UN BUEN MÁSTER DE FORMACIÓN DEL PROFESORADO DE FP

miércoles, 18 de enero de 2023

El peaje del máster del profesorado se ha vuelto caro. Si decides adentrarte en la profesión docente no queda otra que cursar uno de los másters que las distintas universidades ofrecen para poder ejercer en un centro educativo público o privado. La formación pedagógica pasa hace años por al menos un año académico con asignaturas teóricas, unas prácticas y un trabajo fin de máster. La elección de uno u otro programa, o incluso la especialidad, la acaba determinando el precio y la facilidades para ser compatibilizado (presencial, semipresencial u online) con otras ocupaciones académicas o laborales. Nada nuevo bajo el sol. 

 

Los que desean ejercer como profesores de FP tampoco tienen muchas opciones para su especialización. La parte teórica, común en muchos másteres y especialidades, no tiene tanto valor como unas buenas prácticas en un centro educativo donde puedas observar cómo trabajan en la especialidad que te interesa. Cada familia profesional es un mundo. Paradójicamente, la remuneración de los tutores de prácticas de los centros educativos es testimonial (por no decir otra cosa). A pesar de los elevados precios que se llegan a pagar en algunas universidades. 

 

Los primeros compañeros docentes que te acompañan al inicio de tu carrera docente pueden ser un factor determinante para ejercer la profesión. El ambiente de trabajo, el compañerismo, el afecto por el alumnado, las ganas de innovar, las lecturas compartidas... son activos no disponibles en los programas del máster del profesorado. Esa primera experiencia, a menudo sin guía, es importante a la hora de enfocar una profesión que tiene muchas aristas. La inexperiencia como enseñante te puede abocar a cierta rigidez o falta de empatía con esos jóvenes que parecen estar esperando tus fallos. Incluso hay quien apuesta por mostrarse inclemente para suplir la natural falta de seguridad. Siendo el equilibrio, exigencia-flexibilidad, lo necesario para una buena docencia. 

 

La lástima, en el caso de la Formación Profesional, es el escaso valor que se dota a la experiencia en el sector profesional en el que se va a ejercer como docente. En muchas familias profesionales tenemos docentes con títulos superiores que rara vez han ejercido en su ámbito productivo o de servicios. Y poco se hace al respecto para revertir esta situación. Incentivar las prácticas en empresas de los docentes de FP actuales y futuros debiera ser una prioridad de las autoridades educativas. Es necesario dar tiempo y remuneración a unas estancias formativas que seguro acabarían redundando en una preparación más real y actualizada de los futuros técnicos de Formación Profesional. 

 

En el máster del profesorado acabarás escuchando y leyendo muchas teorías, modas o formas de ver la educación. La didáctica, las nuevas tecnologías o la innovación educativa tendrán su importancia, muy relativa a la larga, pero la práctica diaria y el interés por mejorar cómo gestionar el aula y que tus estudiantes aprendan más acabará resultando diferenciadora. Los buenos profesores y profesoras de FP acaban destacando tanto por sus conocimientos actualizados en los módulos impartidos como por esa otra mirada donde siempre caben la empatía, la paciencia y el anhelo personal porque todos y cada uno de sus alumnos progresen. El máster por ser un experto docente de FP finaliza cuando te jubilas. 

 

0 COMENTARIOS:

Con la tecnología de Blogger.

.

Back to Top