sábado, 31 de mayo de 2014

UN MODELO DE FORMACIÓN PROFESIONAL

¿Qué Formación Profesional queremos? ¿estamos prestigiando la FP con las políticas educativas actuales? ¿tenemos claro los centros educativos y los profesores hacia donde vamos o debemos ir? Las respuestas a estas preguntas nos han quedado algo más claras gracias al Congreso Internacional de Formación Profesional celebrado esta semana en San Sebastián. 

La Viceconsejería de Formación Profesional del Gobierno Vasco, con Jorge Arévalo a la cabeza, tienen muy clara su apuesta por la FP y las líneas de actuación. Las experiencias de otros países, el ejemplo del País Vasco, las charlas con profesores de FP y, sobre todo, la visión que nos aportó Jorge Arévalo, han sido un impulso para seguir trabajando por otra Formación Profesional.

Me atrevo a sintetizar las líneas de actuación desde las que, responsables políticos, centros educativos y profesores, deberíamos ponernos a trabajar con el fin de mejorar el modelo de formación profesional actual, la empleabilidad y competitividad del país:
- Prioridad a las inversiones educativas y dotaciones en los centros de Formación Profesional como eje de la política económica nacional y autonómica.
-  Especialización de la Formación Profesional en aquellas áreas estratégicas de interés económico de cada región; actualización y flexibilidad en la programación de los ciclos formativos; creación de centros de innovación técnica y aplicada en la FP.
-  Cooperación entre distintos centros educativos y profesores para mejorar la competitividad: trabajo en red y proyectos conjuntos a nivel regional, nacional o internacional.
 - Motivación del profesorado: interiorización de la necesidad del cambio y adaptación a un entorno con cada vez más incertidumbre. 
- Apostar por las personas. Incentivar el cambio y la innovación, apoyando las propuestas pensadas por el profesorado, desde los equipos directivos y la Administración educativa.
- Espacios más flexibles en los centros: aulas polivalentes, mobiliario y distribución adecuada a otra forma de aprender y trabajar.
- Valores en los centros: ética, transparencia, trabajo en equipo y solidaridad en el esfuerzo realizado dentro de las organizaciones 
- Jerarquía horizontal y compartida en los centros: promover los líderes y gestores del cambio en un entorno donde los docentes colaboren y participen. 
- Departamentos didácticos con autonomía, flexibilidad e iniciativa; con rutinas para que se realicen propuestas y emprendan proyectos constantemente.
- Trabajar las competencias sociales del alumno: ciudadanía digital, cooperación e interacción, comunicación, adaptación al cambio...
-  Uso de metodologías activas y aprendizaje cooperativo: aprender haciendo, aprendizaje basado en problemas o proyectos, casos reales, simulación a través de nuevas tecnologías (TIC), etc.
- Módulos sin libros de texto: materiales flexibles elaborados por los docentes, equipos de profesores trabajando desde cada ciclo formativo, recursos en la nube, aplicaciones informáticas...
- Actualización permanente de la formación del profesorado con acento en metodologías didácticas y competencias sociales en el aula.
- Prioridad a la orientación profesional: profesores de FOL actualizados en el entorno 2.0 (y redes sociales).  
- Más relación entre empresas y escuelas profesionales para conocer las necesidades del mercado y facilitar la transferencia del conocimiento: convenios de colaboración, estancias formativas de profesores en las empresas, incentivo a las excedencias por motivos profesionales, etc.  
- Establecer lazos entre los centros de Formación Profesional y las universidades. 
- Centros de Formación Profesional integrados: analizar, programar y gestionar la oferta formativa dirigida a desempleados y trabajadores desde los los centros de FP específica.
- Apostar por la internacionalización de la FP a través de de programas internacionales, tipo Erasmus +, dirigidos a profesores y alumnos.
- Una FP básica ampliada en competencias básicas y técnicas que refuerce a los alumnos con más dificultades. 
- Un modelo de FP Dual sin eliminar horas lectivas en los centros educativos y añadiendo más especialización según contexto económico y social. Una formación en los centros de trabajo con becas, contratos y salarios en condiciones dignas. 
Concluyendo, al estilo de Jorge Arévalo: "Que no sea porque no lo hemos intentado". Ojalá llegue a quien corresponde...

Fuente imagen: @iElenaR

3 comentarios:

  1. Me he quedado sin aliento al ver todo lo que está por hacer, aunque creo vamos por un buen camino y se van haciendo muchas de las actuaciones señaladas. ¡ÁNIMO, A SEGUIR en esta línea!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahí estamos... con trabajo por hacer, falta de tiempo y mucha necesidad de implicación de todos para tanta incertidumbre. :)

      Eliminar
  2. Para los que no estuvimos, gracias por esas líneas de resumen. Creo que, desde la F.P., deberíamos de convertir en un documento base de PRINCIPIOS DE ACTUACIÓN. Que lo fuéramos firmando el profesorado y los centros de F.P.

    Publiquemos adhesiones a esos PRINCIPIOS.

    Un saludo y buen camino de la F.P.

    Joan

    ResponderEliminar