si utilizas Google Chrome desde un ordenador público asegúrate de que tu usuario de Google está eliminado. Puedes hacerlo desde el botón con tres rayitas horizontales situado en la esquina superior derecha del navegador, debajo del botón de cerrar pantalla. Pero, aún más importante, cuando añadas tu cuenta de Gmail a un navegador o a una tableta Android, NO sincronices tus datos. Es muy importante, ya que se pueden llegar a descargar tus fotos u otros datos privados. Tampoco viene mal borrar, desde Historial, las cookies o las contraseñas que puedas haber almacenado.  En el caso de que utilices otros navegadores, recuerda también cerrar la sesión de las cuentas que abras, ya sean de Google o de cualquier otro servicio. 
Sigamos insistiendo en la seguridad y en el sentido común cuando nos comunicamos en la red. Hay imprudencias que son inherentes a la edad, pero, que sepan al menos, las opciones para protegerse.

photo credit: ocularinvasion via photopin cc

miércoles, 20 de noviembre de 2013

PROFESOR: ¿ME MOTIVAS?

Enseñar a un alumno desmotivado es tarea difícil. No es raro encontrar en las aulas alumnos con poca motivación que han ido pasando cursos y que sólo esperan terminar su escolarización. Ven la escuela como una obligación o una etapa ineludible para comenzar su vida laboral.

En el fondo es triste que los alumnos no disfruten en el aula. Que no seamos capaces de despertar su interés o sus ganas de aprender es también responsabilidad nuestra. Si los alumnos en nuestras clases están siempre esperando el toque del timbre o ven pasar los minutos lentamente, es, definitivamente, un problema nuestro.

Podemos pasar a un planteamiento proactivo. Un planteamiento que nos haga anticiparnos a esas situaciones de desmotivación o hastío en las clases. No podemos seguir año tras año con la misma milonga: "Fulanito es un vago, no atiende en clase, no hace las actividades, el grupo es un incordio, etc, etc." Podemos hacer algo más; no solamente reaccionar y quejarnos ante los habituales casos que se nos presentan curso tras curso.

Recientemente, escribía Larry Ferlazzo en Education Week, sobre cómo manejarse con alumnos desmotivados. El autor y otros docentes apuntan una serie de recomendaciones, que suscribo y amplío, para mejorar la motivación:
  • Conoce el nombre de tus alumnos desde el primer día. Al principio de curso podríamos dedicar más tiempo al conocimiento del grupo y de los alumnos. Tenemos mucha prisa en comenzar temario.
  • Preocúpate más por cómo se encuentra el alumno. Un ¿cómo estás? de vez en cuando demuestra interés por nuestra parte. Si nos preocupamos por el alumno y por su aprendizaje, empezaremos con buen pie. La cercanía es la mejor vacuna para el sopor del estudiante y la mano izquierda un remedio para los conflictos.
  • Trata de ser interesante. La materia muchas veces es aburrida, pero podemos tratar de hacerla más sugestiva o significativa. Acercarla a su vida real. Evitar la sensación de perdida de tiempo. Sólo con el libro de texto vas a tenerlo difícil. Hay que conocer los intereses del alumno, sus redes sociales, empatizar. 
  • Crear rutinas o rituales de trabajo. Que los alumnos sepan exactamente que vamos a trabajar, cuales son los objetivos de cada clase. Podemos anotarlos cada día en la pizarra o proyectarlos en el aula. Ser predictible, pero sin perder la improvisación y adaptándose al día a día.
  • Dar autonomía y capacidad de elección en las actividades de clase. La democracia en el aula supone mayor compromiso e implicación del alumno. Podemos dejar que seleccionen la temática, formato de presentación, calendario, individualmente o en equipo. Preguntar y no sentar cátedra ayuda a la participación. 
  • Que trascienda su trabajo. Que se publique en Internet, en la web del centro. Que se exponga en las instalaciones en un día especial de la escuela o que se proyecte a otros compañeros. Esto les va a suponer una motivación extra por la superación que implica tener una audiencia.
  • Individualizar los objetivos para cada alumno. Hay alumnos que necesitan trabajar más unas competencias que otras. Algunos necesitan más autonomía mientras que otros precisan que se identifiquen bien sus objetivos.
  • Y, por último, sorprender a los alumnos. Buscar nuevas formas de hacer las cosas, cambiar de vez en cuando la dinámica de clase. Incitar a la participación, tratar otros temas, salir del aula, bromear y reírse con ellos. Celebrar sus éxitos.
Supongo que no hay una receta mágica, no es palo o zanahoria, pero merece la pena intentarlo. No hay mayor satisfacción que permanecer en el recuerdo de un alumno con el que has aprendido. 

photo credit: opensourceway via photopin cc

domingo, 17 de noviembre de 2013

ACTIVIDADES CON EL MÓVIL FUERA DEL AULA

Los usos educativos del móvil están fuera de toda duda. Un teléfono móvil o smartphone ofrece casi tantas utilidades como un ordenador. Aliarse con el móvil es una buena estrategia para con los alumnos. Además, fomentamos otros usos más allá del Whatsapp, hacer fotos o ver vídeos. Es imprescindible educar en el uso de unos dispositivos que son ya una extensión de nuestras extremidades, y que están, por suerte o por desgracia, omnipresentes en la vida de jóvenes y no tan jóvenes.  

En anteriores artículos escribía sobre algunos usos, ventajas y aplicaciones de estos dispositivos móviles. Quisiera ahora enumerar algunas actividades que podemos realizar con los móviles fuera del aula. Muchos alumnos disponen ya de terminales con acceso a Internet, pero, en cualquier caso, podríamos programar estas actividades en parejas o en pequeños grupos utilizando un solo móvil con conexión a Internet.

Describo a continuación, brevemente, una serie de propuestas que tienen como denominador común el uso del teléfono móvil fuera del centro educativo:
  • Localizando puntos de interés. Con ayuda de la app de Google Maps - ver tutoriales para Android o iPhone-  podemos iniciar un recorrido por diversos localizaciones que tengan interés para nuestros alumnos (entidades públicas o privadas, monumentos, museos, comercios, zonas verdes, etc.) Cada grupo de alumnos puede buscar -con ayuda del GPS- y guardar en su mapa unos puntos de interés seleccionados previamente. También podríamos dar libertad a los alumnos para que localicen direcciones según un criterio específico. Estos puntos pueden ser guardados en la app del móvil para luego crear y compartir un mapa personalizado mediante nuestra cuenta de Google Maps (desde Mis sitios).
  • Fotografiando mi entorno. Utilizando la app Instagram - ver tutorial- podemos llevar a cabo una actividad consistente en tomar fotos relacionadas con alguna temática que estemos trabajando en el aula (escaparates, publicidad, valores, cultura, arte, etc.). Tan sólo debemos crear una etiqueta (por ejemplo: #clasedeAPV) que los alumnos añadirán, junto a una descripción, a cada imagen tomada y que incluso pueden compartir a través de sus perfiles en Facebook o Twitter. Luego en el aula podemos proyectar y comentar cada una de las imágenes etiquetadas desde la web de Instagram
  • Geocaching. Interesante actividad que se basa en la búsqueda de "tesoros" escondidos previamente geolocalizados. Podemos utilizar el GPS para realizar búsquedas de "tesoros" escondidos por nosotros u otros ya existentes. En el blog de @TrushooGEO hay mucha información al respecto. 
  • Visitas registradas con Evernote. Durante cualquier actividad que realicemos fuera del centro (charla, taller, convivencia, visita cultural o a empresas e instituciones, etc.) los alumnos pueden realizar anotaciones en su teléfono móvil. Con Evernote - ver tutorial- los alumnos abrirán una libreta digital donde crear diferentes tipos de notas: escribir o dictar comentarios sobre la visita, tomar fotografías con anotaciones, grabar audios e incluso dibujar con la herramienta integrada Skitch. Posteriormente, en casa o en el aula, el alumno puede ordenar las notas de esta libreta y compartirla públicamente desde su móvil u ordenador personal. 
Para la realización de las actividades propuestas es conveniente realizar previamente, en casa o en el centro, la descarga y el registro de cada app en el móvil del alumno. Como estamos trabajando con dispositivos de los alumnos, y no todos tienen los mismos medios, podemos trabajar en pequeños grupos. 

La tecnología móvil nos ofrece muchas posibilidades en el mundo de la enseñanza. Eso sí, nos obliga a actualizarnos y a seguir probando nuevas apps con las que poder disfrutar y aprender junto a los alumnos. Y, sobre todo, estaremos trabajando unas competencias digitales imprescindibles hoy en día. 

¿Alguna otra propuesta con el móvil?

photo credit: lucas.leite via photopin cc

miércoles, 13 de noviembre de 2013

NUEVOS DERECHOS Y DEBERES DEL ALUMNO

Una de las tareas principales del docente es motivar a sus alumnos. Pero no todo está en nuestras manos; el alumno debe responder y ser responsable de su aprendizaje. En una entrada anterior enumeraba unos nuevos deberes y derechos del docente. Unos derechos y deberes que, en el caso de los alumnos, podrían también ser reformulados.

En etapas educativas postobligatorias -Bachillerato, Formación Profesional o Universidad- es cada vez más frecuente encontrarse alumnos con perfiles heterogéneos. Alumnos a los que debemos adaptarnos y ofrecer un aprendizaje flexible, unos valores educativos y una enseñanza que responda al mundo actual y al que está por venir.

El alumno, por otro lado, tiene una serie de derechos que exigir a sus profesores y centros educativos. Unos derechos que tienen su reflejo en los deberes del docente arriba mencionados. Cada alumno tiene derecho a:

  • Recibir una enseñanza que le prepare para la vida, tanto personal como profesionalmente. Necesita trabajar contenidos y procedimientos que le ayuden a un saber hacer y saber estar en la sociedad actual.
  • Ser valorado como una persona única que reciba una formación y evaluación flexible de acuerdo a sus capacidades, intereses y circunstancias. 
  • Trabajar en un ambiente democrático, donde sea tenida en cuenta su opinión y tenga la posibilidad de participar en la programación y ejecución del proceso educativo. 
  • Tener docentes que se preocupen por su aprendizaje, tanto en el plano humano como en el académico.
Pero no podemos olvidar los deberes del alumno. Unos deberes cuya exigencia corresponde al profesorado. Todo alumno debiera:
  • Ser responsable de su aprendizaje. Preocuparse no sólo en aprobar o en las calificaciones, sino, principalmente, en aprender.
  • Colaborar con compañeros y profesores, siempre desde el respeto y la consideración al trabajo de los demás. 
  • Ser autocrítico y exigente con uno mismo. Tener sentido de la responsabilidad y no buscar la comparación o competición con los compañeros del aula.
  • Valorar el trabajo de sus profesores a nivel profesional, participando para crear un clima de trabajo positivo donde aprender unos de otros, aprovechando la diversidad de profesores y compañeros.
  • Ser flexible y saber adaptarse a las circunstancias del momento y a las demandas del profesorado. 
Todo cambia muy rápido y  la necesidad de adaptación, en el plano humano y profesional, sigue vigente tanto para profesores como alumnos. La educación es un toma y daca donde las exigencias son compartidas por el docente y el discente. Eso sí, procuremos disfrutar mientras aprendemos.

domingo, 10 de noviembre de 2013

¿UTILIZAS LOS CINCO SENTIDOS EN EL AULA?

Recientemente mis alumnos proyectaron en clase el documental "Consumo: el imperio de los sentidos".  En el se analiza la importancia que tienen los cinco sentidos a la hora de provocar emociones y estimular la compra. El llamado neuromarketing

Reflexionando sobre ello, caigo en la cuenta sobre la escasa importancia que damos a la estimulación sensorial en el proceso de enseñanza-aprendizaje. El olor del aula, el tacto del mobiliario o material académico, la decoración que vemos en el aula, el sonido ambiente o incluso los sabores, están más que olvidados en nuestro proceso de enseñanza y aprendizaje. Tan sólo en la etapa infantil o en primaria se consideran todos estos elementos.

Y, ¿por qué no hacer más estimulantes nuestras aulas? ¿por qué no poner música o guardar tiempos de silencio durante las clases? ¿por qué no perfumar nuestros apuntes o libros? ¿qué pasa con la decoración del aula, pasillos o la entrada al centro? ¿o con nuestro vestuario? ¿por qué no comer durante alguna actividad del aula?

La mayor dificultad está en la arquitectura de nuestros centros y, sobre todo, en la falta de formación que tenemos a la hora de trabajar sentidos y emociones en las programaciones. Pero, ¿por qué no innovar y trabajar en un ambiente gratificante, amable y que nos deje huella? Pásate por estas aulas del futuro: "Learning spaces of the future". Aunque nos queda algo lejos...

Pocos alumnos recuerdan los contenidos de un examen del curso anterior, pero todos recordamos una buena experiencia. Enseñar y aprender utilizando estos sentidos podría ayudarnos a fijar los contenidos o destrezas que buscamos para nuestros alumnos.

photo credit: hebedesign via photopin cc

sábado, 9 de noviembre de 2013

NUEVO CAP PARA PROFESORES EN ACTIVO

Que la educación no evoluciona tanto como sería deseable es un hecho. Que los profesores tampoco hemos cambiado al ritmo que lo ha hecho sociedad es también evidente. 

Una gran mayoría de los docentes nos hemos formado pedagógicamente -por decir algo- mediante el antiguo CAP (Certificado de Aptitud Pedagógica). Un curso, con base normativa en la Ley General de Educación de 1970, y que en muchos casos era un mero trámite. Ahora, con el nuevo Máster específico, supongo que habrá mejorado la cosa. A costa del dineral que supone. 

Volviendo a nuestra formación caduca, pedagógicamente hablando, ¿nos hemos actualizado lo suficiente para hacer frente a nuevas formas de aprender, a nuevos alumnos, a nuevas herramientas, a las nuevas necesidades de la sociedad? ¿por qué no se nos exige una nueva certifificación pedagógica tal y como se hace con los títulos de inglés u otros idiomas?

El grueso de la formación ya no puede basarse en el uso de herramientas TIC o conocimientos técnicos. Saber inglés es importante, pero aprender a enseñar de otro modo lo es aún más. 

¿Por qué no se considera, desde las administraciones educativas, la didáctica como una parte fundamental de la carrera docente? ¿Por qué no se crea un nuevo CAP para profesores en activo? ¿Por qué la formación y actualización del profesorado no es una de las claves de la política educativa? Leer artículo propio sobre la LOMCE y la formación del profesorado.

La mayoría de los docentes acabamos optando por una autoformación, sin orden ni concierto. Muchos otros ni se lo plantean. Con suerte, desde algunos centros educativos, se realizan planes de formación en base a nuevas metodologías o herramientas de aprendizaje. Pero, como bien expone Ángeles Araguz en su artículo "La brecha digital entre docentes", los retos a los que nos enfrentamos son muchos. Coincido totalmente con Ángeles en que estos retos exigen profesores excelentes.

Nuestro tiempo es cada vez más escaso. Necesitamos más horas para preparar bien las clases, y encima se incrementan los ratios profesor/alumno. Aún así, es tiempo de cambios. Tiempo de reflexionar sobre nuestras prácticas docentes heredadas. Tiempo para filtrar aquellas prácticas que aún nos sirven y aderezarlas con nuevas metodologías. Tiempo para compartir opiniones y colaborar entre docentes. Tiempo para actualizarnos. 

photo credit: CA2M via photopin cc

martes, 5 de noviembre de 2013

DEMOCRACIA Y AUTORIDAD EN EL AULA

En ocasiones, las herencias recibidas o las dinámicas que arrastramos son una losa en educación. Se podrían comparar los vicios adquiridos a la hora de hacer presentaciones con el escaso funcionamiento democrático del aula. Entendiendo aula como grupo de alumnos y profesorado.

Pese a la permanente insistencia en abandonar hábitos cuando se diseña una presentación tipo PowerPoint  -no hacer viñetas innumerables, insertar sólo imágenes de calidad y representativas, poco texto en las diapositivas, etc.-  los alumnos acaban cayendo en estos mismos errores. Sigo viendo presentaciones similares a las de los años noventa. Errores que repiten profesores y alumnos; errores que se contagian.

Con la democracia y participación en clase más de lo mismo. Parece mentira, pero muchos alumnos exigen autoridad o que impongas tu criterio.  Les resulta más cómodo el ordeno y mando. Preguntar o dar a elegir causa conflictos que, en ocasiones, se llevan al terreno personal. Será, por suerte, que no han tenido que aguantar el ya extinto servicio militar obligatorio.

Algunos, incluso, se sorprenden si les das a elegir o les pides su opinión al respecto. Supongo, al igual que en mi época de estudiante, que no han experimentado este ambiente democráticoCreo que es positivo un cambio de chip. Que los alumnos se acostumbre a debatir, opinar y tomar decisiones. Siempre desde el respeto. Nos pueden llegar a sorprender las opciones u opiniones que los estudiantes presentan. Y, aunque me cause unos cuantos quebraderos de cabeza, considero educativo promover la cultura democrática en el aula. 

La autoridad del profesor en el aula se debe ganar. Por ello, sin perderse el respeto mutuamente, se puede y debe fomentar un funcionamiento democrático en el aula. Un funcionamiento que hay que trabajar desde edades tempranas y en todas las etapas educativas.  Cuanto más mayores nos hacemos más nos cuesta cambiar el chip; alumnos y profesores. Yo estoy en ello.

photo credit: Nukamari via photopin cc

domingo, 3 de noviembre de 2013

ALGUNAS BUENAS PRÁCTICAS EDUCATIVAS

En mi última entrada reflexionaba sobre mis confesables malas prácticas docentes. Una malas prácticas que he ido abandonando y que voy tratando de sustituir por otras acordes a los tiempos que estamos viviendo. 

Por suerte, hoy en día, es fácil descubrir buenas experiencias educativas fuera de nuestro claustro. Resulta imprescindible visibilizar más aún estas buenas prácticas tanto dentro como fuera de nuestros centros educativos. Somos un sector profesional que, aún pecando en ocasiones de corporativismo, no colaboramos entre iguales tanto como podríamos. 

Otra carencia la encuentro en la falta de necesidad, de muchos docentes, en comunicar o compartir su labor educativa. Pese a ello, cada vez es más fácil encontrar buenas experiencias a través de Twitter o en blogs educativos. 

No me atrevo a señalar como buena práctica ninguna experiencia personal. Pero si puedo enumerar excelentes ejemplos que se están realizando en nuestras aulas. Unas experiencias, en todas las etapas educativas, que nos sirven de orientación o reflexión sobre nuestro trabajo. Como muestra, os dejo con estas buenas prácticas que merece la pena visitar:
    • Profesor Jano. Un profesor incansable de bachillerato. Merecería la Medalla al Trabajo. Excelentes materiales de Ciencias en su blog del aula: http://www.profesorjano.info/ y reflexiones personales en: http://profesorjano.tumblr.com/ Una visión crítica, pero constructiva, del trabajo en el aula y fuera de ella.
    • Ángeles Araguz. Profesora de FP. Actualmente en el INTEF. Experimentada y comprometida docente que destaca por la creatividad y recursos que ofrece. Su blog personal en: http://cloudthinking.wordpress.com/ 
    • Manel Rives. Profesor de primaria y secundaria, creativo donde los haya. Especialista en creación de materiales multimedia y en el uso del iPad para la educación. Un blog personal con muchos recursos en: http://imaxinante.tumblr.com/ y blog del aula en: http://bandadadepatos.tumblr.com/
    • Manual Alonso Rosa. Profesor de Formación Profesional. Defensor inagotable de la FP. Uno de los impulsores de la Red FP que integra experiencias formativas de toda España. Innovador docente, como se puede comprobar en su blog sobre aprendizaje móvil y realidad aumentada: http://termoblogfp.blogspot.com.es/
    • Toni Solano. Profesor de Lengua y Literatura. Formador TIC con excelentes aportaciones de trabajo en el aula. Como él dice, un buen sitio para encontrar ideas en: http://www.repasodelengua.com
Una pequeña muestra, donde caben muchos otros, de profesores dedicados, actualizados pedagógica y digitalmente hablando. Profesores con una vocación por la docencia que se puede sentir leyendo las líneas de su Twitter o de sus blogs. De momento, mi principal buena práctica, es trasladar y compartir estos recursos.

Idealmente, para el crecimiento personal y profesional como docente, debiéramos conjugar mejor la experiencia de nuestros compañeros de claustro junto con estas u otras prácticas educativas que podemos encontrar en Internet. El compañerismo real y virtual están más cerca que nunca. 

¿Algún otro profesor para recomendar? 
photo credit: HikingArtist.com via photopin cc

miércoles, 30 de octubre de 2013

MIS MALAS PRÁCTICAS DOCENTES

Si nos paramos a pensar un poco, todos podríamos confesar alguna mala práctica docente que hemos hecho o estamos haciendo en el aula. Como se dice habitualmente: "La solución empieza por el reconocimiento de los hechos".

Yo, personalmente, puedo enumerar muchas malas prácticas realizadas en el pasado, que incluso repito en ocasiones consciente o inconscientemente. Aquí mi confesión pública:

  • Mandar deberes repetitivos que se basan en los ejercicios o actividades del libro de texto. "Para mañana actividades de la 1 a la 12. Página 149 de vuestro mamotreto".
  • Solicitar trabajos escritos, demasiado generales o específicos, que suponen un simple corto y pego para los alumnos. No hay un ejercicio de razonamiento o lectura comprensiva. "Elaborad un dosier sobre los diferentes contratos de trabajo en España". Ver artículo al respecto.
  • Realizar presentaciones, tipo PowerPoint, soporíferas con decenas de diapositivas con mucho texto y sin interacción con el alumnado. "Hoy presentación del Tema 3: Tipos de vendedores". Leer entradas sobre ello.
  • Reproducir documentales o películas sin unas preguntas previas o posteriores al visionado. Una mínima preparación es básica para exprimir los contenidos o valores de cada video.
  • Dedicar las clases, fundamentalmente, a una exposición magistral y a unos ejercicios del libro. Esa dinámica durante horas no hay estudiante que la resista.
  • Expulsar a un alumno ante cualquier tipo de falta y como medida disuasoria. O enviarlo ante el jefe de estudios o dirección. Ni funciona, ni educamos al alumno disruptivo o maleducado.
  • Ser inflexible en el cumplimiento de las normas y con el aprendizaje individual de cada alumno. Es conveniente personalizar y adaptarse a las diferentes situaciones. 
  • Estar sentado en la mesa durante toda la clase. No preguntar, pasearse entre los alumnos, revisar sus trabajos o evaluar su desempeño cuando están utilizando ordenadores, móviles o tabletas.
  • No empatizar. Recordar que todos hemos sido jóvenes. Que nuestras prioridades son distintas a las suyas. Que somos parte de su proceso de maduración y debemos tratar de conectar con ellos. Ni son extraterrestres ni son una generación perdida.
  • No compartir con los compañeros mis experiencias del aula,  ya sean buenas o malas. Hablar de lo positivo, no sólo de lo negativo, de mis alumnos. Nos falta cultura de trabajo colaborativo entre docentes.
  • Evaluar al alumno, fundamentalmente, en base a exámenes escritos de contenidos memorísticos. "Examen parcial más exámen final y calculamos la media aritmética como nota final de la evaluación". Leer otra entrada personal en mi blog sobre este tema.
  • No realizar actividades creativas con los alumnos. Innovar significa crear actividades y/o materiales para mis alumnos. Actividades de investigación que se centren en el proceso y no sólo en un resultado final. Con TIC o sin TIC.
Yo ya me he confesado. ¿Alguna mala práctica más que añadir?

photo credit: efwp via photopin cc

martes, 29 de octubre de 2013

CÓMO MEJORAR UNA CLASE (POCO) CORRIENTE

Es habitual que cada curso tengamos algún curso más problemático de lo habitual. Un curso del que solemos quejarnos en público y en privado. Un curso que por alguna razón es más disruptivo. Y, sobre todo, un curso que etiquetamos en negativo.

Recientemente, uno de estos cursos, protestaba porque los profesores sólo nos referimos a ellos en negativo. Que no hablamos en positivo del grupo ni mencionamos las virtudes individuales de cada alumno. Y, que en definitiva, están cansados de este lastre que les acompaña desde el curso pasado.

Reflexionando sobre ello, debo entonar el mea culpa. A menudo nos dejamos llevar por esa "manía" que llaman los alumnos o generalizamos la actitud de unos pocos en detrimento del grupo. Nuestra atención la focalizan esos pocos estudiantes más disruptivos, o, en su defecto, los más responsables y atentos. El grupo intermedio acaba pagando los platos con nuestra desatención o con comentarios negativos sobre todo el colectivo. Recomiendo este artículo de Alberto del Mazo para manejar comportamientos disruptivos.

Quizás sería adecuado tratar de motivar a todos los alumnos por igual. Individualizar nuestros comentarios y hablar más en positivo de las cualidades de cada alumno y del grupo en general. Podríamos ser más cuidadosos con nuestro lenguaje verbal y no verbal. Pese a que la paciencia nunca es infinita... estos sambenitos no ayudan en nada.

Haciendo propósito de enmienda les he preparado, a mis alumnos, una presentación (en formato pechakucha) donde incido en lo positivo que tienen como grupo y como personas. Qué podemos hacer, profesores y alumnos, para trabajar mejor en el aula. Qué cualidades debemos reforzar en nuestros alumnos y en qué podemos crecer como profesores.

Espero que os guste, pese a que mis alumnos dicen que he generalizado demasiado...

domingo, 27 de octubre de 2013

LA LOMCE Y LA FORMACIÓN DEL PROFESORADO

Se he escrito ya mucho sobre el tema. Los detractores del actual Proyecto de Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE) sobrepasan con creces a sus partidarios. Hay muchos argumentos en contra a esta futura Ley, pero escucho pocas propuestas para su modificación o mejora.

No se ha alcanzado un consenso imprescindible para que tenga éxito en, al menos, la próxima década. Estamos ante una ley continuista de la LOGSE que incluso nos retrotrae a épocas anteriores en algunos aspectos. Las reválidas, la dudosa memoria económica o un modelo que no prestigia la Formación Profesional, son algunas de las propuestas más criticables. 

Tras una lectura del Proyecto de la LOMCE (ver aquí) se puede comprobar que el grueso de la Ley hace referencia a cambios curriculares. Se hace escasa mención a la metodología. Y, cuando se hace, no se concreta o articula ninguna propuesta o modelo educativo. Tampoco hace mención, o de puntillas, a la formación y actualización del profesorado. Eso sí, dedica muchas líneas a la ingente tarea que deberá llevar a cabo el INEE (Instituto Nacional de Calidad Educativa). 

Está muy bien hablar de exigencia y cultura del esfuerzo. Una exigencia tanto para alumnos como para profesores. Aún así, el alma de esta Ley no puede ser la exigencia y el control de resultados. El eje central está en la relación profesor-alumnos. Profesores que no sabemos hacer las cosas de otro modo porque no nos han enseñado de otra forma. O profesores que realizan buenas prácticas que son invisibles al resto o poco valoradas.

En mi modesta opinión, la clave de la reforma educativa debiera estar en el profesorado y en las metodologías. Los profesores somos la variable fundamental de cualquier intento de cambio o mejora en el proceso de enseñanza. Es necesario que las autoridades educativas realicen un esfuerzo e inviertan en formación del profesorado. Una capacitación y actualización pedagógica; no sólo aprender a utilizar herramientas informáticas. Una inversión, que debemos considerar estratégica, y que ha de ser realizada considerando los diferentes modelos pedagógicos. Una inversión real y presupuestada.

La innovación y la actualización metodológica son claves en la reforma de la Educación. Todo lo demás son parches y una continuidad del modelo actual. Un modelo mejorable que precisa un cambio sustancial en las formas de enseñar en el aula. La sociedad ha avanzado mucho en los últimos veinte años y la educación no puede seguir con el paso cambiado. Necesitamos tiempo, dinero y mucha pedagogía en el profesorado, para que nuestros alumnos perciban un cambio que les motive a continuar en el sistema educativo.

Recomiendo la lectura del libro rEDUvolution de María Acaso. Un libro clarificador y que expresa muy bien esta necesidad de cambio en el mundo de la enseñanza. No todo son contenidos o competencias profesionales. Como leía recientemente -ver artículo de Pablo Doberti-  "la escuela debe desarrollar esencialmente la competencia de encontrarle sentido a la vida de cada uno".

photo credit: WorldIslandInfo.com via photopin cc