jueves, 2 de mayo de 2013

CAMBIANDO METODOLOGÍAS EN LA FORMACIÓN PROFESIONAL

Empiezan a prodigarse las noticias sobre "nuevos" planes de Formación Profesional en las Comunidades Autónomas. La famosa FP Dual, importación austro-alemana, aparece en muchos periódicos como la gran solución al elevado paro juvenil. Una FP Dual que puede, y debe, convivir con el actual sistema español de Formación Profesional. Una FP Dual que corre el riesgo de ser un calco del actual sistema; diferenciándose sólo en el aumento de las horas de formación en los centros de trabajo (FCT).

Lo que parece que no vende tanto son las experiencias alternativas de algunos institutos o centros de Formación Profesional. Centros con muchos años de experiencia que, en muchos casos, tratan de innovar y adaptarse a las demandas reales de la sociedad y del mundo empresarial. Porque podemos mejorar los actuales Ciclos Formativos; podemos ampliar las prácticas en las empresas (FCT), pero, sobre todo, debemos cambiar las metodologías en los centros educativos (leer entrada: "10 propuestas para mejorar la FP").

Los actuales gobiernos autonómicos podrían articular un sistema donde los centros de FP, públicos y concertados, compartan experiencias educativas. Un sistema de formación para los equipos directivos donde se apueste por metodogías activas en consonancia con la realidad empresarial y con las nuevas formas de trabajar. Una formación que llegue a los claustros y que, poco a poco, cambie la actitud de los docentes de los títulos de FP que se ofrecen. Un sistema que no requiere grandes inversiones, pero sí visión de futuro para mejorar la actual FP.

Para muestra, la experiencia del I.E.S. Cartuja de Granada. Una propuesta de cambio metodológico en la Formación Profesional dentro de los actuales currículos. Una experiencia que modifica y actualiza la metodología predominante en muchos centros educativos; basada en clases expositivas, exámenes memorísticos y libros de texto. Una forma de trabajar diferente para alumnos y docentes que se basa en:
  • Alumnos activos que trabajan de forma autónoma: estudio de casos, aprendizaje basado en proyectos o en problemas.
  • Sistema de evaluación multimodal: se evalúa todo, desde el primer día y con instrumentos múltiples. 
  • Las TIC como medio motivador, para trabajar colaborativamente, de forma ubicua y facilitadora de la comunicación entre profesores y alumnos.


Un proyecto muy interesante que por suerte sale a la luz. Proyectos, como este, que pueden servir de guía a muchos centros educativos que tienen como objetivo la empleabilidad de sus alumnos en un entorno difícil y cambiante. 

photo credit: Krissy.Venosdale via photopin cc

3 comentarios:

  1. Caramba, ver que pueden hacerse las cosas de manera alternativa sin grandes necesidades de inversión económica demuestra que "Si, se puede". Tendremos que querer...

    V.R.

    ResponderEliminar
  2. LA FORMACIÓN PROF. PARA EL EMPLEO.

    EL ALUMNO se selecciona y se forma de acuerdo a las características del puesto que va a ocupar. Debiendo el docente determinar la formación modular que debe cursar para atender los requerimientos de la empresa, y así adquirir la competencia profesional para desarrollar un determinado oficio o profesión y titular en unos determinados módulos o cualificaciones.

    EL DOCENTE se relaciona con las empresa para analizar sus necesidades y descubrir el tipo de formación modular que requiere cada puesto. Posteriormente agrupa los puestos en función de la formación modular requerida y constituye los grupos de alumnos. Por último, adjudica los mismos conjugando el perfil del alumnado con las características demandadas por la empresa.

    LA EMPRESA participa en la actividad formativa favoreciendo la inserción laboral del alumno.
    La participación se concreta en dos fases:

    1. AL COMIENZO el tutor docente entra en contacto con la empresa para conocer sus necesidades, analizando las tareas y actividades que debe realizar el alumno en los distintos puestos, junto con la técnica empleada y los medios utilizados. Todo ello con el fin de ajustar la enseñanza modular y el perfil del alumno a las características de los distintos puestos.
    Las tareas y actividades de cada puesto deben secuenciarse y temporalizarse de común acuerdo entre ambos tutores.
    El tutor docente adaptará el contenido modular y las actividades a realizar en el centro, a las diferentes tareas que el alumno va a desarrollar en la empresa.
    Los “programas formativos individualizados” se elaborarán de común acuerdo entre ambos tutores, desglosando contenidos, tareas y actividades a realizar en el Centro y en la empresa, con el fin de formar al alumno de acuerdo a las necesidades de la empresa.

    2.- DURANTE EL PROCESO FORMATIVO se evalúa la participación de la empresa.
    Para ello, el tutor docente se comunicará con la empresa reuniéndose periódicamente con sus responsables (tutores de empresa), con objeto de conocer realmente las tareas y actividades realizadas por el alumno, analizando las posibles desviaciones de su programa formativo y las reclamaciones que se presenten. Con el fin de evaluar la formación realizada y la competencia modular adquirida.
    En caso de interesar a ambas partes se puede formalizar la relación del alumno con la empresa a través de un contrato de formación y aprendizaje.
    Tanto la empresa como el alumno pueden renunciar a la relación formativa después de un breve periodo de tiempo.

    Saludos.

    ResponderEliminar