Reflexionar para educar en la complejidad

sábado, 23 de abril de 2022

Pese a la relativa brevedad del libro que a continuación reseño, "Educar en la complejidad", la tesis o los argumentos que el autor sostiene me parecen muy valiosos en el momento educativo actual. Huir de la simplicidad, las fórmulas mágicas o arrimarse a las modas educativas sin una reflexión previa pueden parecer perogrulladas; pero no es raro contemplar o caer en la cuenta de las meteduras de pata que hemos cometido por seguir inercias, arrastrar prejuicios o ser deslumbrados por vendedores aventajados. 

 

Juan G. Fernández, autor también del magnífico blog "Investigación docente", relata en siete capítulos las cuestiones que considera trascendentales para cualquier docente, aportando referencias que validan o alertan sobre la aproximación que hacemos a los fines de la educación, las motivaciones, las expectativas, las emociones o las distintas metodologías educativas. Cuestiones que merecen ser puestan en constante revisión y reflexión por parte del profesorado a través del conocimiento y de fuentes de información fiables que aporten datos relevantes.

 

En relación a la motivación, Fernández recalca la importancia de proporcionar experiencias de éxito a los alumnos; experiencias que generan expectivas y que motivan al estudiante cuando descubre sus capacidades y el resultado de su esfuerzo. Insiste, acertadamente a mi parecer, en la responsabilidad de todo docente en la lectura y formación sobre los métodos de aprendizaje más eficaces para el alumno. Eficacia que también se consigue con la ayuda de una evaluación formativa que garantice esa retroalimentación o feedback que todo alumno debiera tener a lo largo de su aprendizaje. 

 

Sobre el tema de las emociones y el aprendizaje activo, el autor señala la importancia de generar conexiones emocionales con lo que se aprende; buscar una implicación del alumno que les obligue a pensar en lo que están trabajando. El poder del relato, las emociones positivas o desagradables, la búsqueda del bien común, la renuncia... todo suma en esa complejidad educativa en la que nos movemos. Todo ello también podemos ligarlo con la mejora de las expectativas a través de la mejor del hábito, en insitir en hacer más que en ser. Si no admitimos que cualquier alumno puede aprender y mejorar, gracias también a nuestro acompañamiento, la educación pierde su sentido. 

 

Respecto a las metodologías, Juan Fernández concede la misma importancia al cómo enseñamos que a lo qué se enseña. Prestar atención a la estructura conceptual de nuestras materias, el vocabulario específico o la comprensión lectora, son también habilidades que podemos trabajar como docentes; más allá de los métodos y una formación didáctica especializada según la materia o la etapa educativa. 

 

Coincido también con el autor en la defensa de una formación tecnológica que tenga en cuenta la aportación al aprendizaje que hacen las distintas herramientas digitales. Analizar los pros y los contras de toda herramienta o metodología; o reflexionar con otros compañeros sobre las prácticas educativas, así como a través de la lectura de libros o artículos son modos de mejorar profesionalmente más allá de la típica formación que se nos ofrece. En la útima parte del libro, Juan insiste en esa necesidad de reflexión profesional e intelectual, que no es inherente a la experiencia, a través de unos educadores y una escuela que deben atender a cada uno de sus alumnos sin perder de vista la búsqueda de un mundo más justo y equitativo que garantice una eduación de calidad para todos. 

 

En definitiva, un libro magnífico para compartir y comentar con los compañeros y compañeras de claustro. 

0 COMENTARIOS:

Con la tecnología de Blogger.

.

Back to Top