jueves, 17 de enero de 2013

ESTUDIANTE PARA EL FUTURO

En tiempos poco optimistas no es mala idea tratar de insuflar un poco de aire fresco a nuestros alumnos. En una entrada anterior ya expuse que hay motivos de sobra para seguir estudiando. Ahora me gustaría exponer  qué inclinaciones o intereses personales creo son imprescindibles para tener futuro como estudiante y buen profesional. 

Unas aptitudes o valores que pueden diferenciarte como persona, y por consiguiente, como trabajador o emprendedor.


«Cuando no sabemos a qué puerto nos dirigimos, todos los vientos son desfavorables». Séneca

  • Mantén la mente abierta. Tu disposición a seguir aprendiendo dice mucho de ti. No te niegues a adquirir nuevas habilidades. Pregunta, pregunta y vuelve a preguntar. Investiga permanentemente.
  • Relaciónate con las nuevas tecnologías sin miedo. Todo es practicar y practicar. Te gusten o no. Están hechas para darnos soluciones aunque den problemas. ¿Qué no da problemas?
  • Viaja. Descubre otras realidades. Tu pequeño mundo siempre estará cuando vuelvas. Aprovecha estos años donde las responsabilidades familiares o económicas aún pueden permitírtelo. Las fronteras nos las ponemos nosotros.
  • Escucha a tus "mayores". Padres, abuelos, hermanos, profesores, jefes, compañeros... Tenemos una visión distinta de las cosas. A veces equivocada o demasiado conservadora, pero podemos orientarte en muchos temas.
  • Aprende inglés. O francés, o ruso. Siempre te puede abrir puertas saber idiomas. O cerrarlas en su defecto. (Viviendo en el extranjero puedes solucionarlo)
  • Sé paciente. No desesperes. Seguramente tardarás en ubicarte profesionalmente, pero una buena disposición y el trabajo bien hecho da resultados antes o después. La constancia es un reto diario.
  • Actúa siempre con educación. La cortesía es un valor en decadencia; lo que te puede ayudar a destacar en el entorno actual.
  • Haz caso a tu conciencia. Trata a los demás como te gusta ser tratado. Lo primero son las personas. Sé buen compañero.
  • No tengas prisa en destacar en la empresa. Destaca por ser trabajador, amable o sonriente; pero no por ser el más competitivo o el recién llegado que quiere llamar la atención. 
  • No pierdas tu autoestima pero tampoco la humildad. La chulería es una mala vendedora a largo plazo.
Muchos consejos que todos podemos aplicarnos en mayor o menor medida. Sólo tratan de ser orientaciones para un futuro muy cercano. Un futuro con profesionales que pueden destacar por un trabajo bien hecho y un talante personal envidiable. ¡Difícil pero factible!


photo credit: ξωαŋ ThΦt (slowly back...) via photopin cc

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada