LA MAYOR Y MEJOR INNOVACIÓN EDUCATIVA

martes, 12 de noviembre de 2019
Si navegas y buscas por Internet qué tendencias sigue la innovación educativa actual, seguro que acabas tropezando con términos relacionados con la flexiblidad, la adaptación a los vertiginosos cambios, el aprender a aprender, la inteligencia emocional y las soft skills, el emprendimiento o ese estar preparado para unos empleos que aún no existen.

Por no hablar de la digitalización, la robótica, la inteligencia artificial y toda esa revolución tecnológica que nos acecha desde hace años y parece que vaya a devorarnos de un momento a otro. Aunque lo dudo. En el sector educativo hemos demostrado, para bien y para mal, ser duros de pelar. Los que nos dedicamos a la Formación Profesional sabemos algo al respecto, pero también somos conscientes que no podemos ser todo lo veloces que deseamos por factores ajenos a nuestra voluntad: formación a medida y en un entorno real, horas disponibles, disparidad de niveles y necesidades entre el profesorado o una planificación estratégica que alcance a todo el claustro.

En cualquier caso, seguimos sin dar la debida importancia, excepto en puntuales casos, a la lectura y a las competencias comunicativas (escuchar, hablar y conversar, leer y escribir) que esta ayuda a desarrollar, así como a las habilidades relacionadas con el pensamiento crítico y la autonomía que dicha competencia lectora facilita al alumno. Porque, ¿cuántos alumnos dominan la lengua oral y escrita a la finalización de la Educación Secundaria Obligatoria?


Algo debemos estar haciendo mal cuando lo más vendible, cara a las familias, son las competencias digitales y el uso intensivo de dispositivos como una herramienta diferencial de los centros en su oferta formativa; mucho más vendible que la competencia más básica y fundamental de todas: la competencia lectora. Por no hablar de la falta que hace que los chavales se enamoren de la lectura; que la tengan siempre a mano como un recurso frente al tedio, la monotonía diaria, la incultura o el sinfín de vanas ocupaciones que atiborran nuestras hiperconectadas vidas. Que lean no solo para saber más sino para entender su mundo, para evadirse, soñar o afrontar los problemas, para relacionarse de un modo distinto con conocidos y extraños. Para lo que sea.

La mayor innovación educativa tal vez sea hoy día en conseguir que se respiren libros, lecturas, obras, personajes, recitales... donde el negro sobre blanco, la literatura, sea el cimiento de esa escuela innovadora y transformadora que precisamos. Tal vez debamos comenzar esta innovación desde el profesorado, de abajo hacia arriba y horizontalmente, demandando planes, presupuestos y tiempo para llevar a cabo acciones en esta dirección. Y mucha, mucha formación del profesorado encaminada a innovar con la lectura.

Y si tu jefa, colega, gobernante o cualquier otro te rebate la vital importancia de la lectura en el entorno escolar, aquí te dejo con estos seis (científicos) motivos por los que es bueno leer. El sexto puede ser incluso decisivo en el rumbo que tome tu(su) vida...

Gracias por leerme.

photo credit: janwillemsen kinderbibliotheek a 1935 via photopin (license)

0 COMENTARIOS:

Publicar un comentario

Disculpa las molestias. Los comentarios se revisan para evitar el spam habitual que padecemos en el blog. Gracias por tu comprensión.

Con la tecnología de Blogger.

.

Back to Top