jueves, 9 de enero de 2014

¿TE (AUTO)EVALÚAS COMO PROFESOR?

Si no reflexionamos sobre nuestras prácticas, difícilmente podremos progresar como docentes. Es indispensable reflexionar sobre nuestras prácticas docentes, así como es necesaria la autoevaluación y aprender a retroalimentarse con las opiniones de nuestros alumnos y compañeros.

Solemos tener miedo o menospreciamos la opinión del alumno. Incluso pensamos que sus opiniones están sesgadas y se basan principalmente en las calificaciones que reciben. En si somos agradables o duros. En el fondo, subyace un temor a ser mal evaluado, no nos tomamos la opinión del alumno como una oportunidad de mejora. Siempre hay aspectos en los que podemos mejorar o donde somos menos hábiles. Algunos piensan que el número de suspensos o sobresalientes tienen correlación con una buena práctica docente. Centrarse en las calificaciones o en la típica evaluación estándar es una práctica caduca a todas luces.

Nuestros alumnos y compañeros son la clave de la mejora. Espacios de comunicación y diálogo con los colegas no son tan habituales como debieran ser. Perdemos mucho el tiempo con otras cuestiones que parecen principales pero debieran ser secundarias. Tampoco es muy abundante el tiempo que reflexionamos con los alumnos sobre su aprendizaje y las metodologías que utilizamos.

Autoevaluarse significa ser flexible, ser capaz de adaptarse a lo que el alumno detecta y precisa. Después de varios años de experiencia docente he sido capaz de detectar carencias profesionales y personales gracias a encuestas, la observación y conversaciones con alumnos y profesores. Unas carencias que podemos ir superando con la reflexión y los recursos que nos ofrece el claustro virtual y global que nos rodea.

A nivel universitario es más fácil encontrarse con encuestas del centro que tratan de medir la satisfacción del alumno, mientras que en centros de educación primaria o secundaria esas mediciones no son algo tan habitual. A lo sumo, nos encontramos inmersos en procesos de calidad que miden indicadores. Una "calidad" que hoy en día precisan un cambio de orientación; burocratiza la enseñanza en algunos aspectos en aras de una mejora que solo puede llegar si el profesorado se implica y continúa aprendiendo.

Más que realizar encuestas, me gustaría llamarlas consultas. Consultas al alumno para tener en cuenta su opinión sobre el proceso de aprendizaje y enseñanza que está llevando a cabo junto al profesor. Para evaluar nuestra profesión podemos comenzar con cuestionarios, consultas o preguntas a contestar por los alumnos. Preguntas que, como algunos estudios avalan, deben ser abiertas y sobre la práctica diaria en el aula. No para saber quien es el profesor/a más enrollado, sino para mejorar nuestras tareas cotidianas. Preguntas del siguiente estilo:

  • Los alumnos de esta clase tratan al profesor con respeto. 
  • Mis compañeros se comportan como al profesor le gusta. 
  • En nuestra clase, el tiempo está siempre ocupado. 
  • En esta clase, aprendemos mucho casi todos los días. 
  • En nuestra clase, aprendemos a corregir nuestros fallos. 
  • Mi profesor nunca deja que nos rindamos ante las tareas más difíciles.

(fuente: CEDEC por Miguel Ángel Pereira Baz)

Se pueden combinar preguntas cerradas con otras abiertas, pero, personalmente, creo que se puede sacar más información de aquellas cuestiones abiertas en las que no es necesario puntuar. De todos modos, os dejo este completo cuestionario de evaluación del docente, al que le podríamos añadir preguntas abiertas, creado por @jcfloresromero y @JM_Delgado para módulos de Formación Profesional: Ver documento compartido

Por otro lado, está la opción de utilizar cuestionarios de autoevaluación con el fin de reflexionar sobre nuestra práctica educativa. Un buen ejemplo:


Detectar áreas de mejora debiera ser una constante en cada profesor. Solemos ir con la lengua fuera, pero vale la pena pararse a lo largo del curso y reflexionar, analizar y conversar con compañeros y alumnos sobre el proceso de aprendizaje.

photo credit: HikingArtist.com via photopin cc

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada