Personas, ante todo.

lunes, 7 de diciembre de 2020

Nada que decir. Mucho que aprender.  Demasiada velocidad. Quejas sin acierto ni medida. Las soluciones de siempre y las recetas para nunca. Todo son opiniones con hechos subjetivos. Nos perdemos en un camino que no tiene fin ni escapatoria. 

Educamos faltos de normas. Los recursos de siempre para todos: a veces. Evolución forzosa a costa de lo importante. No tenemos lo que nos merecemos. Muchos menos de los que deseamos. Muchos más de los que podemos. 

Fuegos de artificio para pirotécnicos sin mecha. Lecciones para desalmados. Innovación de cartón, tecnología para artesanos, lecturas para quienes no quieren ver ni oír. Muchas nueces para los que valen, los que se dedican, los que quieren pese a todo(s). Poco ruido para los normales, los que conectan. 

Enseñas por inercia, enseñas sin ganas, enseñas por defecto. No enseñas. Te soportan. Pasas el tiempo sin remedio para nadie. Aprenden sin querer. Aprenden porque les toca, porque lo sufren, porque lo gozan. Aprender pese a ti. Pese a los listos de turno; los que se esconden; los que viven para ellos. 

Casi todo gracias a los que te preceden. Aunque no lo sepas. No inventamos nada, solo simulamos lo que creamos. Creadores de perspectivas. Unas duraderas, otras para olvidar. El afán es el de siempre. Huellas futuras, huellas indelebles. 

Decimos pocas gracias. De nada. Elogios precarios. Cada uno de ellos vale mucho. Cada uno de nosotros vale lo que quiere. Vidas en tus manos, en tus textos, en tu voz. Personas, ante todo. 


photo credit: Fan.D & Dav.C Photgraphy On the wings of time, sadness flies away. via photopin (license)

0 COMENTARIOS:

Publicar un comentario

Disculpa las molestias. Los comentarios se revisan para evitar el spam habitual que padecemos en el blog. Gracias por tu comprensión.

Con la tecnología de Blogger.

.

Back to Top