Las Tecnologías Habilitadoras Digitales en la FP

martes, 6 de diciembre de 2022

Conocer al menos superficialmente las pronto famosas Tecnologías Habilitadoras Digitales (THD) parece ser el próximo caballo de batalla del profesorado de Formación Profesional. Los docentes de FP de familias profesionales menos relacionadas con materias informáticas o digitales pronto verán el impacto de estas THD en sus módulos. La Inteligencia Artificial (IA), el Big Data, el Blockchain, el trabajo en la nube (cloud computing) o el Internet de las Cosas (IoT) vienen irremediablemente a formar parte de cualquier oficio. Para bien o para mal. 

 

Tanto en el sector servicios, el sector industrial o en ciclos formativos relacionados con el sector primario, ya podemos ver la aplicación de estas tecnologías. Queda por ver en qué medida se verán afectados los puestos de trabajos que desempeñarán nuestros futuros técnicos y técnicas de FP. Es fácil entender la incidencia de estas tecnologías en ramas de fabricación mecánica o electricidad, así como en empresas relacionadas con la informática; más difícil será implementar estas herramientas en otros sectores profesionales donde la atención humana directa es una parte todavía imprescindible, por no mencionar el perfil académico y profesional de un profesorado con otras cualidades alejadas del mundo digital. 

 

Espero que el universo de las THD no se convierta en una nueva moda donde toda la formación pase inexorablemente por este tipo de tecnologías sin tener en cuenta otras variables que nos hacen ser precavidos con su uso. El coste de oportunidad, a nivel económico y formativo, puede ser muy alto si solo nos centramos en unas tecnologías que nuestros estudiantes deben conocer de algún modo pero que, según sus perfiles de salida, no tienen porque necesariamente aprender a utilizar. No es lo mismo una profesional que trabaja en un departamento de informática que un profesional que se ocupa de la animación turística de los clientes de un hotel. La especialización y la formación sobre estas THD debe ser completamente específica para actualizar al cuerpo docente y a nuestros alumnos. 

 

Cuestión aparte es el uso didáctico de este tipo de herramientas. El uso de dispositivos de Realidad Virtual (VR) o Realidad Aumentada (AR) puede tener también interés en algunos ciclos formativos en los que podemos enriquecer los contenidos y las simulaciones necesarias para desempeñar ciertas tareas técnicas. Este tipo de tecnologías llevan muchos años de experiencia, y quizás sea un buen momento de introducirlas si los costes para su introducción en el aula lo permiten ahora. De todos modos, es necesario un buen análisis previo, contando con el profesorado de los ciclos, para una implantación provechosa. Imprescindibles también los informes de Observatorio de las Ocupaciones del SEPE para detectar necesidades y tendencias relativas a la necesaria formación digital de en los distintos puestos de trabajo actuales y futuros. 


Respecto a la Inteligencia Artificial, ya comienzan a surgir dudas entre el profesorado sobre la conveniencia de su uso o el abuso que de la misma seguro que harán los estudiantes para cocinar trabajos (incluídos los de fin de ciclo) al igual que se usan los traductores automáticos para pasar textos del castellano al inglés. Desde el punto de vista ético hay voces que se cuestionan su neutralidad, además de la estulticia que puede acabar provocando entre nuestros jóvenes discentes. El debate educativo está asegurado, pese a que resultará una tarea inviable la restricción o detección de su mal uso. Recursos al respecto en la página de la Unesco, así como en esta web sobre Privacidad, Protección de Datos, Ética de los Datos, Tecnología, y Transparencia en Inteligencia Artificial impulsada por Manuela Battaglini.

 

De momento, esperemos que no falte reflexión para la implantación de las Tecnologías Habilitadoras Digitales en la Formación Profesional. No nos podemos quedar detrás pero tampoco podemos comenzar una transformación digital sin un plan definido que deje de contemplar las amenazas o que no gestione con conocimiento la formación útil y necesaria del profesorado. No todos necesitamos programar o utilizar ciertos dispositivos tecnológicos, al igual que nuestros alumnos, pero sí podemos conocer los avances de las últimas tecnologías y la repercursión que tendrán en cada sector profesional. Aunque para ello, como siempre, precisaremos recursos bien invertidos en los distintos ciclos formativos y no solo en determinados centros de FP y en unas pocas titulaciones. Experimentar sí, pero con cabeza y de la mano de expertos. 


Veremos que nos depara el futuro y si los que insistimos en recuperar ciertas competencias básicas (lectura, escritura, aptitud numérica) e incluir la cultura y el humanismo digital en la Formación Profesional tenemos cabida en un futuro incierto donde la automatización de los procesos y tareas da cierto canguelo. Para muestra el artículo que también publico hoy relacionado con la Inteligencia Artificial y para el que me han echado una manita...


tecnologías habilitadoras digitales THD en FP

Foto de h heyerlein en Unsplash

0 COMENTARIOS:

Con la tecnología de Blogger.

.

Back to Top