FP CLUB DE FÚTBOL

martes, 26 de abril de 2022

La Formación Profesional bien podría ser un club de fútbol con sus jugadores, entrenadores, directivos, aficionados y demás gentío participante. Tal vez podríamos formar un liga con equipos innovadores y que cuidan la cantera, con los inmovilistas que ponen el autobús, con los que disponen de presupuestos millonarios o con aquellos que buscan recursos debajo de las piedras. Todos suman. 


La FP Club de Fútbol ideal tendría en mente esa filosofía de partido a partido; jugando con ganas cada jornada pese a los inconvientes y lesiones habituales causados por un terreno de juego defectuoso o la falta de técnica. Un equipo que considere lo que ofrece la tecnología y el análisis de datos; pero también la solera y el poso dejado en esta etapa por la que han pasado miles de docentes y estudiantes en las últimas décadas. Sin necesidad de la protesta permanente al estamento arbitral o los directivos de turno. Un club centrado en el juego efectivo, pero sin gamificar en exceso. Trabajando con tranquilidad pero sin mindfulnear. Con más taller, pizarra y lecturas que clases invertidas a distancia. Y mucho entrenamiento.

 

La idiosincracia del club es muy particular. El entorno social y económico marcan la obtención de cualquier título. Aquí no caben, habitualmente, las experiencias de otras etapas o regiones que tienen sus particularidades. La especificidad de este club, a lo Athletic de Bilbao, no debe confundirnos y perder el tiempo en entrenamientos que no llevan a ningún sitio. Tampoco somos un Real Madrid ni un Barça, aunque apostemos permanentemente a dar la sorpresa como equipo revelación. Incluso algunos pretenden ser un Bayern de Munich con esa FP Dual que nos espera a todos gracias a la nueva Ley Orgánica de la Formación Profesional.  Esperemos que la burocracia y los despachos no enmascaren nuestro estilo de juego.

 

Ahora parece que el club esta en transformación permanente. No han venido los jeques a patrocinarnos, pero las inversiones van cayendo, aunque podemos caer en el error de gastar los cuartos en fichajes de renombre dejando de lado la necesaria cantera. Podemos optar por una gestión a lo Villareal CF o pretender dar el pelotazo como los accionistas de Singapur del Valencia CF. Es cuestión de proyectos. Sin embargo, pese a la afición que levantamos o lo titulares de prensa que nos prestigian, no es difícil caer a segunda división si no actualizamos plantillas o buscamos métodos para seguir aprendiendo en el terreno de juego.  No nos llevarán a la Superliga, ni cobraremos comisiones millonarias en la Supercopa, pero podemos ofrecer muchas posibilidades profesionales y vitales a nuestros aficionados. Sin conflictos de intereses.

 

El cadismo es un buen ejemplo de afición que afronta penas y alegrías siempre con buen talante. De eso nos sobra en FP; pese a la desmotivación de unos y otros, estamos jugando en una etapa interesante y con muchos retos por delante. Ya quisieran otros clubes... No nos debieran hacer falta derbis, tipo Sevilla-Betis, para azuzar al personal ni enfrentarnos a la universidades, privatizaciones o la formación online. La FP se debe defender desde una Administración que vele por la equidad e igualdad de recursos para todos los jugadores de esta partida: alumnado, profesorado y centros educativos. Luego vendrán los patrocinios y las empresas colaboradoras tan necesarias en estos asuntos.


La FP C.F. también puede tener sus propios Valdanos... que seguro iluminan el futuro educativo. Aún así, la fortaleza de los equipos, se demuestra con menos verborrea y más trabajo diario, al estilo Imanol Alguacil. El resultado es lo que cuenta, pero en la FP el proceso lo es todo para ser competente. Por suerte no tenemos ultras y los alumnos son socios fieles cuando disfrutan los resultados de una buena formación y unos títulos con demanda. El marketing de este club requiere un mensaje auténtico y una excelente orientación a los interesados.

 

Espero que este club sea regido con sentido común, con recursos suficientes para obtener títulos (sin necesidad de regalar ninguno), y con un buen plan que afronte la actualización docente técnica y metodológica de una plantilla que nos debe durar muchas temporadas. La autoexigencia y la autocrítica, además de las demandas congruentes, serán claves para continuar sudando la camiseta y defender unos colores; sin salarios millonarios pero con dignidad. Todo sea por nuestra afición. 

 

FP CLUB DE FÚTBOL

Photo by Jeffrey F Lin on Unsplash

0 COMENTARIOS:

Con la tecnología de Blogger.

.

Back to Top