jueves, 24 de septiembre de 2015

FORMACIÓN "DUAL" PARA PROFESORES DE FP

Las medidas de política educativa en Formación Profesional van últimamente enfocadas a un cambio del tipo de formación que recibe el alumnado donde prima más un aprendizaje especializado y realizado en los centros de trabajo.  La introducción de la FP Dual o modelo germano, parece ser hoy día el paradigma de una FP de calidad. Tengo mis dudas, ya que un simple incremento de las horas de formación en una empresa en detrimento de la formación en el centro educativo no son un seguro para la mejora de las competencias profesionales del alumno.

FP DUAL FORMACIÓN DOCENTES
Sin entrar en discusión acerca del modelo de FP dual, echo en falta medidas políticas sobre la formación del profesorado. Nuestro sector, demasiado inclinado a las modas, suele caer en una formación poco planificada, demasiado puntual y con escaso tiempo para la reflexión. Por otro lado, y afortunadamente, veo cada vez más profesores preocupados no sólo en su competencia digital o en el estudio de sus materias, sino también interesados en enseñar a través de otras metodologías. Aún así, la vorágine diaria, el incremento de tareas burocráticas o el aumento de ratios, impide ese sosiego necesario para emprender cambios en los métodos de enseñanza y aprendizaje. Necesitamos tiempo y planificación estratégica.

De todas formas, en el caso de la Formación Profesional, hemos dejado de lado un aspecto que puede ser clave para enriquecer las competencias profesionales de nuestro alumnado: la formación profesional del profesorado. Es habitual que el profesorado de FP esté capacitado académicamente a través de unos estudios superiores, pero que su experiencia profesional sea nula o escasa en la familia profesional a la que dedica su docencia. O, en el mejor de los casos, han pasado años desde su última experiencia profesional.

Es por ello, que más que una FP Dual para el alumno, se podría, a un bajo coste, impulsar estancias formativas del profesorado en aquellas empresas relacionadas con sus ciclos formativos o módulos profesionales. Este tipo de formación revertiría en todo su alumnado, a la vez que supone una actualización del docente y una mayor competitividad de nuestros futuros técnicos.
Estaríamos hablando de una FP Dual para el profesorado a través de acuerdos con empresas con el fin de formar a los docentes en aquellas competencias o necesidades específicas que precisan sus futuros trabajadores. ¿No podríamos los profesores, cada "x" años, pasar de dos a cuatro semanas de formación exclusiva en una empresa?

Sería preciso que la administración educativa incentivara este tipo de estancias a través de excedencias para el profesorado y algún tipo de beneficio para la empresa. También sería necesario sensibilizar acerca de la importancia de este tipo de formación, reconociendo unos beneficios académicos y profesionales que terminan redundando en nuestros alumnos, empleadores y profesorado de Formación Profesional.

Existen iniciativas al respecto, pero las dificultades para su acceso o los pocos incentivos que ofrece la administración, hace que sean una opción minoritaria en una formación del profesorado de FP basada frecuentemente en unos créditos o títulos oficiales para seguir ejerciendo.

Si deseamos modernizar la FP debemos comenzar cambiando nosotros -los docentes- con la mente puesta en la mejora de la inserción laboral de jóvenes y/o desempleados.

photo credit: MacBook Boot via photopin (license)

No hay comentarios:

Publicar un comentario