viernes, 15 de febrero de 2013

¿ESTO CAE PARA EXAMEN?

Manidas preguntas de los alumnos días antes de examinarse: ¿esto entra? ¿y este apartado? ¿podemos repasar cada hoja para ver que cae? ¿esto es importante?
Unas preguntas que vienen heredadas de una forma de estudiar y de examinar habituales durante la enseñanza primaria y secundaria obligatoria; que se suele repetir en la Universidad, Bachillerato o en la Formación Profesional.

Hace tiempo que dejé de contestar tales preguntas. Por varias razones. Una. Que como estudiantes deben tener criterio para estudiar lo que crean más importante o interesante en el temario. Dos. Que siendo importante memorizar ciertos contenidos o vocabulario básico, me interesa más la comprensión de los contenidos. Tres. Utilizo mi cuenta de clase en Twitter (@laclasedeOscar) para lanzarles cuestiones y enlaces que seguro pregunto en sus exámenes. Cuatro. También me gusta preguntar cuestiones sobre lo que se comenta o expone en clase. Aunque no esté en el libro o apuntes. Deben prestar más atención en clase.  Cinco. Realizo un solo examen por evaluación como prueba de que se han trabajado los contenidos. Una prueba a la que debiéramos dar una importancia mucho menor en comparación con otras valoraciones.

La forma de evaluar predominante, con exámenes finales y parciales como sistema de calificación principal, nos ha llevado a esta forma de estudiar. Una forma de estudiar para vomitar contenidos, tratar de aprobar por todos los medios (lo más lógico cuando eres joven y estudiante) y no volver a ver ese libro de texto en el resto de tu vida.  En una entrada anterior ya comenté la conveniencia de repensar nuestro modo de evaluación. Pensar primero en cómo evaluar y por último pensar en los contenidos a evaluar. El estudio es importante,  pero ya no lo es tanto la memorística, como hace unos años. Una de las consecuencias del aprendizaje móvil y permanente (ver proyecto FP en tu móvil) que hoy podemos disfrutar y sufrir. 

Sigue siendo conveniente que los estudiantes estudien y entrenen su comprensión lectora. Pero, sobre todo, que sean autónomos. Que sepan discriminar la información. El profesor acompaña y orienta, pero también participa y continúa aprendiendo con sus alumnos. Se está acabando el tiempo de un profesor que debe saberlo todo. Que usa un libro de texto o manual enaltecido. Los profesores podemos enfocar el aprendizaje en base a nuestra experiencia; transmitir formas de trabajar, valores y dotar de autonomía a nuestros alumnos. Los alumnos deben saber buscarse la vida. Encontrar sus respuestas. Respuestas que están en todas partes. Enseñar a buscarlas debe ser nuestra principal misión. Puede que no sea preciso estudiar y memorizar tanto, pero, por contra, hay que trabajar mucho más si buscamos ser competentes hoy en día. Esto supone más esfuerzo para alumnos y docentes. 

Por favor, no contestes (o formules) más la pregunta ¿esto cae para examen? Contéstala tu mismo.

Dedicado a V.R.

photo credit: o!ivier via photopin cc

7 comentarios:

  1. Es como pedirle peras al olmo....XD pero se intentara!

    ResponderEliminar
  2. En primer lugar gracias Óscar por esta entrada y por el blog en general. A algunos nos haces reflexionar, y eso, hoy en día, tiene su merito.

    Y claro, quizás habría que reflexionar más sobre el "examen" para reorientarlo hacia lo que debiera de ser: un medio y no un fin.

    Lamentablemente solemos caer en la trampa de preparar a nuestros alumnos para superar una determinada prueba que llamamos examen (también, dicho de paso, en educación superior, en pruebas de oposiciones, en idiomas... hasta en el carnet de conducir, vaya!) de manera que examen aprobado (que puede llegar a ser que dominas perfectamente la materia al 50%) y "todos tranquilos, prueba superada".

    Según la RAE examen es "prueba que se hace de la idoneidad de una persona para el ejercicio y profesión de una facultad, oficio o ministerio, o para comprobar o demostrar el aprovechamiento en los estudios". Que esto acabe plasmándose en una prueba en papel, individual y que busque la repetición de conceptos y contenidos dados... es bajo nuestra responsabilidad (la de los docentes). Lo que debiera ser una herramienta se acaba convirtiendo en el objetivo.

    Imparto clases de en el área de contabilidad y todavía me cuesta que algunos alumnos entiendan que haciendo mal la mitad de la faena, es decir, haciendo bien la otra mitad, puede no ser suficiente.

    Y es que la experiencia y las inercias y pesan mucho, demasiado. Valga como ejemplo el aprieto en que se encuentran la mayoría de mis alumnos cuando, en ocasiones, les exijo que propongan alternativas válidas para demostrar un dominio aceptable de una determinada materia, porque ¿hay vida más allá del examen o de "trabajos" tradicionales?

    V.R.

    ResponderEliminar
  3. Muy agradecido por tu largo y meditado comentario.
    Me ha gustado la definición de examen de la RAE. ¡Qué lejos veo que solo con un examen se disponga la idoneidad de un alumno para una profesión!
    Y como bien dices, que con un 5 (o incluso con un 4) ya se suponga la preparación del alumno. El binomio parcial y examen final está más que caduco. Por mucho que nos empeñemos en esta forma de evaluar, por comodidad, no es justa ni honesta a todas luces.
    Gracias de nuevo V.R.

    Seguiremos reflexionando, ya que los cambios van poco a poco.

    ResponderEliminar
  4. Una entrada buenísima que me ha descubierto Alberto Mazo.
    Pero planteo lo siguiente ( que me ha sucedido): yo como docente planteo diferentes formas de evaluar y/o de aprender y el alumnado te dice que quiere el sistema de siempre, o sea, clase magistral y examen, a ser posible al pie de la letra como hacen otros profesores.
    Les doy el gusto y examino al pie de la letra o me peleo durante todo el curso?

    Muchas gracias por hacernos sentir que no somos los únicos que creemos en estos cambios

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por comentar.
      Los alumnos piden lo que han mamado durante tantos años, pero si los profesores trabajáramos más en equipo y cambiáramos al unísono nuestra forma de evaluar, el alumno lo agradecería. Aparte de que sería más justo y beneficioso para su aprendizaje.
      Es hora de dejar los parciales, finales y la memorización como herramienta básica evaluadora.
      Hay que concienciar al profesorado!

      Eliminar
    2. Totalmente de acuerdo. Para qué ellos cambien, nosotros tenemos que hacerlo primero.

      Eliminar
    3. coincido contigo en TODO!!

      saludos
      Profe de Fol de Asturias

      Eliminar