CONSEJOS PARA DOCENTES NOVELES

viernes, 9 de julio de 2021

Tras veinte años de experiencia en las aulas, y echando la vista atrás, con toda seguridad modificaría o eliminaría muchas prácticas, herramientas o formas de trabajar con los alumnos. La inexperiencia siempre es motivo de error, y la soberbia propia de la juventud junto a una profesión que a menudo conlleva un trabajo solitario excesivo, son factores que solemos pasar por alto esos primeros años de docencia.

 

Unos pocos docentes tienen un aura natural o unas competencias innatas para ser enseñantes memorables; al resto no nos queda más remedio que buscar esa mejora continua que se transforme en un mejor aprendizaje de nuestros alumnos. Tal vez, uno de los problemas clave de nuestra profesión radica en la no necesidad que tienen algunos docentes en seguir aprendiendo y evolucionando en relación a su pedagogía. 

 

En cualquier caso, y si tuviera que dar algún consejo a esos incipientes profesores o jóvenes docentes que se encaminan a esta compleja pero agradecida profesión, me atrevería con este lista de sugerencias:

 

  • Arrímate, observa, escucha y pregunta a esos compañeros que tienen tablas en las aulas y que son queridos y admirados por los alumnos. Te aportarán conocimientos y experiencia que no encontrarás en libros o manuales, así como un modo de contemplar la enseñanza y la mirada que los alumnos necesitan. 
  • Actúa en el aula con naturalidad, sin soberbia, sin presumir de títulos o conocimientos. Acércate al alumnado sin prejuicios y sin estar a la defensiva (enseguida captan la inexperiencia o inseguridad). Pregúntales, solicita su opinión. No temas que te estén juzgando. Si te equivocas, reconocelo. Agradecerán tu honestidad sin necesidad de que coleguees con ellos. La cercanía es un valor siempre que sepas mantener ese equilibrio entre alumno-docente. 
  • Procura, si te lo permiten, entrar en otras aulas con profesorados más experimentados. Si has tenido la suerte de disfrutar unas buenas prácticas en el máster de formación del profesorado o durante el grado universitario, seguro que has podido tomar nota de qué competencias, habilidades o actitudes son más útiles durante la gestión del aula. 
  • Aprovecha tus aficiones, virtudes o experiencias vitales para conectar con los estudiantes y con la materia. Esa conexión personal te permite disfrutar más de las clases, a la vez que el alumno encuentra más interesantes los contenidos por su aplicación práctica y nexo con su entorno.
  • Lee mucho. Y no solo sobre docencia y pedagogía, que también. Pide recomendaciones para esas lecturas sobre educación o pásate por las redes (en esta lista de Twitter de @balhisay tienes muchos perfiles para comenzar) y otras webs o blogs personales; descubre distintos perfiles que pueden ayudarte a contemplar la docencia desde distintas perspectivas. En esta ponencia os dejo con algunas otras sugerencias.
  • Procura ser crítico con el ejercicio de tu docencia. Tampoco hace falta que caigas en todas las modas educativas del momento: ¡todas pasan de largo! Quédate con aquello que más te puede interesar o con aquellas que te infundan más confianza y buscando siempre que el alumno aprenda más y encaje con la materia y clase. 
  • Innova, pese a que (casi)todo está inventado, con la vista puesta en el futuro del alumno: ¿cómo despertar su interés? ¿cómo le gusta ser tratado? ¿qué conocimientos necesitara en el futuro? ¿qué le podemos aportar desde la escuela que no recibe desde su entorno?
  • No pares de formarte profesionalmente. Eso sí, sé cuidadoso a la hora de seleccionar la formación e infórmate bien sobre los docentes que la imparten y la experiencia que atesoran. Realiza aquellos cursos que sean realmente provechosos. El tiempo perdido no vuelve. 
  • Procura ser congruente con lo que dices en el aula. Si eres muy exigente con la puntualidad, sé puntual. Si les pides que lean: lleva tus propios libros. Si aleccionas sobre el (mal) uso personal que hacen del móvil: no lo tengas activado en clase o te dediques a deambular por las redes. 
  • Cuida mucho tu identidad digital y establece tus propios límites a la hora de interactuar con alumnos (sobre todo con los menores de edad) en las redes sociales. El exhibicionismo virtual aporta poco en su educación; sin embargo, es también una buena excusa para educar y acercarte a sus intereses.
  • Busca experiencias educativas valiosas de la mano de tus compañeros así como de aquellas que están basadas en la evidencia. Hay prácticas demostradas que funcionan, pese a que cada curso el panorama del aula y los alumnos pueden variar. No se trata de enfrentar la clase magistral con la enseñanza centrada en el alumno; descubrirás que distintas metodologías son combinables y necesarias desde cualquier materia. Muchos materiales al respecto en: www.investigaciondocente.com
  • Digitaliza aquello que aporte un valor añadido a tu práctica docente. No es necesario utilizar herramientas digitales como si se fuera a acabar el mundo. Combina lo analógico con lo digital. Busca también momentos de desconexión, lectura reflexiva, conversación, escucha. Sal de aula con ellos cuando tengas oportunidad. 
  • Involúcrate en el centro desde el primer día. Muestra disposición con tus compañeros y responsables de la escuela. Arrímate a quienes participan y huyen de la queja constante. Aporta, con sencillez y sin arrogancia, en los equipos de trabajo donde participes. Más vale pecar de discreto que de sabelotodo. La simpatía y el sentido del humor son siempre bienvenidos en los claustros. 

 

No pierdas la ilusión por el camino. La docencia tiene sus momentos. La suerte, pese a lo dificultad de gestionar una aula, la intensidad y la complicación creciente, es que cada año tenemos un grupo de jóvenes más o menos dispuestos a escucharnos; alumnos que nos rejuvenecen y que logran que cada curso e incluso, cada día en la escuela, pueda ser diferente del anterior. Nunca nos aburrimos.


consejos docentes noveles jóvenes
 

Photo by Kevin Gent on Unsplash


0 COMENTARIOS:

Con la tecnología de Blogger.

.

Back to Top