miércoles, 8 de mayo de 2013

DISCREPANCIAS ENTRE PROFESORES

Hace un par de días seguí atentamente en Twitter el intercambio de opiniones de dos profesores. Dos profesores que admiro por su trabajo y dedicación a la enseñanza. Dos profesionales que discrepaban en cuestiones relativas a la educación, pero que encajan bien la crítica. Aún más, teniendo en cuenta, lo complicado que es argumentar con los 140 caracteres de cada tuit. 

Muchos conocéis el trabajo de estos profesores gracias a sus blogs personales. Si no es así, recomiendo que os detengáis a conocerles. Pasaros por el blog de Ángeles Araguz o por el de Jordi Martí. Dos profesores que merece la pena visitar para seguir aprendiendo. Porque de eso discutían en esta ocasión, aunque algunos no les suene bien la palabra, de si el proceso de aprendizaje debe ser más o menos divertido.

Nuestra profesión no está lo suficientemente acostumbrada a trabajar codo con codo. Muchos docentes prefieren trabajar a su aire. No queremos que se entrometan en nuestro trabajo o nos resulta más cómodo hacer las cosas a nuestro modo. Las opiniones de terceros en ocasiones nos las tomamos mal y es muy complicado trasladar a un compañero las mejoras que podría hacer en su trabajo. Es necesaria demasiada mano izquierda; ya que no nos tomamos bien la crítica. 

El proceso de reflexión con otros compañeros de profesión resulta muy enriquecedor. Mueve algunas de nuestras bases, pero nos hace repensar nuestro trabajo diario. Un trabajo que hoy en día está en permanente evolución. Un trabajo que precisa de la reflexión  constante de todos los que nos dedicamos a la enseñanza. Una reflexión, que Ángeles y Jordi, provocan con sus artículos. Estés, más, o menos de acuerdo.

photo credit: DailyPic via photopin cc

4 comentarios:

  1. Gracias Óscar! Yo también creo que la discusión y la crítica son muy, muy, nutritivas. Hace falta discutir, a veces para reafirmarse en las propias ideas, otras veces para introducir sutiles cambios que nos lleven más lejos.

    Cada uno reflejamos nuestro carácter y actitud a la hora de enfrentarnos a nuestra profesión, pero desde luego, a alguien como Jordi que dedica horas y horas a reflexionar y a hacer reflexionar sobre educación solo puedo admirarle. Aunque discrepe :-)

    ResponderEliminar
  2. Gracias a ti Ángeles, por tu dedicación y por compartir tus experiencias docentes. Como bien dices, para bien y para mal, reflejamos nuestro carácter en nuestra profesión. Pero vuestra implicación está fuera de toda duda.
    Seguiremos discrepando... ;)

    ResponderEliminar
  3. Discrepar no sólo es sano, es imprescindible. Nunca hay dos personas (y ya no hablo sólo del colectivo docente) que, en algún momento de su vida, no tengan algún tipo de discrepancia.

    En el sector profesional (en este caso el docente) las discrepancias son habituales. Como se decía antiguamente "cada maestrillo tiene su librillo". Además, con el auge de los medios de comunicación inmediatos (léase redes sociales), esas discrepancias pueden llevarse a un debate más rápido, amplio y productivo.

    Como dice bien Ángeles en su comentario, lo único que varían son las formas de discrepar. Formas que, pueden verse modificadas, en función del tipo de discrepancia al que se remita el intercambio y del carácter de cada uno de los "discrepantes".

    Eso sí... discrepar, al igual que no hacerlo, es algo que a medio plazo debe tomarse como positivo (aunque a corto plazo cueste hacerlo xD).

    Seguiremos discrepando desde el intento de construir algo. Un saludo a ambos y gracias por la reflexión.

    ResponderEliminar
  4. ORGANO PARA CANALIZAR LA DISCREPANCIA Y EL DEBATE.

    En la FP reglada es conveniente crear a nivel autonómico la figura de “coordinador pedagógico” para cada Familia Profesional, cuya principal función es coordinar las reuniones presenciales y a distancia de los equipos educativos de cualificación, fomentando la discrepancia y el debate.
    Dicho cargo desarolla sus funciones a nivel provincial coordinándose en el ámbito autonómico.
    Le corresponde a la Administración Educativa elegir a la persona que ocupara el cargo entre los docentes de la Familia Profesional y en función de sus meritos.
    Los interesados deberán demostrar capacidad para generar ideas y liderar grupos.
    El cargo se ejerce con dedicación exclusiva.
    La duración de su mandato depende de la labor realizada.
    Un consejo formado por representantes de la Administración Educativa y de las organizaciones empresariales evaluará anualmente su actividad, determinando su continuidad o cese.
    Otras funciones:

    En relación con la actividad docente:
    1. Procurar que el docente se encuentre a gusto en el trabajo, comunicando, escuchando y trasladando a la Administración Educativa sus aspiraciones e inquietudes.
    2. Animar y elogiar los logros del docente y en su caso, corregir debilidades.
    3. Consensuar con los equipos educativos de cada cualificación:
    3.1.- El desarrollo curricular de la programación sometida a un continuo proceso de actualización.
    3.2.- La evaluación de la enseñanza en relación al grado de cumplimiento de los objetivos. Pudiendo proponer a la Administración Educativa los cambios que estimen necesarios.
    4. Dirigir las secciones de coordinación de los equipos educativos de cada cualificación (presenciales y a distancia), elaborando propuestas que contribuyan a lograr el consenso, especialmente en relación a las actividades de aprendizaje que se deben impartir en el aula.
    5. Coordinar los equipos educativos para elaborar y mantener actualizada la guía didáctica del alumno. La cual desarrolla el contenido curricular de forma clara y progresiva.
    6. Informar y orientar al docente para que éste a su vez pueda orientar eficazmente al alumnado.
    7. Constituirse en punto de referencia para recibir de instituciones públicas y privadas cualquier tipo de información relacionada con la Familia Profesional.
    8. Buscar y seleccionar fuentes de información y proponer acciones formativas que favorezcan el enriquecimiento y actualización profesional.
    9. Formar parte de la comisión evaluadora encargada de realizar las pruebas finales para la acreditación de la competencia profesional.

    En relación con la Administración Educativa:
    1. Trasladar a la Administración Educativa una relación de las actividades de investigación, participación y colaboración con la empresa realizadas por los docentes (valoración del mérito profesional).

    ResponderEliminar